reforma energética
México S.A: Banco Mundial recorta
9 junio, 2016
PRI, indeciso sobre aumentar dosis de mariguana
PRI, indeciso sobre aumentar dosis de mariguana
9 junio, 2016

Astillero: Amoríos PAN-PRD

Astillero, Pacto por México
  • ¿Alianza en 2018?
  • AMLO, en solitario
  • Presiones contra Trump

Ricardo Anaya y Agustín Basave suscribieron ayer una especie de carta de intención electoral amorosa para 2018. Los dirigentes del PAN y el PRD se prodigaron mutuos elogios, sobre todo el joven queretano que atribuyó al sol azteca, pero especialmente al neoleonés Basave, un papel clave para construir alianzas en Durango, Veracruz y Quintana Roo. Anaya recordó incluso cómo su contraparte llegó al extremo de poner su renuncia sobre la mesa si no le permitían concretar las negociaciones con Acción Nacional.

Según lo dicho durante un acto que contó con la presencia de los presuntos ganadores de los comicios dominicales en estas entidades (Rosas Aispuro, Yunes Linares y Joaquín González), el avenimiento irá más allá de lo electoral y se traducirá en programas de gobierno (es decir, ha de entenderse que habrá cargos para perredistas en estas entidades en las que los ganadores están adscritos a la plantilla de blanco y azul, en los casos Durango y Veracruz, y al peñismo “disidente” en el caso de Quintana Roo).

Cierto es que las ganancias electorales verdaderas corresponden al PAN, pues éste avanzó donde puso candidato propio, tanto en las alianzas con el PRD como en otras entidades donde fue en solitario, y ninguna propuesta propia del sol azteca obtuvo el triunfo. Incluso en uno de los puntos de disenso de los tratados Anaya-Basave, el correspondiente a Puebla y Tlaxcala, donde cada partido fue por su lado a pesar de una inicial intención de concurrencia, el PAN se impuso (o más puntualmente, el gobernador Moreno Valle haciendo ganar a su favorito, Antonio Gali), mientras la candidata en Tlaxcala del PRD y más específicamente de Basave, Lorena Cuéllar, perdió.

Pero, a pesar de todo, los dirigentes del PAN y el PRD se esmeraron en darle viabilidad a alianzas futuras, lo cual tiene especial relevancia dentro del libreto de construcción de una candidatura presidencial compartida. Basave ya ha adelantado que él está a favor, pero con la condición de que el abanderado sea un “independiente” o “externo”. Entre los nombres posibles, desde el flanco perredista se ha hablado de Juan Ramón de la Fuente y José Woldenberg e incluso en la falacia de considerar a Miguel Ángel Mancera como ajeno a partidos, cuando sabido es que en los hechos maneja al PRD cuando menos en la capital del país. Falta saber, desde luego, si Basave dejará la presidencia del comité perredista, como semanas atrás hizo saber, incluso con la advertencia de que tomaría la decisión “con independencia de los resultados electorales”.

En el PAN no piensan en externos sino en procesar las aspiraciones de sus “internos”, la abogada Margarita y su esposo desbordado, el poblano Moreno Valle que ayer mismo comenzó a reforzar públicamente su posicionamiento aspiracional, y el propio Anaya que se considera ya una especie de prócer electoral.

Andrés Manuel López Obrador, por su parte, ha hecho saber que su partido competirá en 2018 sin alianza alguna, pues considera que “sí le alcanza” para ganar la Presidencia de la República en solitario. Reiteró incluso que en estos comicios “nos fue bien porque fuimos solos, nuestra alianza es con los ciudadanos. Creo que sólo hay dos partidos en México: todos los demás y Morena”. También señaló que Osorio Chong y Zavala serían candidatos adecuados para que él pueda triunfar.

El cónsul general de México en Austin, Texas, Carlos González Gutiérrez, pidió a la Secretaría de Relaciones Exteriores que “a través de los canales que se estimen más adecuados, se haga del conocimiento de los directivos del International Bank of Comerce la extrañeza de nuestro Gobierno por la participación tan prominente de Dennis E. Nixon (presidente y director ejecutivo del IBC) en la campaña del candidato republicano (Donald Trump), en tanto que no corresponde con la fructífera y estrecha relación que dicha institución financiera mantiene con México. Más aún, en opinión del suscrito, esta coyuntura ofrece una oportunidad para manifestar con toda claridad que este tipo de acciones tienen un costo e impactan negativamente la relación con México, de la cual depende en gran parte el propio IBC Bank”.

La solicitud de intervención censora del gobierno mexicano ante la definición política de un ciudadano estadunidense se funda en un volante en el que se invita a una reunión con Trump, en la ciudad de San Antonio, el próximo viernes 17. En lo alto de esa hoja volante está el nombre del citado Nixon, como codirector de finanzas de la campaña del republicano en esa entidad. El banco que dirige Nixon, el IBC, con oficinas centrales en Laredo, es “uno de los bancos más importantes en Estados Unidos” y su éxito “depende en buena medida de la enorme cartera de clientes mexicanos que maneja”. ¿Así promoverá la administración Peña presiones contra empresas verdaderamente grandes del vecino país, con clientela mexicana, que apoyan a Trump? ¿Así se pretende intervenir en la política estadunidense, lo que a la vez dará luz verde al entremetimiento aún más abierto de Washington en política y elecciones mexicanas?

Por otro lado, Vicente Serrano, del programa de radio Sin Censura, en Chicago, informó que paisanos iniciaron allá un boicot (éste, a título propio, no gubernamental; con plena legitimidad individual) contra Home Depot, la empresa minorista estadounidense de mejoramiento del hogar, bricolaje y materiales de construcción, debido al apoyo a Trump de parte de uno de los fundadores de la firma, Bernie Marcus. Directivos de Home Depot aseguraron que Marcus ya no tiene manejo operacional en el negocio, pero los activistas mexicanos, entre ellos Jorge Mújica, demandan que la Junta Directiva defina de qué lado está, si con “quienes los hacen ricos” o con el virtual candidato republicano y, si prefieren a éste, “¡no con nuestro dinero!”.

Y, mientras el monero Hernández puso ayer en Twitter un consejo electoral de oro para una precandidata presidencial panista, al sugerir que “Siguiendo el ejemplo de Yunes, Margarita Zavala debería prometer meter a la cárcel a Felipe Calderón. Arrasaría”, ¡hasta mañana!

 

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.