Caso Karla, muestra de “impunidad fáctica”, señala AI
23 noviembre, 2017
Asegura AMLO estar tranquilo pese a demanda del PRI
23 noviembre, 2017

Pide CNDH ratificar Convenio 189 de OIT

Algunas integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar. Imagen tomada de https://www.sinactraho.org.mx

Jessica Xantomila

Ciudad de México. El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, llamó a que se ratifique el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre las trabajadoras del hogar, que “ampliaría el piso mínimo” de sus derechos “colocándolos en una situación de mayor equidad respecto de quienes ejecutan otros tipos de trabajo”.

En la inauguración del Foro Trabajo del Hogar, un pendiente en derechos humanos, dijo que este tipo de trabajo ha sido devaluado o subestimado socialmente al asociar la esfera privada de los hogares a un ámbito “donde el cumplimiento estricto de la ley deja de ser relevante y son permisibles conductas que en otros contextos no lo serían, bajo el argumento de que son acordes a hábitos o costumbres propios de las familias y que lo que sucede en los hogares incumbe exclusivamente a quienes habitan en ellos”.

Citó los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que señala que en el primer trimestre de 2017 la población de 15 años y más que se encontraba ocupada en Trabajo doméstico remunerado fue de 2 millones 480 mil 466 personas, lo que representa el 4.8 por ciento de la población ocupada en ese rango de edad.

En México 90 de cada 100 personas que realizan trabajo doméstico son mujeres “y el número se incrementa a 93 cuando se desempeñan en actividades tales como cuidadoras de personas, lavandera, planchadoras y cocineras que laboran en casa”.

González Pérez agregó que de este universo, 99 de cada 100 personas se encuentran trabajando sin la formalidad de un contrato laboral por escrito, “ lo que quebranta un piso mínimo de protección de sus derechos, particularmente, cuando se trata de prestaciones de seguridad social”. De acuerdo con la ENOE, dijo, siete de cada 10 personas no cuentan con acceso a instituciones públicas de salud, y de ellas 75 por ciento son mujeres.

Expuso que según estimaciones, más del 90 por ciento de trabajadores del hogar no tendrán un contrato formal, una jornada laboral definida, ni tendrían la garantía de gozar y recibir, en términos de ley, vacaciones, aguinaldo, prima vacacional, capacitación, adiestramiento y otros conceptos.

Dijo que aunque existe un marco regulatorio “resulta inadecuado al permitir un amplio margen de discrecionalidad en la determinación de los términos y condiciones bajo las cuales se desarrolla el trabajo doméstico y no contarse con vías lo suficientemente expeditas para hacer valer” sus derechos.

Ante este panorama, señaló que se requiere promover acciones que propicien el que se reconozca y valore socialmente este trabajo, “se genere un marco normativo que garantice y proteja de mejor forma sus derechos, dando a su vez mayor certeza a las relaciones laborales en este ámbito, previniendo abusos en las mismas”.

En el foro que se realiza en Casa Lamm también participan Marcelina Bautista, secretaria general colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar, Alexandra Haas Paciuc, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación; José Ignacio Rubí Salazar, subsecretario de Previsión Social de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; Pablo Navarrete Gutiérrez, coordinador de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de las Mujeres, la senadora Angélica de la Peña, entre otros.