Atacan a asesor jurídico de opositores al proyecto inmobiliario en la sierra de San Miguelito
23 febrero, 2019
Muerte de Samir Flores no debe quedar impune: CIG
23 febrero, 2019

En calma, consulta sobre termoeléctrica en Tlaxcala

En la comunidad de Temoac, Morelos, pobladores impidieron la realización de la consulta. Foto: Yazmín Ortega

Guadalupe De La Luz Degante / La Jornada de Oriente

La consulta pública para que la ciudadanía decida si la termoeléctrica de Morelos inicia o no operaciones en Huexca, se desarrolla en aparente calma en nueve municipios de la entidad tlaxcalteca, donde fueron instaladas sin incidentes 27 urnas y podrán emitir su opinión 36 mil personas.

Pese al clima de tensión generado por el asesinato de Samir Flores, activista contra esta central generadora de energía, desde el jueves pasado la representación del gobierno federal en el estado aseguró que había condiciones para llevar a cabo este ejercicio.

Las urnas quedaron instaladas en los municipios de Tlaxco (donde inicia la instalación de ductos que alimentarán a la termoeléctrica), Hueyotlipan, Ixtacuixtla, Panotla, Texoloc, Nativitas, Santa Apolonia Teacalco y Huactzinco.

Aunque al comienzo de la colocación de la tubería la población de algunas de esas localidades protestó contra el Gasoducto Morelos, al que llamaron “el proyecto de la muerte”, finalmente las empresas se impusieron y cesaron las manifestaciones.

La mañana de este sábado, Lorena Cuéllar Cisneros, delegada estatal de Programas de Desarrollo del Gobierno Federal, envió un mensaje a través de redes sociales para convocar a este “primer ejercicio de participación ciudadana”.

Explica que el proyecto integral tiene tres años de estar detenido y que Tlaxcala “es parte, para que Morelos produzca energía eléctrica que suministrará a todo este estado (en donde la ONU está garantizando la no contaminación”.

Afirma que en las nueve demarcaciones de la entidad tlaxcalteca por donde pasa el gasoducto “habrá una disminución importante a las tarifas de electricidad”.

En Panotla, un ciudadano que observaba el desarrollo de la jornada señaló que esta consulta no cumple con los principios establecidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los pueblos indígenas y tribales, “por lo que la gente está votando con información parcial”. En este municipio, poco antes del mediodía la afluencia a las urnas era apenas de entre 80 y 90 participantes.

Alejandra Méndez Serrano, directora del Centro Fray Julián Garcés, refirió que este procedimiento es violatorio de derechos humanos y una simulación, pues hay pobladores que no están enterados de este ejercicio, y porque “desde hace años se ha documentado que se trata de un proyecto de riesgo“.

El tubo –indicó- se encuentra enterrado a 1.20 metros, para transportar gas metano, por tanto no huele y es incoloro, sin embargo, pasará cerca de zonas habitadas. Mencionó que científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Benemérita Autónoma de Puebla (BUAP) advirtieron sobre las consecuencias.

“Hay un peligro latente, ya que atraviesa por zona de riesgo medio y alto del volcán Popocatépetl, el cual está activo; además en Tlaxcala hay una falla geológica y sabemos lo que representa en caso de sismo”, acentuó la también activista.

Recordó que el gasoducto se impuso desde la pasada administración mediante la represión y sin información clara, sin consulta a los pueblos con base en el convenio 169 de la OIT y con sesgo, porque no se precisan los riegos que implica.

En su opinión deben hacerse nuevamente los procedimientos de impacto ambiental en cuanto al uso de agua. Además –añadió-, desde 2015 los permisos estaban vencidos y se desconoce el estatus actual de estos.

JSL
JSL