Diputados piden a INE transparentar actos anticipados de campaña
23 noviembre, 2017
Consejo del Deporte propone aumento de .25 al ISN; empresarios piden buscar los recursos por otro medio
23 noviembre, 2017

Diario desaparecen tres mujeres en CDMX: Grupo de DH

El Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes, dependiente de la PGJ, se ubica en la calle de Dr. Andrade, en la colonia Doctores. Foto Cuartoscuro / Archivo

Laura Gómez Flores

Ciudad de México. Diariamente tres mujeres desaparecen en la ciudad de México. La imposibilidad de levantar una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia capitalina impide se investigue, a lo cual se suman los prejuicios y estigmatización social, denunciaron Karla Salas y David Peña, integrantes del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social.

En conferencia de prensa presentaron el caso de Guadalupe Pamela Gallardo Volante, de 23 años, quien desde el 5 de noviembre está desaparecida, luego de asistir al festival Soultech, de música tecno, en la zona del Ajusco, considerada por las autoridades de “alto riesgo, por los delitos de alto impacto que se cometen y la presencia del crimen organizado”.

A lo que se suma la falta de permisos otorgados por la delegación Tlalpan para realizar en las canchas de futbol, ubicadas en el kilómetro 13.5 de la carretera Pichacho, un evento de 24 horas que congregó a más de mil personas, y la inexistente presencia de elementos de seguridad pública y de protección civil para resguardar la seguridad de los jóvenes.

María del Carmen Volante, madre de la joven, denunció que a 18 días de su desaparición lo único que han logrado es levantar una denuncia por desaparición en el Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes (Capea), dependiente de la PGJ, que les entregó la pesquisa con su imagen para pegarla en diversos puntos.

“No quiero que sea una más que desaparece, le ruego a las autoridades investiguen su caso. Hemos tenido muchos tropiezos, pido a la gente nos ayude a localizarla. Se den cuenta que somos una familia dolida y rota por esta situación, porque a las autoridades no les importa una más, pero no descansaré hasta encontrarla”, señaló entre sollozos.

Esteban Gallardo explicó que en años anteriores su hermana acudió a ese evento, que en esta ocasión se llevó a cabo del 4 al 5 de noviembre, pero “regresaba la tarde noche del domingo, lo cual ahora no sucedió, y tuvimos que esperar las 36 horas fijadas por el Capea para levantar la denuncia, cuando las primeras 24 son importantes para una localización”.

Las coordinaciones territoriales de la PGJ de Tlalpan y Gustavo A. Madero, donde viven, señaló, se negaron a levantar una denuncia y remitieron a dicho centro, por lo cual no existe un delito a perseguir, y “nos ha tocado ir al Semefo y hasta ser víctimas de extorsión para que nos proporcionaran supuestos datos de localización”.

Karla Michel Salas, directora del Grupo, precisó que es violatorio se haga esperar 36 horas para levantar una denuncia y la familia sea la encargada de sacar copias y pegarlas; así como de acudir al lugar rentado por la empresa XDC Production para encontrar algún indicio, ante la inacción de la procuraduría capitalina y la delegación.

De acuerdo con el Observatorio contra la Trata de Mujeres cada año desaparecen en la ciudad de México un promedio de mil, de las cuales se desconoce cuántas regresan con su familia o sus cuerpos fueron encontrados, ante la negativa de las autoridades a transparentar este tipo de información, indicó.

La solicitud por ello a quienes acudieron al festival a informarnos si la vieron, si observaron algo extraño y si tienen imágenes o videos que pudieran compartir, de manera confidencial, en el enlace: tebuscamospamela@gmail.com, pues “tenemos instituciones incapaces de investigar, si quiera al novio, lo cual sería algo lógico”, agregó David Peña.

El encargado del área jurídica del Grupo explicó que los prejuicios y estigmatización en el caso, lo ha vivido la familia al intentar presentar la denuncia respectiva, pues la respuesta que han recibido es: “seguro anda en el desmadre y va a aparecer mañana o pasado mañana, son jóvenes, están en la fiesta”.

Ello, argumentó, sin considerar las autoridades que la desaparición se produjo en un lugar de alto riesgo, donde hay presencia de grupos delictivos, se trata de un lugar cerrado que debe investigarse, porque no fue una “fiesta privada”, como se promocionó el festival, sino un evento masivo; y como no la encontrado violada, golpeada o fallecida, no se investiga.

A eso se suma el prejuicio de clase, pues “no es lo mismo que desaparezca una muchacha de 23 años en el Auditorio Nacional, donde los boletos para ver a Carmina Burana cuestan entre tres mil y cinco mil pesos, a una que va a un evento de música tecno, donde pagas 500 o 600 pesos por la entrada”, puntualizó.