La corrupción violenta los derechos humanos, sentencia CEDH
13 julio, 2017
Ricardo Gallardo inaugura área recreativa en la colonia Pedrera de Guadalupe
13 julio, 2017

Desarrollan en UNAM terapia contra 2 bacterias multiresistentes

Investigadores del Instituto de Fisiología Celular desarrollan inmunoterapias. Foto http://www.dgcs.unam.mx/boletin

Redacción

Ciudad de México. Investigadores del Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la UNAM desarrollan inmunoterapias contra Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa, catalogadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como las bacterias número uno y dos de una lista de 12 patógenos resistentes a múltiples antibióticos, y que son de los más peligrosos para la humanidad.

Se trata de bacterias oportunistas que afectan a pacientes hospitalizados, con sistema inmunológico deprimido: con quemaduras, en terapia intensiva o con tratamientos contra cáncer, entre otros.

La académica Paula Licona Limón, quien dirige el Laboratorio de Inmunología Molecular y Celular del IFC, señaló que la OMS estima que para el 2050 podrían ocurrir hasta 10 millones de muertes causadas por bacterias resistentes a antibióticos si no se hace algo. Estos decesos superarían a los causados por enfermedades como el cáncer, estimadas en 8.2 millones para ese mismo año.

En un comunicado de la máxima casa de estudios, se señala que la especialista explicó que el trabajo que realizan en el Instituto está enfocado en tratamientos para atacar a estas bacterias, basados en potencializar el sistema de defensas del cuerpo humano. “El objetivo es conocer qué moléculas o tipos celulares nos defienden contra estos patógenos”.

Además, dijo que aunque en los últimos 70 años se han desarrollado diversos antibióticos para hacer frente a distintas enfermedades, cada vez aparecen con mayor rapidez patógenos resistentes a ellos.

Por ejemplo, la penicilina surgió en 1943 y se detectó una bacteria resistente a este medicamente hasta 1965; ya para 1996 medicamentos como el levofloxacin se toparon con patógenos resistentes el mismo año que salieron al mercado.

“Que la gente se automedique o no termine los tratamientos ha provocado que las bacterias generen resistencia. El problema es que ahora ya no hay con qué tratarlas y tenemos que encontrar alternativas para sobrevivir”, concluyó Licona.