Detienen a Antonio Cruces, ex secretario de Salud de Jalisco
13 noviembre, 2019
Tren Maya y consulta de verdad
14 noviembre, 2019

Caso Karla Pontigo: la SCJN ordena reponer investigación como feminicidio

María Elena Yrízar Arias

La joven Karla Pontigo Lucciotto, de 22 años, fue encontrada por su hermano herida y moribunda sobre un charco de sangre en el interior la discoteca Play Club de San Luis Potosí, donde ella trabajaba como edecán. Inmediatamente fue trasladada al Hospital Central donde desgraciadamente unas horas más tarde murió, a las 1:15 horas.

Su muerte, el 29 de octubre de 2012, fue ampliamente conocida en razón de que su familia hizo pública su inconformidad por la forma y términos en que se fueron dando los hechos posteriores. La familia de Karla denunció entonces que el Hospital Central no documentó las lesiones que presentaba en su cuerpo moribundo y la violencia que se había ejercido en su perjuicio.

Otro aspecto que señalaron fue que la escena del crimen no fue resguardada adecuadamente, ya que se alteró para borrar los signos de violencia que allí se dio, desde limpiar la sangre hasta recoger los vidrios que se habían roto en el incidente. Y otro aspecto muy importante fue que el ministerio público llegó al lugar de los hechos hasta 48 horas después.

En aquel tiempo, resultó que la Procuraduría califico los hechos como un homicidio culposo por haber sido accidente –según argumentó la dependencia– no obstante que Karla había sido violada y habían tratado de matarla en el interior del bar. Lo más delicado de este asunto es que el médico legista, cuando dio su peritaje sobre el cuerpo de Karla, certificó haber encontrado indicios de violencia sexual, además de las lesiones que sufrió, las cuales le causaron la muerte. Pero, resultó que se perdió el documento de los autos de esa averiguación penal, sobre el resultado de la necropsia, donde constaba que tuvo 39 lesiones en su cuerpo, que varias de las heridas de Karla eran en genitales, labios, ojos y cráneo y zonas cóncavas que difícilmente se habría hecho al estrellarse contra una superficie plana.  Así es que en lugar de investigarse como un feminicidio se investigó como un simple accidente de un homicidio culposo del dueño de la discoteca, Jorge Pedro Vasilakos Reyes, que al ser consignado al juez penal, este señor salió libre bajo fianza.

El feminicidio se define como el asesinato de mujeres debido a su condición de género, es decir, por el mero hecho de ser mujeres, por lo cual es siempre perpetrado por un hombre.

En el año 2015, la madre y hermano de Karla promovieron un Juicio de amparo, para que el asunto de su familiar fuera investigado como un feminicidio, desde luego, aportando todas las pruebas posibles para demostrar la mala actuación que tuvo la Procuraduría e inclusive el mismo juez penal, al conocer el caso, pero fue hasta ayer que la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictó sentencia y ordenó al juez de distrito que se le dé la calidad de víctimas a la familia de Karla Pontigo y éste deberá notificar a la Fiscalía General de Justicia del Estado de San Luis Potosí, para que inicie la averiguación previa bajo el protocolo de feminicidio.

También ordenó que se investiguen las responsabilidades administrativas y penales contra agentes del Ministerio Público, peritos, policías ministeriales y funcionarios de alto nivel, que participaron en la mala integración de la averiguación. Que se sancione a los responsables, ya que el procurador de ese año fue  Miguel Ángel García Covarrubias.

Este es el segundo caso de feminicidio que llega a la SCJN; el primero fue atraído el 25 de marzo de 2015, cuando la Primera Sala, especializada en materia penal, determinó  conceder un amparo para reabrir el caso de la muerte de Mariana Lima, una mujer del Estado de México que, según sus familiares, fue asesinada por su esposo en 2010, quien era policía judicial de esa entidad. Tras el fallecimiento de la mujer, el caso fue cerrado sólo con la declaración de su marido de que ésta se había suicidado, cuando en realidad no fue así, porque la mató el mismo esposo.

San Luis Potosí es la octava entidad en el país con mayor tasa de feminicidios y la ciudad capital está dentro de las 10 ciudades con más alto feminicidio del país.

Ayer, la resolución que emitieron por unanimidad los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dio una posibilidad de sancionar a las autoridades responsables, que tuvieron omisiones y negligencias. Además, es una muestra de que sí se puede obtener de la Corte que las autoridades de San Luis Potosí hagan su trabajo de manera adecuada conforme al marco legal.

Este caso es una sentencia histórica en la lucha por justicia, la orden de la SCJN de abrir la investigación de feminicidio, entre otros aspectos, la investigación debe ser primero sobre los hechos del feminicidio, pero, en otro aspecto, deberá la Fiscalía investigar por qué se incurrió en esas responsabilidades, así como  sancionar a los responsables y la reparación del daño causado a los familiares de Karla.

Fueron siete largos años de lucha y de evidenciar el mal manejo que se hizo en este caso por la Procuraduría de Justicia. Pero existe la esperanza de que esta resolución sirva como un precedente importante para los criterios que se establecen en la jurisprudencia de la Corte.

[email protected]