Declina Reyes, el calderonista
10 agosto, 2021
Se iguala el comportamiento del Dow Jones y la BMV en el 2021, como si ambas economías fuesen a tener el mismo crecimiento
10 agosto, 2021

Burócratas tiernos y podridos

Federico Anaya Gallardo

Decíamos la semana pasada que la alta abstención en los ejercicios de participación ciudadana es un hecho constante y no una respuesta específica a la consulta popular que se acaba de realizar el 1 de agosto de 2021. Y afirmé que tiene que ver con la tramposa separación de los procesos de democracia participativa y las elecciones ordinarias. La simple comparación de los resultados obtenidos en ejercicios equivalentes, desde 1998, nos mostró lo anterior. ¿Por qué entonces nuestro “círculo rojo” de comentaristas repitió las mismas explicaciones falsas acerca de la baja participación ciudadana? Sencillo. Porque a esos opinadores les interesa dejar a las y los ciudadanos de a pie fuera de las decisiones importantes. En ello funcionan, son funcionarios, burócratas, voceros del terror pánico de las élites frente al pueblo.

Las élites (popolo grasso) sólo están dispuestas a que la masa, the mob, la foule, el popolo magro, elija entre proyectos específicos dentro de un presupuesto participativo que, por cierto, NUNCA rebasa una fracción minúscula del total de las erogaciones del Estado. En el Distrito Federal (hoy Ciudad de México, mañana Anáhuac) el presupuesto participativo llegó al 3.25% en 2020 y a 3.50% en 2021. Por mandato de la Ley de Participación Ciudadana de la Ciudad de México de 2019 se elevará a 3.75% en 2022 y a 4% en 2024. Pero ese 4% es su tope, de acuerdo al segundo párrafo del artículo 116 de esta norma. ¡Y esta es la entidad federativa más democrática y participativa!

Para decidir lo grande los pequeños no son nunca invitados. De allí que la reforma al Artículo 35 de la Constitución General de 2012 que incluyó las consultas populares como derecho de la ciudadanía ordenase tajante que NUNCA se someterían a consulta “el sistema financiero, ingresos, gastos y el Presupuesto de Egresos de la Federación” (este es el texto vigente, actualizado en 2019). Siguiendo esta regla fue que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó en 2014 tres de cuatro propuestas de consulta popular. Vale la pena recordarlas. (Liga 1.)

Una, la más famosa, era impulsada por Morena (que reunió 2.9 millones de firmas) y pretendía preguntar a las y los ciudadanos: “¿Estás de acuerdo o no con que se otorguen contratos o concesiones a particulares nacionales o extranjeros para la explotación del petróleo, el gas, la refinación, la petroquímica y la industria eléctrica?”

Otra fue impulsada por el PRD (que reunió 4.2 millones de firmas) y proponía preguntar lo que sigue: “¿Está de acuerdo con que se mantengan las reformas a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución en materia energética?”

La tercera la impulsaba el PAN (que reunió 2.5 millones de firmas) y consistía en lo siguiente: “¿Estás de acuerdo con que la Ley Federal de Trabajo establezca que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos fije un nuevo salario mínimo que cubra todas las necesidades de una familia para garantizar al menos la línea de bienestar determinada por el Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social)?”

Estas tres consultas fueron rechazadas por una mayoría abrumadora del Tribunal Pleno de la SCJN –alegando que todas impactaban, directa o indirectamente, los ingresos del Estado. Sólo el ministro José Ramón Cossío Díaz se opuso a una interpretación tan amplia del interés fiscal del Estado, señalando que era contraria al espíritu de la reforma constitucional que había establecido la consulta popular como un derecho ciudadano. En opinión de Santiago Laborde Yáñez, “este primer precedente de la Corte en materia de consultas populares, [cerraba] la puerta para casi cualquier tipo de propuesta de consulta popular ya que muchos de los temas que podrían cobrar trascendencia nacional tendrán, muy probablemente, implicaciones indirectas sobre los ingresos o egresos del Estado.” (Liga 2.)

