reforma energética
México S.A: Deuda pública a galope
3 junio, 2016
Despliegan más de 4 mil policías para evitar 'toma' del AICM por la CNTE
Despliegan más de 4 mil policías para evitar ‘toma’ del AICM por la CNTE
3 junio, 2016

Astillero: Elecciones, ¿qué tan sucias?

Astillero, Pacto por México
  • Trampas y violencia
  • Eruviel “ayuda” a párrocos
  • Les regala efectivo y materiales

No es exagerado señalar al proceso electoral en curso como el más cargado de ingredientes oscuros y violentos de las últimas décadas. Nunca como ahora se había hecho tan presente el poder del Crimen Organizado, no sólo para apoyar o inhibir ciertas candidaturas sino incluso, ahora, con el creciente enfrentamiento entre cárteles partidistas en Tamaulipas. Nunca como ahora se había producido tal profusión de material de agravio entre candidatos y partidos, en una descarnada pelea que da cuenta de la densidad de los intereses en juego.

El Partido Revolucionario Institucional parece afectado por el documentado rechazo ciudadano al ejercicio administrativo y político de Enrique Peña Nieto. Aún así, el bando tricolor espera ganar varias gubernaturas “cautivas” y pelea con todo el arsenal defraudador histórico para no dejar ir el triunfo en Oaxaca y Veracruz. Hay tal encono sembrado que el partido dirigido por Manlio Fabio Beltrones (quien se juega este domingo su boleto a la final 2018) parece predispuesto a buscar la anulación de resultados en lugares como Puebla.

El PAN y el PRD representan una oposición meramente nominal, postulando (salvo en Chihuahua, con el blanquiazul Javier Corral) “alternativas” que no son sino garantía de continuidad del mismo esquema político en curso, aunque con nombres diferentes. En particular, el sol azteca vive una crisis en espera de confirmación numérica dominical, sin cuadros ni dirección fuerte, acalambrado en sus remolinos internos.

Morena ha crecido lo suficiente para desplazar en varias entidades al PRD e incluso tener al alcance la posibilidad de las gubernaturas de Veracruz (si el PRI no aplica allí toda su experiencia marrullera) y Zacatecas (donde la fuerza real es del grupo de los Monreal). En Oaxaca, el activismo de última hora de la sección 22 a favor del partido lopezobradorista puede darle buenos números. Lo esencial, sin embargo, no serán estos resultados locales (a los que se sumará la amplia cosecha en el Constituyente de la Ciudad de México), sino el mejor posicionamiento nacional de AMLO rumbo a 2018, que tal es finalmente el objetivo estratégico.

Los caminos presupuestales de Eruviel Ávila deberían ser escrutables. El gobierno del Estado de México ha programado peculiares “ayudas” a párrocos y catequistas de la arquidiócesis de Tlalnepantla, a cargo del arzobispo Carlos Aguiar Retes, quien fue presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam). La constancia está en un documento titulado “Programa de apoyo del Gobierno del Estado a los catequistas y CARS” (https://goo.gl/XqcXLG). Los CARS son los Consejos de Acción y Responsabilidad Social: una representación parroquial que adquiere “personalidad jurídica para la generación de consensos con las diferentes entidades de gobierno e instituciones privadas, con el perfil necesario para la obtención y aplicación de los recursos de diversos planes y programas sociales” (https://goo.gl/rx3jC2).

En dicho “Programa” (se ha respetado la puntuación original), monseñor Óscar Camacho Macías, vicario episcopal para los laicos en el mundo, de la arquidiócesis de Tlalnepantla, “informa” del “apoyo correspondiente a $2750 pesos, el cual será entregado en una sola exhibición en una tarjeta bancaria. El apoyo es para hombres y mujeres de 18 a 59 años, cuyo nombre haya sido proporcionado en lista. Si el o la catequista no están en el rango de edad, puede introducirse otra persona en sustitución con autorización del párroco”. A los futuros beneficiarios “se les citará con previo aviso en la sede del decanato para llenar la solicitud y hacer la entrega de los documentos de manera personal. El o la catequista deberá de vivir en el Estado de México. No deberá de estar inscrito o ser beneficiaria de otro programa gubernamental. En todo caso se podrá nombrar a otra persona la cual deberá aparecer en la lista con la previa autorización del párroco”. La fecha límite para la entrega de las listas fue el pasado lunes 23 de mayo. De lo anterior se envió copia al licenciado Bernabé Montes de Oca, “encargado de la relación con el Gobierno del Estado” y al presbítero Yibram Lugo Cruz, “Comisión de Pastoral Social”.

En otro documento, titulado “Obtención de los recursos del Gobierno del Estado” (https://goo.gl/hE4Hs9 ), el mismo monseñor Camacho Macías informa que “en coordinación con el presbítero Lugo Cruz” se determinó que “para el programa de los 4000 puntos de material, es indispensable que cada sacerdote responsable de parroquia haya llenado los formatos correspondientes de lo contrario no podrá aprovecharlos. Una vez reunidas las solicitudes de cada parroquia, se entregará copia del concentrado por Vicaría Episcopal Territorial, para que sea de su conocimiento qué y cuánto material se entregará a los párrocos”.

Los párrocos contarán con quince días para pasar por su material a “las instalaciones de la Pastoral Social ubicadas en San Francisco Cuautlalpan, Naucalpan de Juárez” y “con el fin de subsanar los gastos correspondientes de maniobras, propinas y gastos para la protección del material como son lonas, tarimas, etc., se ha dispuesto que cada parroquia aporte 300 pesos para cubrir estos gastos”. Eso sí, “se les recuerda a los párrocos su responsabilidad para que los recursos recibidos cumplan con la voluntad del donante, beneficiar a la comunidad parroquial en general”.

Según las santas filtraciones hechas llegar a esta columna hereje, las aportaciones en efectivo a catequistas y a los citados CARS, y la entrega de material de construcción, pintura, cemento y láminas a párrocos, buscan consolidar la “buena relación” de la cúpula eclesiástica con el gobernador Eruviel Ávila. Similares ayudas, afirman, se encaminan a las diócesis de Cuautitlán, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tenancingo, Teotihuacán y Toluca. En febrero pasado, el papa Francisco dejó escrito en el libro de honor del seminario diocesano de Ecatepec su deseo de que los futuros presbíteros sean preparados “para ser pastores del pueblo fiel en Dios y no ‘clérigos de Estado’”. ¡Hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.