Inicia este lunes última etapa de rehabilitación de la calle García Diego
6 abril, 2018
“Magra y tardía”, la estrategia de Trump, consideran académicos de la UNAM
6 abril, 2018

Familia en Tamaulipas fue alcanzada por disparos de marinos, señala peritaje

El enfrentamiento en Tamaulipas entre la Semar y el cártel del Noreste, alcanzó a una familia que quedó en el fuego cruzado. Foto Cuartoscuro

Gustavo Castillo García 

Ciudad de México. Los peritajes preliminares que se han realizado en torno a lo ocurrido la madrugada del domingo 25 de marzo en la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde tres integrantes de una familia fallecieron durante un enfrentamiento entre integrantes del cártel de Noreste y miembros de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), señalan que los civiles fueron alcanzados por las balas disparadas desde el helicóptero que emplearon las fuerzas navales contra el grupo delictivo.

Funcionarios federales revelaron que el miércoles pasado representantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Semar participaron en los peritajes en los cuales se estableció la mecánica de hechos, no solamente de lo ocurrido con la familia que viajaba en un automóvil, sino durante la emboscada en la que dos marinos perdieron la vida y 12 más resultaron gravemente lesionados, y tres agresores fueron abatidos.

Los reportes preliminares refieren que los hechos iniciaron al filo de la una de la mañana y que los integrantes del cártel del Noreste, que encabeza Juan Gerardo Treviño Chávez, identificado como sobrino de Miguel Ángel Treviño El Z-40, ex líder de la organización de Los Zetas, abrieron fuego en contra de los marinos que realizaban patrullajes de disuasión del delito.

Los atacantes lesionaron al primer contingente naval y posteriormente los agredieron en dos ocasiones más con rifles de asalto y también armas de calibre 50 (con poder para derribar aeronaves), inclusive en contra de personal de sanidad que había acudido a prestar auxilio a los heridos de las primeras confrontaciones.

De acuerdo con la información recabada, la Semar ordenó que despegara un helicóptero para apoyar a sus compañeros y provocar que los agresores se retiraran, por ello se abrió fuego desde el aire en contra de los vehículos en los cuales se montaron ametralladoras y otras armas.

Según los datos proporcionados —aunque inicialmente la Semar negó que los disparos de su personal hubieran impactado en el vehículo civil—, los tiros hicieron blanco en el automóvil en el que viajaba los integrantes de la familia Rojas Ruiz, los cuales se desplazaban en el carril de contraflujo a donde ocurrían los enfrentamientos.

La explicación inicial refiere que los ocupantes del vehículo civil quedaron en la línea de tiro en contra de las camionetas y ello derivó en el fallecimiento de Nellely Aidé Ruiz de 28 años y sus dos hijas de 4 y 5 años de edad.

Presuntamente los agresores para tratar de evitar que las autoridades les dispararon desde el aire, colocaron torretas encendidas en sus camionetas, buscando que se les confundiera con autoridades, y en ese momento la familia Rojas Ruiz circulaba por la zona.

JSL
JSL