Danzantes de bailes prehispánicos despiden a León-Portilla en Bellas Artes
3 octubre, 2019
“Estado de excepción” en Ecuador por protestas contra alza de combustibles
3 octubre, 2019

En marcha, política “anticíclica” para enfrentar desaceleración: Herrera

Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público, compareció durante la Sesión Ordinaria del Senado de la República. Foto Roberto García Ortiz

Andrea Becerril y Víctor Ballinas 

Al comparecer ante el pleno del Senado y en respuesta a cuestionamientos de PAN y PRI, sobre el “nulo crecimiento de la economía”, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, sostuvo que se han puesto en marcha política anticíclicas a fin de hacer frente a la desaceleración económica y rechazó que los inversionistas hayan perdido la confianza en el país.

Expuso que logró reducir en 600 millones de dólares la deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex), con la recompra de bonos, lo que “prueba la confianza de los inversionistas en la situación de esa empresa productiva, que es fundamental para la recuperación de la economía.

El titular de Hacienda respondió así a la priista Vanessa Rubio y el panista Gustavo Madero, quién incluso le dijo que “está reprobado” en la conducción económica.

El funcionario expuso que uno de los elementos “con importantes implicaciones en el crecimiento de largo plazo de la economía resulta el apoyo de la inversión y saneamiento financiero que recibió Pemex en el 2019”. Expuso que a la empresa en las últimas décadas “se le fue ordeñando o exprimiendo a Pemex en demasía, lo que tuvo un costo en lo que Pemex aporta hoy al país”.

Entre el 2004 y el 2003 se llegó al punto máximo de producción de Pemex, donde fue alrededor de 3.4 millones de barriles por día, pero entre el 2004 y finales del 2018 se perdió la a mitad de la producción al quedar en solo 1.7 millones de barriles.

Tocaba apoyar a Pemex, a la que se ha dado una serie de apoyos importantes en materia de inversión, con lo que produjo en la actualidad 100 mil barriles más que en enero de este año, “lo cual me parece un hecho notable y una ruptura de la trayectoria que se había tenido en los últimos 14 años”.

Además, se buscó aliviar el problema de la deuda de Pemex, que pasó de 50 mil millones de dólares en el 2012, a 107 mil millones de dólares a finales de 2018 y, en particular, no solamente el tamaño, un número importante de vencimientos que se tenían ellos próximos cinco años en Pemex.

“Por ello, hicimos una de las operaciones más ambiciosas en el mercado global y estamos a punto de cerrarla. Esta operación tenía tres componentes. El primero de ellos que cerramos hace 10 días, era la colocación de tres bonos, a siete, 10 y 30 años por un total de siete mil 500 millones de dólares”.

Se colocaron, explicó, siete mil 500 millones de dólares, “pero tuvimos una demanda de más de 30 mil millones de dólares, una demanda de cinco veces a uno, una prueba clara de la confianza de los inversionistas en la nueva situación de Pemex, porque no es un tema de hablar, es un tema de dónde le pusieron dinero”.

JSL
JSL