Sube a cuatro el saldo de muertos por explosión en edificio de Madrid
21 enero, 2021
En 24 horas fallecieron 28 personas más por Covid en SLP
21 enero, 2021

García Harfuch rechaza señalamientos de ‘Reforma’ que lo vinculan con grupos criminales

Desde la sede de la SSC, el jefe de la policía capitalina, Omar García Harfuch (izquierda), y el titular de la UIF, Santiago Nieto, destacaron las acciones coordinadas para atacar a los grupos delincuenciales. Foto: Yazmín Ortega Cortés

Francisco Félix

Ante los señalamientos que publica hoy el periódico Reforma respecto a sus vínculos con el grupo Guerreros Unidos, relacionado a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el titular de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch negó de manera tajante cualquier relación con grupos delictivos.

Reforma publicó este día las declaraciones de un testigo protegido, quien aseguró que García Harfuch “recibía mensualmente 200 mil dólares del cártel Guerreros Unidos”. El testigo afirmó que el grupo criminal daba diario a elementos policiacos y militares a cambio de que les dejaran operar el tráfico de drogas en Guerrero.

El testimonio afirma que, en 2014, cuando tuvo lugar la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, García Harfuch era el encargado de la Policía Federal en Guerrero y, en dicho cargo “brindaba información sobre posibles operativos y facilitaba el trasiego de heroína, dinero y armas”.

En su cuenta de Twitter, el funcionario señaló: “Niego categóricamente las declaraciones dolosas hechas contra mi persona por un delincuente hoy ‘testigo protegido’, publicadas por Reforma. Mi trayectoria en el combate a la delincuencia organizada en distintos frentes habla por sí misma. No tengo nada que ocultar”.

El testigo hace alusión a las “conexiones” de García Harfuch en el ejército, pues es nieto de Marcelino García Barragán, quien fuera secretario de la Defensa en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz.

En junio del año pasado, Omar García Harfuch fue víctima de un atentado del que salió ileso. Se culpó de los hechos a miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), pero las investigaciones muestran poco avance.

En octubre, la periodista Anabel Hernández dio a conocer que el actual secretario de seguridad de la Ciudad de México reprobó exámenes de confianza en la Policía Federal y que su acceso a dicha institución se dio de la mano del hoy prófugo Luis Cárdenas Palomino, personaje cercano a Genaro García Luna, hoy detenido y sujeto a juicio en Estados Unidos.

Dichas versiones, presuntamente habrían influido para impedir que García Harfuch sucediera en el cargo de titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a Alfonso Durazo. Finalmente, la sucesora fue Rosa Icela Rodríguez.