ONG denuncia muertes en operativo contra robo de gasolina en Venezuela
24 noviembre, 2018
Presidente de Boca agradece al de River por postergar la final
24 noviembre, 2018

Migrantes solicitan visas humanitarias en Tijuana

Migrantes en el albergue Benito Juárez, en Tijuana, Baja California. Foto: Víctor Camacho.

Blanche Petrich

Tijuana, B.C. A lo largo de más de siete semanas de travesía, los más de cinco mil desplazados centroamericanos lograron mantener su prioridad: caminar la ruta migratoria juntos, en colectivo. Pero ya frente al inexpugnable muro del gobierno estadunidense y su política de impedir a toda costa el ingreso a su territorio, la estrategia empieza a cambiar. “Para muchos la opción de pedir asilo en Estados Unidos es indispensable; sus vidas corren peligro si regresan a sus comunidades. Y ese es un proceso legal individual”, sostiene la activista de Pueblo sin Fronteras Ginna Garibo.

Para ello se cuenta con la colaboración de un conjunto de asociaciones legales y abogados solidarios estadunidenses dispuestos a asesorarlos. Para otros con menos opciones de conseguir asilo en Estados Unidos hay otras alternativas que se echaron a andar desde ayer, explica.

Se trata del proyecto Servicio Nacional de Empleo, que se implementó con la cola Roa ion de la congregación salesiana en Tijuana. A su local han acudido ya desde el viernes decenas de migrantes hondureños, salvadoreños y guatemaltecos para solicitar visas humanitarias que les permitirán trabajar legalmente en México durante un año.

Ayer se entregaron ya las primeras seis documentaciones y se inició el trámite para 220 solicitudes más. Es el primer paso para la obtención de la llamada visa humanitaria, una alternativa que al inicio del trayecto de esta caravana, en Chiapas, fue negada por el Instituto Nacional de Inmigración (INM). También se iniciaron los procesos para otros nuevos 20 casos de refugio en México.

Garribo, que imparte clases en la Universidad Iberoamericana de Puebla y cursa un doctorado en la BUAP, indica que Pueblo Sin Fronteras solamente acompaña solidariamente a los migrantes desplazados a recorrer los pasos que requieren estos trámites, proporcionándoles información veraz y orientación. Como parte del equipo de voluntarios de PSF ella es responsable de la vinculación del éxodo con las instituciones gubernamentales y las distintas instancias de la sociedad civil. Como otros voluntarios, ha caminado el trayecto de una punta a otra del país, desde la frontera sur hasta aquí.

Respecto al ofrecimiento de visas para la caravana de salvadoreños que también ingresó a Mexico en las últimas semanas, Ginna Garribo aseguró que para PSF “ha sido ético aclarar que esta posibilidad es incierta”. Para su organización y para otros activistas de defensa de los derechos de los migrantes, asegura, el único objetivo fue, desde el inicio de su caminar por Mexico, acompañar la marcha que ya venía desde distintos puntos de Centroamérica “buscando que su caminar fuera lo más digno posible. Hemos estado aquí con ellos, poniendo el cuerpo de por medio”.

Por otra parte pidió que otros colectivos de derechos humanos sigan atentos la evolución del éxodo que aquí, Tijuana, ha llegado “a su punto a un punto muy crítico”. Concluyó: “Cualquier declaración contra los defensores que están aquí los pone en riesgo. Pero no solos a ellos, también a los desplazados, porque las palabras que los desacreditan también atraen más xenofobia y discriminación contra los migrantes”.

JSL
JSL