Industriales de EU piden a López Obrador equiparar sectores esenciales
15 abril, 2020
Sombrío lienzo AMLO-IP
16 abril, 2020

Como en la feria y con el Covid-19, cada quien habla de cómo le va en ella

María Elena Yrízar Arias

Hay un hecho indiscutible que se ha estado dando desde la llegada del Covid-19 a nuestras vidas: que estamos viviendo un paro de las  actividades que eran cotidianas, como trabajar, llevar a los niños a las escuelas, producir, viajar, consumir productos, alimentos en establecimientos públicos y un sinfín de actividades que han sido suspendidas de tajo.

Esta política de “Quédate en tu casa” tiene como objetivo la no propagación del coronavirus, evitando así las muertes que pudiera provocar esta pandemia. Consecuentemente, estamos en un estado de expectación a ver cómo se presentan las cosas en nuestro estado y qué va a pasar.

El martes de esta semana, leí a Mario Luis Fuentes (ex director nacional del DIF, en el gobierno de Ernesto Zedillo) quien publicó en Excélsior y afirma que “hoy estamos frente a lo desconocido, y tenemos por ello el reto y la responsabilidad de reaccionar, aunque suene paradójico, con una reflexión pausada, con una lectura atenta de los fenómenos históricos que tenemos enfrente, pues ante quienes claman que ante la crisis no hay tiempo, la pregunta obligada es cuánto y qué sabemos nosotros del tiempo. Habrá que separar pues, lo urgente de lo estructuralmente prioritario; es decir, actuar con inteligencia y arrojo frente a las emergencias sanitaria y económica; pero también ante lo que nos colocó en la imperiosa necesidad de cuestionarnos, otra vez, en torno al rumbo de la humanidad, con base en la evidencia de nuestra vulnerabilidad ante la enfermedad y la muerte; y el carácter de nuestra frágil existencia”.

Sobre este problema que ahora vivimos, las reacciones y posturas resultan interesantes de observar. Por esa razón, este artículo se llama “Como en la feria y con el Covid-19, cada quien habla de cómo le va en ella”, por ejemplo, el Gobierno del Estado, a través del Comité Estatal para la Seguridad de la Salud, Miguel Angel Lutzow Steiner, director de Salud Pública, afirmó ayer que sólo hay 55 casos de Covid-19 en el estado y los mismos 4 fallecidos.

Por su parte, el gobernador del estado Juan Manuel Carreras, presenció la firma del acuerdo logrado entre la Secretaría de Salud, que encabeza Mónica Liliana Rangel Martínez, y los representantes de los 27 hospitales privados, que completa el Plan de Reconversión del Sistema Estatal de Salud, acto realizado en el marco de la sesión virtual del Consejo para la Seguridad en Salud en la que participaron 49 integrantes. En el discurso que pronunció el mandatario estatal destacó que este convenio formaliza los esquemas de capacitación y coordinación entre los sistemas de salud público y privado, para conformar un frente común en la lucha contra la pandemia, que permitirá hacer más eficientes los servicios de salud, y que este convenio formaliza las acciones que la secretaria de Salud ha realizado desde el inicio de la pandemia, como son la capacitación vía conferencias de video Webex a hospitales privados para la atención del Covid-19 en las áreas de atención médica, promoción de la salud, salud pública y protección contra riesgos sanitarios, así como en protocolos de atención de enfermos, medidas de protección para el personal de la salud, manejo de riesgos sanitarios y en la comunicación interinstitucional para la integración de información estadística.

Lo anterior es el reflejo del trabajo responsable que está asumiendo el gobierno, ante este gran reto que tiene enfrente, que es fundamentalmente asumir la responsabilidad del manejo de la pandemia con el asesoramiento de los responsable médicos que conocen de este manejo, ante la prioridad que es salvar vidas.

Como ciudadanos, cada quien debemos asumir nuestra propia responsabilidad en esta difícil etapa que estamos viviendo. A quienes somos patrones, nos corresponde cubrir los salarios a nuestros trabajadores, independientemente de las acciones que el Gobierno del Estado ha dado a los pequeños y medianos empresarios, de donde depende 80% de los empleos. También sabemos del aspecto secundario de esta problemática, que tiene que ver con el pago de impuestos estatales, pago de cuotas obrero-patronales ante el IMSS y demás impuestos que estamos obligados a pagar. Al respeto, el gobierno estatal no cobrará los impuestos sobre la nómina y a los hoteleros del 3% de hospedaje y ha puesto a la disposición de estas empresas pequeñas los créditos para su sostenimiento económico. Pero también hay que destacar que las grandes empresas están paradas. Y que todas ellas tienen problemas económicos, que posiblemente aumenten en el transcurso de esta crisis.

El dirigente estatal de Morena, Sergio Serrano Soriano, hizo un llamado sobre que “se contraponen o desacreditan las recomendaciones y los señalamientos de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal y de sus expertos, por parte de dirigentes partidistas, analistas políticos, algunos gobernadores irresponsables y hasta del clero, no hacen otra cosa que sembrar incertidumbre en la ciudadanía mientras se está afrontando la actual contingencia sanitaria”. Lo anterior me parece que no son palabras huecas ni hablan al tanteo. No, porque hay que hacer un análisis de lo que dice la Iglesia Católica en voz de Juan José Priego Rivera, quien asegura que la Iglesia tiene una crisis económica en más de 60 parroquias en San Luis Potosí. Pues con todo respeto, si la Iglesia tiene crisis, se pueden imaginar a todas aquellas personas que viven al día y que no pueden salir a trabajar y que cada vez estarán más pobres. Entonces, sería bueno que la misma Iglesia hiciera su labor pastoral para apoyar a esa parte de pobladores de la periferia de las ciudades que están más pobres que la misma Iglesia.

Los diputados locales están pensando en la posibilidad de erigir el Centro de Convenciones de San Luis Potosí como el Recinto Oficial del Congreso del Estado, porque en el edificio donde están no pueden guardar su sana distancia, según lo expresó el diputado Martín Juárez, lo que votarán mañana viernes. No importa a dónde se vayan, lo que importa es que sigan trabajando.

Como en la Ciudad de México, se ha visto a los familiares de los enfermos o muertos actuar con violencia en contra de los médicos y enfermeras de los hospitales, agrediéndolos no sólo con palabras, sino inclusive golpeándolos y amenazándolos. Lo que para evitar que ese tipo de asuntos se presente en la capital potosina, la Guardia Nacional resguardará los hospitales 1 y 2 del IMSS.

Por otro lado, el secretario general del Gobierno del Estado, Alejandro Leal, aseguró ayer que San Luis Potosí podría vivir un repunte en los delitos que afectan de manera directa a la sociedad, como el secuestro, la extorsión o el robo, “es necesario que las autoridades, integrantes de la Mesa de Paz y Seguridad diaria, perfilemos una nueva estrategia de contención de la incidencia delictiva y establezcamos una reacción oportuna”.

Parece paradójico que este paro nos traiga nuevas enseñanzas a considerar, desde estar confinados en nuestras casas a raíz de esta pandemia. Podemos ver la parte positiva, podemos disfrutar a nuestros seres queridos, conocernos mejor, limpiar hasta el último rincón de nuestra casa, eliminar cosas que no necesitamos, poner el debido orden en la cocina. En fin, sobra siempre qué hacer.

mariaelenayrizararias@gmail.com