Carreras coloca la primera piedra de la planta Truck and Wheel SLP
9 noviembre, 2017
‘Chicharito’, Premio Nacional del Deporte profesional
9 noviembre, 2017

Trasladan a 49 reos mexiquenses a cárceles federales

Operativo en el penal Neza Bordo el 19 de abril de 2013. Foto Cuartoscuro

Israel Dávila

Toluca, Mex. Cuarenta y nueve reos de alto riesgo que generaban problemas al sistema penitenciario mexiquense fueron reubicados este jueves en cárceles federales de máxima seguridad.

Así lo informó el gobierno mexiquense, que detalló que la medida se da como parte de la estrategia instruida por el titular del Poder Ejecutivo estatal, Alfredo del Mazo, para mantener el control en los 21 centros preventivos y de reinserción social de la entidad.

En las últimas semanas, riñas, motines e inspecciones donde se han encontrado objetos prohibidos han exhibido la crisis penitenciaria que se vive en las cárceles de esa entidad.

En la mayoría de los penales existe sobrepoblación y hacinamiento, además de que tanto la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), como la estatal, han constatado que en varios centros existe un autogobierno de los reclusos.

Los directores de las cárceles de Neza Bordo y Cuautitlán han sido destituidos de sus cargos, luego de que se evidenciaran irregularidades en el funcionamiento de esos centros de reclusión.

Por todo ello el gobierno estatal gestionó ante la Federación el traslado de presos de un sitio de alta seguridad a cárceles de máxima seguridad.

Así, la Secretaría de Gobernación aceptó el traslado de 49 reos conflictivos del sistema penitenciario mexiquense para ser reubicados en los penales federales de Oaxaca, Guanajuato y Michoacán.

En las primeras horas de este jueves se realizaron, de manera simultánea, operativos para el traslado de estos reclusos, con el apoyo de la Policía Federal y el Ejecutivo Mexicano.

“La determinación del traslado se hizo con base en los perfiles criminológicos de cada uno de los reos y en respeto a la ley”, apuntó el gobierno de Alfredo del Mazo.

Estos reclusos enfrentan imputaciones por delitos de alto impacto como secuestro, extorsión, homicidio y delincuencia organizada.

La Secretaria de Seguridad, Maribel Cervantes, aseguró que con estas medidas se están fortaleciendo los mecanismos de control y seguimiento en los centros penitenciarios estatales y añadió que se continuará con el análisis y revisión de la situación en cada uno de ellos para detectar y desarticular la colusión de células delincuenciales en su interior.

JSL
JSL