El gobierno estaba «putrefacto» por la corrupción: AMLO
20 marzo, 2019
Halla la ASEY millonarios desvíos en administración de Rolando Zapata
20 marzo, 2019

Ex directivo en Sedatu, a proceso por quebranto de $185 millones

Saldaña Flores era director general de ordenamiento territorial y atención a zonas de riesgo de la dependencia federal. En la imagen, el cuarto de izquierda a derecha, en la fila superior. Imagen tomada de @PREPVERACRUZ

César Arellano García

Un juez federal vinculó a proceso al ex director general de ordenamiento territorial y atención a zonas de riesgo de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Armando Saldaña Flores, por la probable comisión del delito de uso indebido de atribuciones y facultades, al causar un quebranto a la hacienda pública por más de 185 millones de pesos.

Asimismo le concedió como medida cautelar que el ex funcionario se presente a firmar cada tres semanas en un Centro de Justicia Penal de la Ciudad de México durante el tiempo que dure el proceso y le prohibió salir del país sin autorización de la autoridad judicial. Además dio un plazo de tres meses para la investigación complementaria que vence el próximo mes de junio.

Durante una audiencia inicial de vinculación a proceso que duró más de ocho horas, el impartidor de justicia Marco Antonio Fuerte Tapia, consideró que las pruebas de los representantes de la Fiscalía General de República (FGR) fueron suficientes para señalar a Saldaña Flores como posible responsable en dicho delito.

Saldaña Flores (ahora denominado por las autoridades «ASF») firmó el convenio específico SEDATU/DGAPADN-UPFIM/339901.03/2016, con el ex rector de la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, del estado de Hidalgo, Juan de Dios Nochebuena Hernández, durante la gestión de Rosario Robles.

El acuerdo consistía en el servicio profesional y técnico para el desarrollo del sistema de operación de los servicios del Centro Ciudad de las Mujeres, de Tlapa de Comonfort, Guerrero.

Para la fiscalía fue un contrato indebido ya que de acuerdo con los datos de prueba, las condiciones eran que la Universidad Politécnica no podía subcontratar más de 49 por ciento de lo acordado a un tercero; sin embargo la pagó casi el 98 por ciento.

JSL
JSL