La FGR también investiga a García Luna; pedirá extradición
10 diciembre, 2019
Calderón, en favor de la “justicia y la ley” en caso de García Luna
10 diciembre, 2019

García Luna, el policía al que se le caían los casos

Genaro García Luna hizo crecer la Policía Federal, aunque siempre se le señaló por utilizarla para perseguir a los grupos delincuenciales antagónicos al ‘cártel’ del Golfo. Foto: Francisco Olvera

Gustavo Castillo y Eduardo Murillo 

Ciudad de México. Genaro García Luna, el ingeniero mecánico que ascendió en la escala del espionaje hasta convertirse en el jefe policiaco más poderoso del país.

Comenzó su carrera en el Centro de Información y Seguridad Nacional (Cisen), donde aprendió cómo reunir datos de inteligencia y el valor político que podían tener.

En 1999 fue uno de los primeros mandos de la recién creada Policía Federal Preventiva, donde ocupó la Coordinación de Inteligencia.

Al asumir el gobierno Vicente Fox, lo nombró como primer director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), que pretendía ser la policía ministerial federal, encargada de ejecutar las órdenes de aprehensión que surgían de las investigaciones a cargo de la Procuraduría General de la República (PGR), pero que en la práctica también hacía sus propias pesquisas.

El 9 de diciembre de 2005, García Luna escenificó para los noticieros de Televisa la aprehensión de una banda de supuestos secuestradores, entre los cuales estaba la cuidadana francesa Florance Casséz. Meses después se descubrió que las acusaciones eran endebles y que la difusión de la captura fue un montaje, el caso originó roces con el gobierno de Francia hasta que en 2013 la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó su libertad.

Pese a este episodio, García Luna siguió ascendiendo en la alta burocracia, y en 2006 Felipe Calderón lo nombró Secretario de Seguridad Pública (SSP).

Durante su paso en esta dependencia hizo crecer a la Policía Federal, aunque siempre se le señaló por utilizarla para perseguir a los grupos delincuenciales antagónicos al Cártel de Sinaloa, que pudo crecer y prosperar durante todo ese sexenio.

Es precisamente esta complicidad por la que se le acusa de conspiración para el tráfico de drogas, por una corte federal de Broolyn, donde se le señala por haber recibido cantidades multimillonarias para permitir el tráfico binacional de cocaína.

En su administración en la SSP se hicieron costumbre las presentaciones de detenidos en el hangar de la Policía Federal, donde se hacía gala del armamento de la corporación, se exhibía a los detenidos, así como las drogas con las que supuestamente se les había aprehendido, Años después se supo que más del 80 por ciento de los imputados en esos casos habían salido en libertad por lo endeble de las acusaciones en su contra.

García Luna invirtió en la Ssp millones de pesos para crear Plataforma México, la cual afirmó sería un banco de datos sobre la incidencia criminal a nivel nacional, sin embargo se le criticó por no compartir dicha información con las autoridades estatales, al final del sexenio este aparato fue desmantelado cuando se comprobó que carecía de sistematización.

Fuentes del gobierno mexicano señalaron al concluir su etapa como titular de la SSP federal, García Luna participó en diversas sociedades anónimas que operan desde Estados Unidos tanto en la venta de software de inteligencia e intervención de comunicaciones como de venta de equipo táctico para las corporaciones policiacas.

Una de estas empresas fue Glac Consulting, de donde era director, y cuya sede principal operaba en Miami.

García Luna, señalaron los entrevistados, operó con dos empresas establecidas en México, a través de José Antonio Polo, quien se desempeñará como coordinador de asesores del ex secretario federal, la adquisión de uniformes y equipo de alta tecnología durante el gobierno de Felipe Calderón, y posteriormente se vincularon con las instituciones de seguridad supuestamente cumplimiendo con los estándares establecidos por la Conferencia Nacional de Seguridad Pública.

Desde 2013 Genaro García Luna y su familia se establecieron en Estados Unidos, particularmente en Miami, Florida.

JSL
JSL