Prevén ambiente frío en gran parte del país
11 enero, 2019
Cierran terminal de aeropuerto de Miami por parálisis gubernamental
11 enero, 2019

Niegan a Betancourt libertad precautoria por caso de periodista asesinado

La Fiscalía pidió la prisión oficiosa para los hombres, y preventiva para Betancourt. Foto tomada twitter.com/NayaritFiscalia

Myriam Navarro

Tepic, Nay. El juez Guillermo Romero Ruiz negó a Patricia Betancourt Zepeda ex directora estatal de Tránsito del Estado la libertad bajo alguna medida precautoria, ella se desempeñó en dicho cargo hasta el día miércoles de esta semana, hoy es acusada del delito de encubrimiento del homicidio doloso del ex candidato de Morena y comunicador Alejandro Márquez el pasado 30 de noviembre del 2018, por parte de su jefe del departamento de informática Román Sánchez y un auxiliar de la misma área, Luis Alberto Hernández, dieron muerte al antes mencionado.

Tras una larga audiencia donde la parte acusadora fue la Fiscalía de Nayarit, Betancourt Zepeda, abogada de profesión y ministerio público durante más de una década, fue sentada en medio de los acusados y ex subordinados.

Ella, resguardada por una mujer policía, a su derecha el también empresario restaurantero Sánchez y a la izquierda Hernández, igualmente custodiados por policías, escucharon durante casi tres horas las declaraciones de testigos presenciales del crimen, plasmadas en los expedientes de la Fiscalía.

Los testigos refieren que Román invitó a Hernández y dos empleados más de Tránsito a acompañarlo y a “hacerle un paro, por si se ponía pendejo” un periodista al que le daría “un susto”, dado que le había entregado 30 mil pesos a cambio de que no siguiera difundiendo un video en el cual lesionaba su vida laboral y personal así como el de la funcionaria estatal, pero el comunicador incumplió y lo siguió manteniendo en una página de Facebook.

Tras salir de de las oficinas de Tránsito del Estado en una camioneta Lobo Negra, Sánchez y acompañantes se dirigieron a su domicilio, en el trayecto le llamó a la víctima y lo citó en el estacionamiento de un conocido salón de fiestas. De su casa salió con un estuche negro —que después se supo contenía una pistola escuadra negra—, cambiaron de vehículo, una Jeep blanca y arribaron al lugar de la cita

El funcionario público engañó al periodista diciéndole que le entregaría una USB que contenía información para que aquel le imprimiera publicidad para su famoso restaurante.

Márquez y un acompañante subieron a la camioneta, y mientras iban en camino hacia un punto aun desconocido, el presunto asesino le reclamó al primero no haber cumplido con el acuerdo de retirar el video de marras de su página de Facebook en donde era difundido, y lo golpeó varias veces con el codo en la cabeza; así hasta que llegaron a un predio ubicado en Pantanal, municipio de Xalisco, y ahí le dio dos tiros en la cabeza.

Una vez consumado el homicidio, Sánchez llamó a Patricia Betancourt y le dijo: “Jefa, ya estuvo. Nos vemos en el domicilio”.

El celular del reportero fue recogido por Hernández quien se lo regaló a su esposa aunque la condicionó: “Si alguien te pregunta por él, dices que te lo encontraste”.

El uso del aparato, aunque con distinto chip, fue determinante para dar con los presuntos autores del crimen, ya que se le dio seguimiento al rebote de llamadas.

La Fiscalía pidió la prisión oficiosa para los hombres, y preventiva para Betancourt, ella combatió la solicitud y mostró con recibos de nómina su arraigo en la entidad, pero no le valió pues el juez determinó que se quedaría presa hasta la próxima audiencia que se desarrollará el martes a primera hora de la mañana.

Ella lucía angustiada, tallaba su cara entre sus manos, mientras que Sánchez tuvo la mirada perdida toda la audiencia, y Hernández pasaba saliva constantemente.

Los tres pidieron permiso al juez para hablar unos minutos con sus familiares que estaban entre el público presente, solicitud que fue autorizada.

JSL
JSL