Inglaterra mantendrá importantes restricciones tras desconfinamiento
26 noviembre, 2020
Aprueba Senado eliminar fuero del Presidente de la República
26 noviembre, 2020

SG pide unión de todos los poderes para “atajar” violencia feminicida

Olga Sánchez Cordero detalló que la atención a la violencia de género requiere el compromiso de poderes y órdenes de gobierno. Foto: Cristina Rodríguez

Fabiola Martínez

Al advertir que la violencia feminicida se ha incrementado desde 2007, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pidió la colaboración de los tres niveles de gobierno y de los tres Poderes de la Unión para atajar esta problemática.

“Llegamos al año 2018 con una curva ascendente en la incidencia de este terrible delito. Por ello, nos pusimos como tarea prioritaria frenar la tendencia al alza y revertir la situación”, dijo.

Puntualizó que las muertes violentas de mujeres se concentran en 344 municipios del país, y la mitad de estas agresiones fatales ocurren en seis de las 32 entidades federativas.

En reunión del su sistema nacional de Información de Gobierno, Seguridad Publica e Impartición de Justicia, organizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dijo que las políticas y acciones para prevenir y erradicar las violencias contra las mujeres deben tocar tierra.

En el caso de la violencia feminicida -indicó- necesitamos seguir perfeccionando los registros de casos, con el esfuerzo y colaboración de las entidades federativas, pero también en forma muy importante de sus fiscalías.

También tenemos que reflexionar sobre los tipos penales y homologar y armonizar un solo tipo penal de feminicidio.

“¿Por qué? porque en alguna entidad federativa es mucho más complicado poder determinar si la conducta ilícita es un tipo de feminicidio o no lo es. Entonces esto es verdaderamente fundamental”.

Para atender las distintas modalidades y tipos de violencias contra las mujeres es fundamental el compromiso y la colaboración de los distintos poderes y de los órdenes de gobierno de todas las instancias públicas y privadas, destacó.

Necesitamos continuar perfeccionando nuestros registros inmediatos, nuestros censos, nuestras encuestas a partir de un trabajo colaborativo y permanente en todos los niveles, señaló.

Adujo que los esfuerzos de medición con perspectiva de género que se vieron fortalecidos en los últimos 20 años, han jugado un papel fundamental en el impulso de los avances y en las reducciones de las brechas de desigualdad entre hombres y mujeres.

Estas estadísticas veraces, oportunas, han sido y deben continuar siendo nuestras aliadas, expresó.

Asimismo, es prioritario identificar las causas de violencia, detectar sus patrones de aparición y factores de riesgo, conocer más sobre los machismos y sus expresiones más dañinas contra las mujeres, “empezando por las que padecen en su propia casa”, combatir la discriminación y los prejuicios y la no recriminación.

“Todo ello, con buenos datos, con buena información estadística, nos va a permitir acelerar el avance y mejora de nuestras políticas de prevención”, dijo:

Recordó que la pandemia del Covid-19 incorporó nuevos retos, como la necesidad de poder obtener y sistematizar información en contextos de confinamiento y la vital necesidad de contar con dicha información en tiempo real.

Sánchez Cordero reiteró que las consecuencias de la pandemia han afectado de manera más fuerte a las mujeres.

“Son las que más se han quedado sin empleo, son las que dentro de esta pandemia, en el contexto del auto confinamiento tienen muchas horas de trabajo y que han sido desplazadas en muchas ocasiones también de sus centros de trabajo”.

No olvidemos, añadió, que detrás de cada número, de cada estadística de este fenómeno hay una mujer violentada, una niña agredida, una esposa golpeada, una trabajadora acosada y lo más grave, hay mujeres asesinadas.

El enfoque de género debe estar presente en las discusiones y en las decisiones en materia de seguridad pública y de impartición de justicia, dijo.

Por último, les recordó que durante estos 16 días se hará activismo en forma más intensa contra.

Subrayó que nueva normalidad no será nueva mientras continúen los presentes prejuicios, las violencias y las agresiones contra las mujeres.