Finalmente, debemos recordar que el PRI reunió 6 millones de firmas y proponía preguntar a la ciudadanía: “¿Estás de acuerdo en que se modifique la Constitución para que se eliminen 100 de las 200 diputaciones federales plurinominales y las 32 senadurías plurinominales?” Esta consulta también fue rechazada por la SCJN alegando que infringía la prohibición de consultar la materia electoral. De nueva cuenta, la mayoría del máximo tribunal interpretó expansivamente la temática y consideró “electoral” la composición de las cámaras. (Liga 3.) Aquí, otra vez, destacó la posición garantista del ministro Cossío, quien afirmaba que “las restricciones previstas en el artículo 35 únicamente ‘limitan a las consultas populares temáticamente, no en sentido normativo u orgánico’.”

Regresemos a la consulta popular de 2021. ¿Qué la distingue de esos cuatro intentos en 2014? Primero, que los promoventes ciudadanos actuaron de manera independiente a los partidos políticos. Nota, lectora, que en 2014 las consultas con más firmas reunidas fueron las promovidas por el PRI (6 millones) y el PRD (4.2 millones). Morena, que apenas acababa de lograr su registro como partido político en ese año, reunió 2.9 millones de firmas mientras que el PAN –un partido de cuadros, no de masas– reunió sólo 2.5 millones. En otras palabras, en 2021 las y los ciudadanos que acudieron al llamado de Ariadna Bahena y Omar García resultaron tan efectivos como el más viejo de los partidos políticos de nuestro sistema electoral (el PAN) y reprodujeron la vitalidad del partido-movimiento que ganó la elección de 2018.

Las élites intelectuales de nuestra República le debemos a todos esos millones de ciudadanas y ciudadanos que desde 2014 desean llevar a consulta multitud de temas explicaciones más elaboradas y sinceras de lo que está ocurriendo. Por ejemplo, sabemos que el impulso a la consulta popular de 2021 por parte del Presidente López Obrador no estaba coordinado, sino en extraña competencia, con el que desde abajo empujaban “los espontáneos” de Ariadna y Omar. También sabemos que Morena no se manifestó con claridad en el proceso de discusión y análisis que preparó a la jornada electoral del 1 de agosto de 2021, pero en la intelligentsia casi nadie se ha puesto a analizar estos temas específicos, preocupantes y urgentes.

Por cierto que Morena hizo bien en no participar en la consulta popular de 2021, porque el Artículo 35 Constitucional fracción VIII numeral 4 segundo párrafo es muy claro: “El Instituto [Nacional Electoral] promoverá la participación de los ciudadanos en las consultas populares y será la única instancia a cargo de la difusión de las mismas…”

Nota, lectora, que esta regla draconiana, que de facto vuelve ilegal la participación de los partidos políticos en los procesos de consulta popular, no existía en la reforma constitucional de 2012. Apareció sólo en 2019, cuando la oposición de derechas finalmente aceptó la iniciativa obradorista de Revocación de Mandato. Es uno de los quid pro quo, una de las “compensaciones” que las derechas obtuvieron a cambio de “ceder” ante la propuesta de revocar el mandato presidencial. ¿Qué buscaban el PRI, PAN y PRD con ello? Evitar que Morena cooperase con la ciudadanía en la promoción de las consultas que impulsara la izquierda. Ciertamente, también cortaron la posibilidad de enlazarse ellos con el pueblo, pero esto no les interesa mayormente.

Frente a este tipo de artimañas y juegos perversos la ciudadanía mexicana merecería explicaciones complejas de parte de su “círculo rojo”. Pero los “altos lores” de nuestra aristocracia intelectual no parecen estar dispuestos a entrar en detalles. En lugar de ello, nos recetan las cantaletas de siempre acerca de la apatía y abulia del pueblo –guardando contumaz silencio acerca de los mil obstáculos que ellas y ellos han ayudado a poner a la participación de las masas en la política nacional. Ellas y ellos son los burócratas tiernos y podridos de los que cantaba Amaury Pérez. La semana que viene hablaré de las aventuras de uno de ellos.

agallardof@hotmail.com

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:
https://www.animalpolitico.com/blog-invitado/la-consulta-popular-llega-la-suprema-corte/

Liga 2:
https://eljuegodelacorte.nexos.com.mx/el-futuro-de-la-consulta-popular/

Liga 3:
https://www.internet2.scjn.gob.mx/red2/comunicados/noticia.asp?id=2966