Indeleble
27 septiembre, 2016
El debate en EU, un encuentro de provocaciones
27 septiembre, 2016

Astillero: Ayotzinapa llega al Zócalo

Astillero, Pacto por México
  • Señalamientos contra EPN

  • Las “últimas consecuencias”

  • Sanción “temporal” a Duarte

Faltando un cuarto para las siete de la noche, el seguimiento al minuto que realizó La Jornada en su portal de internet consignaba, con una fotografía de Carlos Ramos Mamahua como testimonio: “Zócalo a su máxima capacidad y siguen llegando”. Los reportes de Emir Olivares y José Antonio Román, y las gráficas también aportadas por Jair Cabrera, daban cuenta de la cuantía y textura de la marcha que había salido del Ángel de la Independencia y desembocaba en la Plaza de la Constitución (otras veces escamoteada a protestas ciudadanas).

Y ahí, en ese Zócalo capitalino, se reiteraron las demandas que diariamente sostienen familiares y padres de los 43 y ciudadanos solidarios con esa lucha. Dos años después, no hay nada que aliente la esperanza de que la actual administración federal vaya a resolver el enigma igualteco. Por el contrario, y así fue dicho desde el templete colocado a un lado del Palacio Nacional: el gobierno peñista se ha conducido de manera cómplice, y el ocupante de Los Pinos ha asumido conductas que deberían llevarlo a un proceso judicial en forma.

En otras partes de México y del extranjero se desarrollaban marchas y manifestaciones en demanda de verdad y justicia por el caso de los desaparecidos normalistas de Ayotzinapa, mientras el cinismo institucional se mostraba impune, floreciente. Desde Cartagena de Indias, Enrique Peña Nieto emitió una declaración ayuna de autocrítica y rebosante de demagogia. Desde luego, recurrió a la frase tan clásica como sabidamente inerte: llegar “hasta las últimas consecuencias”. Y aseguró que “ no hay otro interés. El único que el Gobierno de la República ha puesto por delante, con total apertura y transparencia, es precisamente saber qué fue lo que ocurrió ahí, en Ayotzinapa, en Iguala”.

¿”Apertura y transparencia”? Así lo dijo Enrique el Viajero. También aprovechó la oportunidad para tratar de colocar a su favor el trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), pues aseguró que se ha contado con la “participación” de organismos como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), a la que México “le ha abierto el espacio para involucrarse, para conocer, para que coadyuve en los trabajos que correspondan a la autoridad responsable de llevar a cabo la investigación, que es la Procuraduría General de la República”. En realidad, a los miembros del GIEI se les cerró “el espacio”, se les impidió “involucrarse” y, a fin de cuentas, se les botó del país, y a ellos y a la CIDH se les enderezó una campaña de difamación destinada a impedir que siguieran asomándose a las oscuridades que el gobierno federal desea sigan así.

Otro declarante sin memoria histórica fue Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de gobernación que amagó con que el gobierno federal “seguirá actuando con determinación y transparencia” (gulp) en el caso de los 43. Además, repitió una frase que en las circunstancias actuales resulta tragicómica: “ni olvido para las víctimas ni perdón para los culpables. Ese es el compromiso del Gobierno de la República”.

En el flanco priista, por su parte, se decidió suspender (de manera “temporal”, en espera de posteriores resoluciones judiciales, que podrían exonerarlo) los derechos partidarios de uno de sus personajes más representativos, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, caído en desgracia política por diversas razones (¿haber apoyado a “otro partido”, como ha denunciado el senador Héctor Yunes?), no necesariamente las argüidas en la comisión de justicia de la organización tricolor. Además del propio Duarte, se extendieron las sanciones a seis funcionarios veracruzanos subordinados al actor principal.

La insólita pretensión de castigar a un gobernante por corrupto e ineficaz forma parte del posicionamiento propagandístico que desean asumir el PRI y Los Pinos rumbo al 2018. Es obvio que si la guillotina funcionara de forma pareja, varias casas de gobierno se quedarían sin inquilino en lo inmediato, incluyendo la federal. Pero Duarte de Ochoa es el actor ideal para la representación teatral en curso. Por ello, anoche la citada comisión priista cumplió con la orden superior de dar el paso en contra del veracruzano, ya con la maquinaria propagandística lista para postular al PRI como el partido de la lucha “verdadera” contra la corrupción, el único capaz de “castigar” a alguno de sus miembros perniciosos.

El golpe a Duarte de Ochoa busca dar réditos a Los Pinos y su fantasmal lucha contra la corrupción. Además, arrebata al panista Miguel Ángel Yunes Linares la bandera de buscar castigo contra el priista que, ahora, parecerá llevado ante la ley por su propio partido (lo cual permitiría, más adelante, acomodar las resoluciones judiciales para no dañar tanto al cómplice veracruzano e incluso levantarle las sanciones partidistas “temporales”, si políticamente eso fuera posible).

Astillas: Hoy se cumplen 55 días que desapareció en París José Luis Zamora Valdés, de 38 años de edad, catedrático de la Universidad Veracruzana, quien había pasado unas vacaciones en Madrid, de donde tomó un vuelo a México, con escala en la capital francesa (https://goo.gl/9VZhvf ). Zamora Valdés fue asaltado en París, por lo que tramitó nueva documentación. La embajada mexicana en aquella ciudad fue el último sitio donde lo vieron. Familiares y amigos del desaparecido piden que cualquier información sea enviada a buscoapepe@gmail.com o a @BuscoaPepe , en Twitter, y solicitan al embajador Juan Manuel Gómez Robledo y a la titular de la SRE, Claudia Ruiz Massieu, que insistan ante autoridades franceses en la búsqueda del mexicano… Édgar Medina, desde su cuenta @edgarme29 , dio ayer una prueba gráfica del desbordamiento delictivo en la Ciudad de México. Dos personas, con chamarras y tapando parte de su rostro, asaltaban a automovilistas “en la lateral del Periférico, a la altura de la Fuente de Pemex”. La fotografía muestra a los delincuentes actuando al mismo tiempo contra ocupantes de dos vehículos diferentes (https://goo.gl/uaa5Mn )… ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.