El racismo se combate al conocer su procedencia, dice antropóloga
20 junio, 2020
Enfrentamiento entre grupos criminales en Sonora deja 12 muertos
20 junio, 2020

No consultaron a partidos por la controversia sobre las labores de las FA

Diputados durante una sesión. Foto: José Antonio López

Roberto Garduño

La presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Laura Rojas (PAN) evadió consultar a los grupos parlamentarios en San Lázaro el contenido de su controversia constitucional a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en torno a la validez legal del acuerdo presidencial para mantener activas a las fuerzas armadas en la estrategia nacional de seguridad pública.

El artículo 233 del Reglamento de la Cámara de Diputados, establece en su numeral 2, que el presidente en turno tiene opción de interponer una controversia, siempre y cuando se trate de defender los intereses del órgano legislativo:

“Sin perjuicio de lo dispuesto en los párrafos anteriores, el presidente podrá por sí mismo, en uso de la representación originaria que ostenta de la Cámara, como lo dispone el artículo 23, numeral 1, inciso l), de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, presentar demanda de controversia constitucional cuando lo estime necesario para defender los intereses de ésta, aún en los períodos de receso.”

Una vez que Laura Rojas recibió el respaldo de su partido, el PAN, y de sus aliados el PRI y el PRD, el vicecoordinador de Morena, Pablo Gómez consideró que la presidenta cameral interpretó “a su gusto y al de su partido” la norma interior del poder legislativo, y desestimó su obligación de consultar a todas las fuerzas representadas en el Congreso, y en particular a la mayoritaria.

“Ella interpreta que está defendiendo los intereses de la cámara, y no es sorprendente que no consultara a los grupos legislativos, pero si obedeció a su partido el PAN. Es una actitud sectaria, es una anomalía porque tendría que haber un acuerdo. Su obligación es consultar a la Cámara. Hay que hacer valer la Constitución, y en este caso ni tarda ni perezosa presenta una controversia por decisión de su partido. Es claro que ella sigue las pautas de Acción Nacional”.

El tema de la controversia constitucional de Laura Rojas no se enlistará entre los temas del periodo extraordinario de la semana próxima, y será hasta el periodo ordinario que inicie el primero de septiembre cuando la mayoría de Morena y sus aliados -como le corresponde a ésta- le ordene que retire esa controversia. Es más, para entonces Laura Rojas ya no será presidenta de la Mesa Directiva.

El pasado mes de diciembre, la diputada Rojas, en funciones de presidenta cameral, se negó -a solicitud de Morena- a interponer una controversia constitucional contra el Instituto Nacional Electoral (INE), y en especial contra su Consejo General, cuyos integrantes se negaron a reducir los sueldos de su alta burocracia.

“Esa fue una muestra de que Laura Rojas, está muy apegada a su partido, porque siguió sus instrucciones y a pesar de que el coordinador de Morena (Mario Delgado) le solicito que interpusiera esa controversia. Es claro que ella interpreta como le conviene al PAN y a ella”, repuso Pablo Gómez.

Hoy, Laura Rojas (PAN) defendió su controversia, no obstante que cuando fungió como diputada y senadora por su partido en anteriores legislaturas, defendió el uso del Ejército Mexicano y la Marina en tareas de seguridad pública, sobre todo desde que el presidente panista Felipe Calderón Hinojosa dicto esa orden. Ahora, refuta la determinación del gobierno federal, por mantener esas fuerzas en acciones contra la delincuencia en todo el país. A través de un tuit, insistió en su proposición:

“Después de un amplio análisis del acuerdo del Ejecutivo Federal sobre las (sic) Fuerzas Armadas (FFAA) en tareas de seguridad pública, y de escuchar a OSC y a reconocidos constitucionalistas, considero que existen razones fundadas para solicitar a la SCJN revise su constitucionalidad”.

También en las redes sociales, Pablo Gómez le respondió: “La presidenta de la Cámara de Diputados carece de respaldo de la misma para presentar controversia en la SCJN contra el decreto presidencial acerca de la participación provisional de las fuerzas armadas en algunas tareas en conjunto con la Guardia Nacional. El recurso es espurio”.

La reacción de los diputados del PRI se dejó sentir también al manifestar “nuestro respaldo a la decisión de la presidenta de la Cámara de Diputados, la Diputada Laura Rojas, de presentar una controversia constitucional al Acuerdo por el que se dispone de la Fuerza Armada Permanente para llevar a cabo tareas de seguridad pública, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 11 de mayo de 2020.

 “Tal como lo advertimos con su publicaciónn, este Acuerdo podría ser violatorio de la reforma constitucional por la que se creó la Guardia Nacional, al implicar una invasión de las competencias que le corresponden al Poder Legislativo y avalar de facto la militarización del paíss.”

Coincidentes con la diputada Rojas y el PRI, los integrantes del PRD reiteraron sus críticas al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, no sin antes rendirse ante las fuerzas armadas:

“Debemos recordar que, por disposición expresa del Poder Constituyente Permanente, es decir, por el voto casi unánime de las dos Cámaras de este Congreso y por los 32 Congresos de las entidades federativas, la Guardia Nacional es una corporación federal policiaca de carácter civil y las Fuerzas Armadas de nuestro país, únicamente podrían actuar, en materia de seguridad pública, de manera subsidiaria, subordinada, extraordinaria, regulada, complementaria y fiscalizada

“Expresamos nuestro más profundo respeto y reconocimiento a las labores de las Fuerzas Armadas y a cada uno de sus integrantes. Compartimos con el pueblo de México la gratitud por las grandes labores en favor de la población en situación de riesgo, por las acciones desarrolladas durante las emergencias y, particularmente, las que, en medio de la pandemia, han llevado a cabo el personal sanitario militar y naval para mitigar sus efectos”.