Su deslumbrante paso, de ‘cebollita’ a ídolo mundial
26 noviembre, 2020
Trump debilita leyes ambientales y laborales como ‘regalo’ de despedida
26 noviembre, 2020

En ‘outsourcing’, 500 mil en el gobierno

El titular de la Conasami, Luis Felipe Munguía Corella, urgió a los senadores a aprobar la modificación a Ley Federal del Trabajo en la que se establece que el salario mínimo no esté por debajo de la inflación. Foto tomada de Twitter @conasami

Andrea Becerril y Víctor Ballinas 

El presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), Luis Felipe Munguía Corella, informó que debido a la pandemia del Covid-19, ese organismo, junto con la representación obrera y patronal, analiza la posibilidad de que este año el incremento a ese ingreso sea menor a 16 por ciento programado, aunque para el siguiente tendría que compensarse, a fin de que se continúe con la política trazada por el presidente Andrés Manuel López Obrador de lograr en 2024 la recuperación total del poder adquisitivo de los trabajadores.

Durante un foro a distancia con integrantes de la Comisión de Trabajo del Senado sobre la reforma al artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo (LFT), el funcionario urgió a los legisladores a aprobar esa modificación, a fin de que el salario mínimo nunca esté por debajo de la inflación. “No podemos permitir, recalcó, que a futuro otro gobierno quisiera echar abajo la política puesta en marcha por López Obrador de establecer ingresos dignos y pretendiera regresar a la época de la mano de obra barata para atraer la inversión”.

Con ese criterio, afirmó, durante décadas el salario mínimo se mantuvo a niveles tan bajos, que los trabajadores perdieron la mayor parte de su poder de compra; desde el inicio de la gestión de López Obrador se cambió ese criterio, impuesto por economistas “neoliberales” y se dio, por primera vez, un incremento fuerte, de 16 por ciento, en 2018 y de 20 por ciento para ese año por concluir, bajo la estrategia de que en 2024 el ingreso llegue a 250 pesos.

Antes, el senador de Morena, Martí Batres, recordó que la reforma a la LFT para que el salario mínimo no se fije nunca por debajo de la inflación, es de su autoría, fue avalada por 70 legisladores de todas las fuerzas políticas y fue aprobada ya en comisiones, por lo que sería un paso histórico que se votara ante el pleno.

Señaló que es indispensable para dar soporte legal y duradero a las medidas que se implementan desde el gobierno federal en favor de la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, que arrastraba una pérdida de más de 70 por ciento.

El titular de la Conasami coincidió en que se requiere que sea una política de Estado, que ningún gobierno posterior la pueda revertir y el salario mínimo, “que muchísimo nos costó” que comenzara a recuperarse, se vuelva a depreciar.

Munguía Corella expuso asimismo que debido a los efectos de la pandemia, el consejo de representantes de Conasami y las empresas, además de analizar un posible incremento menor a 16 por ciento programado para 2021, estudian también que haya dos incrementos al mínimo cada año, a fin de que el costo para las empresas sea gradual.