Presentarán Antología de Poemas en Náhuat
26 abril, 2019
A puerta cerrada audiencia previa al juicio de Harvey Weinstein
26 abril, 2019

Se hallaron elementos “irregulares” en NAIM: Jiménez Espriú

Obras en Texcoco donde sería el nuevo aeropuerto. Foto: Pablo Ramos / Archivo

Fabiola Martínez

Ciudad de México. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) entregará a la Secretaría de la Función Pública (SFP) el expediente del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) en el que se encontraron elementos «irregulares» e «ilegales», «omisiones y “maniobras dolosas” en el proceso de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Así lo informó el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, durante la presentación, en Palacio Nacional, de las “razones para la cancelación del proyecto del nuevo aeropuerto en Texcoco”, en el cual, detalló, fueron contratados incluso “asesores políticos” para controlar aspectos adversos, “compensar” a gobiernos locales del Distrito Federal, Hidalgo y el Estado de México.

Subrayó que esa obra “nunca debió aprobarse y menos iniciarse” y que el gobierno actual no puede ser timorato ni omiso “frente a un proyecto dispendioso, amañado e insensible al entorno de pobreza vigente”.

Dijo que de 692 contratos para el NAIM, 76 por ciento fueron por adjudicación directa; 13 por ciento por invitación y 11 por ciento por licitación pública.

De este cúmulo, actualmente 578 están cerrados y pagados, y quedan pendientes 114.

En su exposición, después de la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario leyó un informe en el que se asegura que el GACM violentó las leyes de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, de Adquisiciones y de Obras Públicas.

A la fecha, indicó, GACM tiene abiertos 198 procedimientos fiscalizadores de diversa índole por parte de las autoridades competentes, desde 2015. Se analiza, en algunos de ellos, la probable comisión de daño patrimonial por un monto superior a 6 mil millones de pesos.

“Se está procesando la información necesaria sobre los temas aquí tratados para dar vista a la Secretaría de la Función Pública”, indicó.

“Fue un error gravísimo, cuya cancelación evitó un desastre ecológico mayor, una severa explosión demográfica en la zona oriente del Valle de México, la sobreexplotación de recursos escasos como el agua, el dispendio de enormes recursos públicos y la herencia de altos compromisos financieros a la siguientes administraciones”.

Evitó además el desperdicio de la infraestructura aeroportuaria existente y los riesgos del comportamiento de pistas e instalaciones en un terreno inestable y complejo.

Los promotores del proyecto, dijo, esgrimieron siempre como argumento que se trataba de una trascendental inversión en infraestructura con gran impacto en el crecimiento económico, “pero omitieron la consideración de los efectos negativos… y de que se trataba de una inversión exagerada.

Además, agregó, “por una planeación deficiente, un proyecto oneroso y complejo y cambios constantes en la concepción del aeropuerto, el costo de la construcción se elevó considerablemente, sin que se actualizara el análisis costo beneficio original provocando que las fuentes de financiamiento resultaran insuficientes”.

“La solución financiera planteada presentaba graves irregularidades de concepción”, indicó.

JSL
JSL