Fed seguirá usando todas las herramientas para aliviar crisis: Powell
9 abril, 2020
Viaja hacia Shangai segundo vuelo para traer más equipo médico: Ebrard
9 abril, 2020

Ante la crisis, es prioritario proteger el empleo

María Elena Irízar Arias

Las empresas pequeñas generalmente no cuentan con capitales suficientes para sostener a los trabajadores en esta contingencia sanitaria en sus casas, recibiendo el salario íntegro, cuando no se está teniendo ingresos para continuar la generación de los mismos. Ante esta situación, algunos empresarios optarían por cerrar sus negocios y, como consecuencia, se perderían los empleos en perjuicio de los mismos trabajadores. Que suponiendo que les pagaran su indemnización que establece la Ley Federal del Trabajo, esto sólo les resolvería temporalmente el problema a los trabajadores, pero se estaría en peligro de que se perdieran más empleos. Entonces, los patrones saben que deben luchar para no quebrar sus negocios entre los costos indispensables para sostenerse, desde renta, servicios, entre otros, que son gastos fijos, agregando además el pago de los salarios, sin generar ingresos. Hay que enfrentar la realidad: sin recursos económicos, no se puede, nada más, así de simple.

La anterior situación afortunadamente la han entendido muy bien en el gobierno potosino, ya que el gobernador Juan Manuel Carreras López, ante la contingencia sanitaria del Covid-19, que entre otras cosas afecta también al sector productivo del estado, y con el objetivo de fortalecer ese sector, en rueda de prensa virtual anunció el “Plan Emergente de Créditos”, en el que los programas que implementa el Sistema de Financiamiento para el Desarrollo del Estado se mantendrán, además, se suman créditos para emprendedoras y micro empresarios, con lo que se colocarán 750 millones de pesos en los próximos meses, además, se implementarán los programas de impulso al desarrollo industrial y regional y a la industria de moldes, troqueles y herramentales.

El jefe del Ejecutivo estatal señaló que para emprendedoras se ofrecerán créditos de hasta 10 mil pesos; para microempresarios de hasta 50 mil pesos, y para mipymes de hasta 2 millones de pesos. Asimismo, precisó que a través de los programas convenidos entre Sifide y Nacional Financiera, se ofrecen créditos de hasta 5 millones de pesos para mipymes y de hasta 20 millones de pesos para la industria de moldes, troqueles y herramentales. Este apoyo a emprendedores, emprendedoras y empresas pequeñas para detonar la actividad económica incluye un plan emergente de créditos al sector productivo por 750 mdp. El Sistema de Financiamiento para el Desarrollo del Estado colocará créditos en favor de emprendedoras, emprendedores, micro, pequeños y medianos.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Económico del Estado, Gustavo Puente Orozco, señaló que la principal problemática es el flujo de dinero en los próximos 90 días, ante esto, hay un paquete económico que incluye incentivos fiscales, como la condonación del Impuesto Sobre Nómina y se mantienen los créditos Sifide para el sector productivo.

Hay que aclarar que las pequeñas y medianas empresas generan 80% de los empleos del país. Entonces, a estas empresas son a las que hay que apuntalar para poder garantizar en el futuro inmediato la existencia de los empleos existentes y la posibilidad de hacer crecer a las mismas en el beneficio de más generación de empleos, tan necesarios para el desarrollo social.

Se necesita la unión de las empresas y los trabajadores, desde luego, para disminuir los impactos económicos y fortalecer la cadena productiva. Este es un asunto extraordinario, consecuentemente la perspectiva del trabajo deberá ser visto desde otro ángulo de impacto social.

El economista francés Jean Tirole, Premio Nobel de Economía 2014, ante la gran pregunta: ¿Y qué es la economía del bien común? contesto categóricamente: “La economía no está ni al servicio de la propiedad privada y los intereses individuales, ni de los que querrían utilizar al Estado para imponer sus valores”, dice Tirole al comienzo del libro. “La economía está al servicio del bien común para lograr un mundo mejor”. Punto.

Si analizamos esa propuesta del economista y la adecuamos a nuestra realidad, entonces podemos pensar que si el problema de la contingencia se alarga y el proceso de producción se complica, entonces, con base en esa perspectiva del bien común, la prioridad deberá ser proteger el empleo.

mariaelenayrizararias@gmail.com