SLP materia presupuestal banderas
Representantes populares potosinos, omisos en su 3 de 3
25 abril, 2017
Calculan en 30 mdd botín del “asalto del siglo” en Paraguay
25 abril, 2017

Ofrece UAM programa temporal de retiro voluntario para maestros

Instalaciones de la UAM Azcapotzalco. Foto Cuartoscuro / archivo

Arturo Sánchez Jiménez

Ciudad de México. La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) estableció un programa temporal de retiro voluntario para sus profesores, que entra en vigor esta semana.

Se trata de un bono de hasta un millón de pesos para los miembros del personal académico que decidan jubilarse y que tengan al menos 75 años de edad y 30 de servicio en la universidad.

El rector general de la universidad, Salvador Vega y León, publicó ayer un acuerdo en el que se dan los detalles del programa, para el que, indica, la UAM “ha gestionado y obtenido recursos financieros adicionales a su presupuesto”.

De los tres mil 62 académicos que había en la UAM en 2016, 280 tenían más de 70 años de edad, 410 entre 66 y 70 años, y 552 estaban entre los 61 y los 65 años, de acuerdo con datos oficiales. En tanto, sólo 74 tenían menos de 35 años. La edad promedio de los profesores de esta institución es 57.3 años.

El programa consiste en dos tipos de bonos: uno, de un millón de pesos para los profesores y técnicos académicos de las categorías más altas, y otro de 800 mil pesos para el resto.

Estos estímulos se pagarán una única vez y serán adicionales a lo que se contempla en el contrato colectivo de los profesores. La UAM hará estos pagos a un máximo de 35 académicos que se retiren, quienes además podrán contratar un seguro médico similar al que tienen sus compañeros en activo.

Las opciones de retiro actuales no cumplen con las expectativas de los académicos de la UAM, ni de otras universidades. La jubilación es algo que se piensan dos veces los profesores universitarios por la diferencia que tendrían entre la posible cantidad de sus pensiones y la de sus ingresos como académicos activos, que incluye sus salarios y prestaciones como estímulos, bonos o becas, de acuerdo con un estudio del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Además, para muchos de ellos, el retiro significa renunciar a su espacio de trabajo, a sus recursos para investigación, a asistir a congresos o a un seguro médico privado, en caso de que cuenten con él.

Otras universidades también cuentan con programas de retiro voluntario para sus académicos. En la UNAM, por ejemplo, hay uno destinado docentes con al menos 70 años de edad y 25 de servicio. Se estima que este plan ha permitido que de 2014 a 2016 se retiren de manera voluntaria 691 académicos y que se abrieran 567 plazas para personal menor de 39 años. La edad promedio de los profesores de esa institución es de 53.8 años. Sin el programa de retiro, sería de 55.8 años, de acuerdo con cálculos de la Universidad.