Denuncian invasión de terrenos en Méxquitic por parte de Forja Real
4 noviembre, 2016
“Nadar de a muertito”
4 noviembre, 2016

Asegunes de la panacea laboral de SLP

Carlos López Torres

Eufrasio, habitante de una comunidad de Villa de Reyes, aunque lo mismo se replica en  todas las comunidades que pertenecen a los municipios cercanos a la capital, al escuchar a la banda contratada por una de esas empresas que tienen dificultades para encontrar mano de obra, se acercó a uno de los reclutadores para conocer las condiciones salariales y laborales de la empresa. Hoy, el operario ha regresado otra vez a sus labores de campo.

Mientras, los empresarios y el gobierno se llenan la boca publicitando y declarando sobre los grandes beneficios que aportará a la entidad el capital extranjero, especialmente el invertido por las armadoras y sus proveedores más próximos, el presidente de la CTM local, Emilio de Jesús Ramírez Guerrero, reconoce el pésimo ambiente laboral que prevalece en la mayoría de las empresas, especialmente en más del 80 por ciento de las extranjeras.

Más aún, el sempiterno líder no descubre nada nuevo, pues sabido es que los patrones potosinos no son nada desprendidos respecto a sus ganancias, generadas merced a la explotación de los trabajadores bajo el control de Ramírez Guerrero, aunque en estas sorpresivas declaraciones de quien mantiene una gran cantidad de contratos, el cetemista advierte que “son los mandos medios” quienes asumen un rol de “capataces” frente a los obreros ahuyentándolos. Y lo más grave, ello es reconocido por el sector industrial.

¡Vaya dirigente sindical el que tienen los afiliados a la CTM! Uno supone que en la firma de contrato colectivo de trabajo y su respectiva reglamentación, las condiciones de trabajo y la relación laboral están debidamente establecidas. No obstante, el colmilludo líder charro hasta ahora dice darse cuenta de los malos tratos que padecen desde hace décadas sus “representados”, especialmente por parte de los extranjeros. ¿Qué querrá don Emilio de Jesús?

¿Será que unos son los ofrecimientos que se hacen en las comunidades donde las empresas hacen bailes, pachangas y llevan conjuntos musicales para promover la contratación y otra es la realidad laboral que tienen que enfrentar los operarios?

Ciertamente, las dificultades para encontrar mano de obra calificada en una entidad donde no logramos salir de los últimos lugares del ranking educativo nacional, no obstante lo bien portados que son los educadores y sus no menos líderes charros, están obligando a las empresas a contratar a trabajadoras y trabajadores con escolaridad regular o baja, por supuesto, con los salarios más bajos de América Latina y condiciones laborales como las reconocidas por el protector de empresarios Ramírez Guerrero.

La expectativa de preparación y mejoramiento de mano de obra calificada no son muy alentadoras, después que el secretario de Educación, Joel Ramírez, se conforma con las migajas de Aurelio Nuño, dado que ni siquiera existe edificio para la nueva universidad tecnológica.

Tampoco la UASLP, cuyo rector conformista asegura que no existe crisis financiera en la casa de estudios a pesar de los recortes, aunque no informa ¿cuánto contribuye a elevar el crecimiento económico, la productividad y la competitividad el Alma Mater? ¿Qué tanto sus egresados se emplean en campos laborales relevantes a su campo de estudio? ¿Cuánto tardan sus graduados en encontrar trabajo y cuánto ganan?.

Frente a esta realidad que se omite apelando al discurso facilón y simulador, se hace necesario el análisis riguroso y realista. Es hora de la transparencia integral.