reforma energética
México SA: La omisión de Aristóteles
6 abril, 2016
Pequeña, farmacia ligada a Sandra Sánchez Ruiz
6 abril, 2016

Astillero: Factor Trump remueve a Basáñez

Astillero, Pacto por México
  • Errores diplomáticos
  • ¿Qué sigue, Mancera?
  • Renuncia… en Islandia

Una doble flagelación política se aplicó ayer Los Pinos. Despidió al académico Miguel Basáñez Ebergenyi de la embajada de México en Estados Unidos, con lo cual reconoció tácitamente la grave pifia de haberlo nombrado para ese cargo clave siete meses atrás, sin mayor experiencia diplomática pero sí con antecedentes de colaboración administrativa y política con el exgobernador mexiquense Alfredo del Mazo, su presunto recomendador. Y de una manera insólita, se aceptó abiertamente que el cambio de representante en Washington obedece a estrategias y tácticas relacionadas específicamente con uno de los contendientes en las primarias estadunidenses, el republicano Donald Trump, triunfalmente convertido así en eje explícito de las decisiones de gabinete de Enrique Peña Nieto.

El arribo de Basáñez a la estratégica embajada en Estados Unidos era inexplicable, aún cuando el nombramiento de diplomáticos en lo que va del presente sexenio ha incluido casos escandalosos de impericia, amiguismo e incluso proclividad delictiva. En una plática organizada en la capital del Reino Unido por la London School of Economics, a mitad del mes recién pasado, el afortunado profesor Basáñez relató así el proceso que le había llevado a Washington: “No me di cuenta que el presidente de México, que conocí como un adolescente en los días (en los que trabajé) en el gobierno del estado de México, me había puesto atención a lo que yo decía. Fue hasta que el día en que (Peña Nieto) me dijo: has estado escribiendo, platicando y dando conferencias sobre qué es lo que México debe hacer en Estados Unidos. ¿Por qué no vienes ahora y lo aplicas? Y me agarró por sorpresa y dije ¡nonono! Yo dije que México lo debería hacer, ¡pero no yo! Y, para hacer la historia corta, aquí acabé.”

En esa misma ocasión, según nota publicada en Excélsior (http://goo.gl/bOlgaa), el embajador Basáñez hizo futurismo de corte blanquiazul, pues dijo que “Margarita Zavala es una gran persona, muy bien entrenada y con buenas ideas. Seguramente ella podría ser una gran candidata (presidencial) para el PAN y espero que el PAN la apoye. Ella ha dicho claramente que si el PAN no la apoya, ella se presentará como independiente. Y no creo que eso sería bueno para el PAN porque tiene una muy buena, fuerte presencia”.

La ruptura del sueño adolescente fue explicada por la secretaria de relaciones exteriores, Claudia Ruiz Massieu Salinas de Gortari, como consecuencia de una debilidad, o falta de firmeza, de ese embajador Basáñez ante circunstancias como las planteadas por el cavernario Donald Trump, quien a sus continuas agresiones y amenazas contra México y sus migrantes ha añadido la virtual declaratoria de guerra económica en caso de llegar a la Casa Blanca, pues afirma que para el pago del muro fronterizo que desea construir se podrían embargar o condicionar los envíos de remesas hacia nuestro país (peligroso disparate al que el propio Barak Obama dio rápida respuesta descalificatoria).

Para suplir al amigo de adolescencia, Basáñez, se ha obtenido el beneplácito de Estados Unidos a favor de Carlos Sada Solana, quien fue secretario de desarrollo social y económico en el gobierno de Heladio Ramírez y presidente municipal priista de la ciudad de Oaxaca. Con dos décadas y media en el servicio diplomático, Sada ha recibido buenas calificaciones como cónsul en Toronto, San Antonio, Chicago, Nueva York y, hasta ayer, en Los Ángeles.

Aún así, el Tucot diplomático (Todos unidos contra Trump) no dependerá de la presunta debilidad del amigo Basáñez (EPN, benévolo, dijo ayer que su salida de Washington no era propiamente un despido o una destitución, sino una “remoción” y que incluso podría ser reacomodado en otra embajada) o de las habilidades del entrante Sada. Para empezar, resulta un error anunciar el cambio de jugador en el campo de las barras y las estrellas con el propósito de “enfrentar” a un escandaloso que aún no es el rival oficial.

Se ha tardado Peña Nieto en actuar políticamente contra el magnate con viabilidad de llegar a la Casa Blanca, pero los reacomodos político-administrativos (se prepara una tanda de movimientos en los consulados de México en Estados Unidos) de poco sirven si solo constituyen maniobras de gatopardismo para aparentar combatividad (o culpar de la falta de ella a un subordinado) en defensa de los migrantes mexicanos que en términos generales se saben desatendidos por sistema por ese aparato de representación diplomática.

En la Ciudad de México se cumplió el primer día del Hoy no circula adaptado a la crisis ambiental en curso. Los hábitos de organización familiar y laboral de muchos capitalinos fueron afectados por el retiro de más unidades automotrices durante un día, según las nuevas disposiciones. La gran ironía urbana fue el volcar a una gran cantidad de usuarios de automóviles a una red de transporte público que pareciera no estar en condiciones de recibir más pasajeros sino a cuenta de agravar el padecimiento sobrehumano de la clientela tradicional.

A pesar de todo, y porque la carga de emisiones tóxicas no proviene solamente del circular automotriz, la calidad del aire fue mala hasta llegar a niveles declarados de contingencia. La figura política de Miguel Ángel Mancera también está en condiciones difíciles. Más allá de las prohibiciones al tránsito de vehículos que cuentan con hologramas de verificación de que no contaminan, y por tanto deberían moverse sin las restricciones recientes, no se toman decisiones de fondo ni contra grandes intereses como los industriales. La crisis continúa.

Astillas: En Islandia renunció el primer ministro cuyo nombre apareció entre los Papeles de Panamá. En México, mientras tanto, se afinan los mecanismos para que nada suceda más allá de las declaraciones… Se multiplicaron ayer en internet los mensajes programados para acusar de “ayotzinarcos” a padres de familia y abogados, tratando de colocarlos en la mira de presuntas venganzas violentas de parte del “crimen organizado”… ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.