Mueren atropellados 30 guatemaltecos en Nahualá
27 marzo, 2019
AMLO-CNTE: promesas y variaciones
28 marzo, 2019

Ahora resulta que España es la ofendida

María Elena Yrízar Arias

El presidente Andrés Manuel López Obrador, estando en Tabasco en la conmemoración de los quinientos años del enfrentamiento que tuvo Hernán Cortés con los mayas chontales de la primera batalla de la llamada Conquista, dijo que lo cierto es que fue una invasión, se cometieron muchas irregularidades, se sometió a los pueblos que habitaban lo que ahora conocemos como nuestra América. Informó que mandó una carta al rey de España y otra al Papa, para pedir que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones de lo que ahora se conoce como derechos humanos.

Agregó que hubo matanzas, imposiciones, la llamada Conquista se hizo con la espada y la cruz, se edificaron las iglesias encima de los templos. Se excomulgó a nuestros héroes patrios, a Hidalgo y Morelos. Es tiempo de primero reconciliarnos, pero primero pidamos perdón.

A la anterior petición, el gobierno de España aseguró que lamenta profundamente que se haya hecho pública la carta que el presidente de México (de fecha primero de marzo) dirigió al rey, cuyo contenido rechazó con toda firmeza. Según el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores español, esa petición es una “afrenta contra España, contra su historia”

Lo que pide AMLO a España generó la desaprobación unánime de los partidos políticos españoles. “Es un error muy grave que denota una profunda ignorancia”. No se pueden juzgar los sucesos de hace 500 años con el prisma de 2019. Es valorar la historia de forma absolutamente errónea”, señaló Antonio Miguel Carmona, dirigente del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y presidente de la Fundación Socialdemócrata. La gran mayoría de los políticos españoles de todas las tendencias han criticado la actitud del Presidente mexicano al exigir al rey Felipe VI que se disculpe por los abusos cometidos durante la Conquista. En otras palabras, se ha generado un malestar generalizado en España, al grado de que ellos son los ofendidos por el atrevimiento del Presidente mexicano de difamar a ese país.

Ayer AMLO, en su conferencia de prensa en Tijuana, reconoció que se generó polémica porque dio a conocer que envió dos cartas, una al rey de España y otro al papa Francisco, para invitarlos en forma respetuosa a que la Corona Española y la Iglesia Católica reconocieran los abusos que se cometieron durante la Conquista y tres siglos de dominación colonial, porque en 2021 se recordarán los 500 años de la toma de Tenochtitlán y 200 años de  Independencia, “consideramos, sin ánimos de confrontación, ofrecer disculpas de los pueblos originarios, porque indudablemente se cometieron abusos, pedir perdón por actos autoritarios, que se llevaron a cabo y que son conocidos de dominio público, que nosotros también hagamos lo propio en el caso como representante del Estado mexicano, para pedir perdón por los abusos cometidos en México, como la matanza de los chinos (en Torreón, Coahuila), el exterminio de los yaquis de Sonora, de los mayas y otros”.

Los españoles sobrerreaccionaron, consideran que AMLO los está difamando y precisaron que Felipe VI no va a pedir ningún perdón. Bueno, debe respetarse su postura, pero, habrá que preguntarse ¿por qué razón están ofendidos? Si conocieran cuando menos el libro llamado La verdadera historia de la Conquista de México, que escribió su paisano Bernal Díaz del Castillo, podrían tener un punto de partida para juzgar la historia desde la perspectiva de los conquistadores españoles, que por cierto, ellos son quienes la escribieron y plasmaron los hechos en sus cartas y testimonios de esa época. Entonces, ya sabedores y cumpliendo con la primera parte de la carta, que tiene que ver con una invitación respetuosa a hacer un análisis de los agravios, entonces, podríamos opinar, tanto allá como en México.

El estado de San Luis Potosí también tiene su historia, destacándose principalmente más de 40 años de guerra de guerrillas, la más larga que ha existido en América, que la llamaron “La Guerra de los Chichimecas”, que estalló hacia 1550 y se considera como la más cruenta y costosa entre españoles e indígenas.

Aquí puede caber una reflexión: Si bien es cierto que los hechos de hace 500 años resultan lamentables, por el sometimiento y muerte de los grupos  indígenas a manos de españoles, ahora, a la distancia del tiempo, tenemos la oportunidad de verlos como una realidad, que existe en el imaginario social de nosotros los mexicanos y que la historia nos describe todas las atrocidades. ¿Podría ser muy difícil reconocer que hubo esas atrocidades? Me refiero, tomando en cuenta la historia que ellos describen en sus escritos, donde los mismos españoles dieron su testimonio. Nosotros no estamos inventando nada.

¿Qué perdería un gobierno como el español al ofrecer disculpas, como un acto de generosidad? Hay un pensamiento que me parece oportuno citarlo: “disculparse es honor para quien lo ofrece y dignidad para la nación que lo solicita”.

En este caso, la nación que solicita las disculpas tiene que ver con una actitud de dignidad de México, por un lado, y me parece que España está desaprovechando una gran oportunidad de reivindicar su honor al ofrecer disculpas. No creo que sea mucho pedir, una gran reconciliación de los pueblos hermanos, entonces, pierde España oportunidad para hermanar a nuestros pueblos de América.

Hay que seguir otros ejemplos: Turquía pidió perdón por el genocidio armenio de 1915-1923; Japón pidió perdón por los perjuicios causados en la Segunda Guerra Mundial; el presidente de Alemania en el año 2000 pidió perdón en Israel por el Holocausto; Serbia pidió perdón a Bosnia, literal “de rodillas” por la matanza de Srebrenica en 1995; Australia ha pedido perdón a los aborígenes nativos; Canadá ha hecho lo propio con los indígenas; la ONU se disculpó históricamente por no haber hecho lo suficiente para evitar la matanza de 800 mil tutsis en Ruanda.

La petición de AMLO le da presencia y dignidad en el mundo, la colonización, no es un tema aislado, aquí en América hubo exterminio de una cultura extraordinaria, la imposición de una religión por la fuerza y el saqueo voraz, son sólo algunos ejemplos de lo que debemos hoy entender y reflexionar. Esta petición apela a la generosidad de España, es una cuestión simbólica. Pero de entrada, no hay generosidad, no hay la capacidad de celebrar un acto simbólico de paz moderna, pareciera que en esta petición les fuera a quitar su dignidad.

En estos momentos, el tema entre dos países está siendo discutido en los países más importantes del mundo. AMLO ahora impacta a nivel mundial; en EU y Europa medios polemizan por el perdón de España, lo que se puede leer en los diarios más importantes.

Mariaelenayrizararias@gmail.com