Astillero, Pacto por México
Astillero: Tapachula: el muro sur
3 febrero, 2017
Subsecretaría para América del Norte envía a Consulados la «estrategia de protección» a inmigrantes
3 febrero, 2017

El telefonema con Trump no fue grabado: Sánchez

La difusión de versiones de la conversación telefónica entre el presidente Enrique Peña Nieto y Donald Trump de la semana pasada ‘‘no se trata solamente de filtraciones, se trata de información deliberadamente falsa. No sé con qué intención haya circulado, pero lo que denota es que hay una falsedad y nosotros tenemos la obligación de poner en contexto esto y muy en claro lo que sí y no ocurrió’’, afirmó el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez.

No existe, dijo además, grabación por parte de Los Pinos de tal llamada entre los presidentes de México y Estados Unidos. Y aclaró también: ‘‘Yo no he tenido acceso a ninguna transcripción y no creo que exista alguna, dado que se trató de una conversación entre dos jefes de Estado’’.

El respeto que merecen éstos cuando se comunican entre sí merece tener todos los cuidados del mundo, subrayó Sánchez. Quienes hablan con el presidente Peña Nieto, añadió, deben saber ‘‘que pueden tener realmente una conversación privada con él’’.

En declaraciones radiofónicas a Joaquín López Dóriga, el funcionario respondió a la información difundida el martes desde Washington, donde Trump habría amenazado al presidente Peña con enviar tropas de su país a México. Respecto de ese telefonema, Sánchez insistió: ‘‘Se han dicho muchas falsedades y esto es importante subrayarlo’’.

Cuando el presidente Peña se refirió al Ejército Mexicano en ese diálogo ‘‘fue muy claro: le dijo al presidente Trump que la capacidad de los grupos de narcotraficantes en nuestro país está siendo alimentada por la introducción ilegal de armas y dinero en efectivo que proviene precisamente de los Estados Unidos’’.

Sobre si el jefe de la Casa Blanca le habría espetado a su interlocutor que en México hay hombres muy malos y no se ha hecho el debido trabajo para combatirlos, Eduardo Sánchez respondió: ‘‘No tengo esa información. No fue lo que me refirió el presidente Peña Nieto ni la información que yo tengo’’. Pero sí dijo tener la certeza de que en ese diálogo se habló de fortalecer la cooperación en diferentes rubros.

Ante la magnitud de temas de la relación bilateral que se tratan con el nuevo gobierno de Estados Unidos, el vocero subrayó que se requiere de cuidado, mesura, inteligencia, prudencia y de un manejo escrupuloso y adecuado por parte del Presidente. Cualquier cosa que digan él o quienes forman parte del gobierno ‘‘sabemos que pueden tener consecuencias graves’’, tanto en la economía de millones de familias radicadas en Estados Unidos, como de mexicanos aquí.

La firmeza y la dignidad –indicó– no está emparentada con la estridencia o con los desplantes. ‘‘Creo que uno puede ser firme, digno y seguir siendo una persona educada’’.

El presidente Peña, dijo, ‘‘está consciente de lo que se está jugando aquí. Tiene un carácter templado, no se dobla ante los gritos ni ante ningún tipo de seducción en cuanto al aplauso fácil, y sabe muy bien la ruta que tiene que seguir y cuáles son los objetivos a cuidar: los intereses de los mexicanos’’.