España ofrece a ‘Open Arms’ puertos de Mallorca y Mahón
18 agosto, 2019
Sheinbaum busca recomponer figura
19 agosto, 2019

Aspecto alucinógeno

Luis Ricardo Guerrero Romero

Fui la última de 16 hermanos, llegar a la adolescencia fue para mí un crimen, no logré por ningún motivo comprender el por qué mi padre cogía tanto con la mujer que me creó. Mis compañeros de salón apenas tenían un hermano menor, pero yo, producto de una historia insaciable de lujuria y placer no entendí tan rápido cómo es que mis padres frecuentaban a Afrodita para procrear, suerte de unas mentes proclives a la concupiscencia y vergüenza. Soy el aspecto de una relación que entre el amor y el placer habita en la tierra, producto de la insaciable esperma que mi padre embriagado preñó a quien amamantó mi ser.

A veces, prefiero no pensar en todo ello, y suponer que sólo fue resultado de la no planeación, pero los rostros de mis padres me reflejan otras razones que mi corazón se obliga a no entender. Aspectos, todo lo que son mis hermanos y yo, son aspectos del insaciable fornicio con que mi padre poseyó a mi madre. Somos pues, producto de la falta de voluntad, somos experiencia del pecado, desde el mayor de mis hermanos hasta mí, hemos sido procreados por la lujuria. Mi madre una impura sometida que ama a los machos, mi padre, un varón de aspecto valiente; pero nada más. No me gusta pensar en el sexo, pero ahora que me someto al falo incandescente de mi pareja en turno, pienso, cuánto de culpa me ha sido heredada. No pienso tener 16 hijos, pero no me siento mujer aún, por no haber procreado. Aspectos turbios que la sociedad demanda.

El aspecto, quizás es un sinónimo de los estereotipos, o tal vez me equivoco en su equiparación, lo cierto es que es complejo entender de dónde viene este sustantivo. Pero habremos de comenzar diciendo que, de no haber existido un estudio del sánscrito no sabríamos su origen, puesto que fue a partir del lexema: spanc, de donde surgió dicha voz. Es decir que fue a partir de la voz del sánscrito spanc que surge la idea de mirar u observar. Así es que tenemos palabras como: aspecto, espacio, espectro, inspector, perspectiva; y un largo etcétera.

“El aspecto no es sino la apariencia de alguna persona u objeto” (J. Rodríguez). Pues de la voz aspecto se suscita: la especie, el espacio, despejar, sospecha, e incluso esperanza. El aspecto es una herencia del sánscrito que hoy en día continúa con fuerza y vigor. O sea; fuerza, belleza y candor.