Cazando inversiones
31 marzo, 2016
México fracasó en proteger a menores migrantes, dice HRW
31 marzo, 2016

Astillero: Porkycracia en Veracruz

Astillero, Pacto por México
  • Agresiones sexuales impunes
  • Desaparecidas en Guadalajara
  • Contraproducente el Hoy no circula

Dijo ayer el gobernador Javier Duarte de Ochoa que en su estado no hay una juniorcracia, sino una “democracia plena que vivimos los veracruzanos”. No hay un sólo indicio que apuntale las osadas declaraciones del priista que dejará el poder en unos meses más. No se ha vivido en esa entidad nada parecido a la democracia sino a su antítesis, volcado el dinero público a la promoción de las planillas del partido oficial a nivel estatal y también a nivel nacional (recuérdense las maletas con millones de pesos en efectivo descubiertas años atrás en el aeropuerto de Toluca). Y sí es una realidad que juniors pertenecientes a familias de la élite veracruzana han recibido el favor de la administración estatal para eludir la acción de la justicia en casos de violaciones de menores de edad y mujeres en general.

Aunque tal vez lo que se vive en Veracruz no sea, ciertamente, una juniorcracia, sino una Porkycracia. Es decir, el gobierno de lo más sucio, mediante las maniobras más puercas, para conservar un cochino sistema de cosas. No sólo en cuanto a la administración pública, al manejo del presupuesto y el cumplimiento de las funciones constitucionalmente asignadas a los gobernantes. También y especialmente, en cuanto a la agresión tan sistemática como impune a periodistas, defensores de los derechos humanos, jóvenes (Tierra Blanca y Papantla como terribles casos recientes) y, con mucha insistencia, subrayada en semanas recientes, a mujeres, en especial a menores de edad.

El caso de los llamados Porkys, los cuatro juniors que atacaron en enero de 2015 a una joven, menor de edad, ha sido repugnantemente significativo. Confesión en video de los actos de violación sexual y difusión de ese testimonio pero las autoridades se aferran a coartadas legaloides para no actuar contra cuatro portadores de apellidos relevantes en la realidad veracruzana. Días después, otra agresión sexual en la que participa un hijo de un funcionario de la administración duartista, lo cual no implicaría por sí mismo una culpa para dicha administración, pero sí la tolerancia, el encubrimiento, la complicidad.

Las agresiones contra mujeres se han multiplicado en todo el país. Como consecuencia de la descomposición nacional y de la extendida percepción de que el dinero y las armas pueden permitir todo a quienes tienen tales recursos, el segmento femenino de la sociedad está cada vez más expuesto a lesiones, violaciones, secuestros y asesinatos. Las redes mexicanas de internet reportan con frecuencia cada vez mayor la desaparición de mujeres jóvenes, en muchos casos apenas adolescentes o por llegar a la mayoría de edad. En las páginas policiacas abundan las notas sobre ataques, la mayoría de ellos muy graves, a la integridad corporal de mujeres de la república entera.

El periodista jalisciense Rubén Martín ha publicado al respecto que “el grave problema de las desapariciones se ha vuelto una crisis grave en Jalisco, especialmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara. El año pasado se desapareció a tres personas por día en promedio, en los 75 días que van de este año son 4.6 personas al día las denunciadas como desaparecidas, según datos oficiales recolectados por el periodista Darwin Franco. Hablamos de un aumento de 50% en el número diario de desaparecidos, especialmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara” (http://goo.gl/3Sh2n3 ). Y en Vice News,  Duncan Tucker publicó un reportaje titulado “Hay una ola de mujeres secuestradas en Guadalajara (https://goo.gl/2BAUJD).

El físico Luis Mochán Backal (doctor en ciencias por la UNAM, donde además es investigador y catedrático; premio Universidad Nacional 2011 en investigación en ciencias exactas) ha publicado en el portal de la Academia de Ciencias de Morelos (http://goo.gl/4BCZ4T ) un artículo que deberían tomar en cuenta en las principales oficinas del contaminante gobierno de la Ciudad de México y, aunque no se refiere específicamente a este ámbito, también en el mexiquense.

Para agilizar el proceso burocrático de adquisición de conocimiento, esta columna comparte, con los funcionarios que corresponda, la conclusión del trabajo que el doctor Mochán elaboró: “Después de señalar mediciones que confirman que el programa Hoy no circula es contraproducente, hemos mostrado mediante una simulación computacional que el tiempo perdido por embotellamientos en el tráfico puede aumentar rápidamente conforme disminuye la velocidad permitida, en una proporción mucho mayor que el inverso de la velocidad, con un aumento correspondiente en la contaminación atmosférica producida. Entonces, es posible que los altos niveles de contaminación registrados recientemente sean debidos a la disminución de la velocidad decretada en el nuevo reglamento de tránsito de la Ciudad de México”.

También “es notable que la Ciudad de México ¡acaba de recibir la distinción como la Ciudad Más Congestionada del Mundo! (…) el 59% del tiempo empleado por sus habitantes en transporte es tiempo extra perdido debido al congestionamiento vial. Quizás la única forma de revertir este dudoso honor será desarrollando un amplio sistema de transporte público abundante, digno, cómodo y eficiente. No hacerlo tiene grandes costos ambientales y económicos, además de sus costos en tiempo, cultura y salud”.

Mientras tanto, La Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) ha anunciado medidas “emergentes” para tratar de paliar la crisis ecológica y de salud que se vive en la gran conurbación capitalina. Temporalmente (del 5 de abril al 30 de junio) se aplicará el Hoy no circula (en la Ciudad de México y en 18 municipios conurbados) a todos los vehículos automotores un día a la semana y un sábado al mes, conforme al color de la calcomanía que usen y con independencia del tipo de holograma que sea, y se modificarán las fórmulas para la declaración de contingencias ambientales. Burocracia, “emergencia” (lo “urgente” y no lo importante), corrupción y falta de proyectos sensatos y realmente positivos. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.