Fiscalía de SLP ha ejercitado acción penal contra 49 servidores públicos por corrupción
15 agosto, 2019
Opiniones irresponsables: sobre depresión y farmacéuticas
16 agosto, 2019

Confirman complot contra AMLO

  • No son mito las “campañas negras”
  • Trampa con serie sobre populismo 
  • Juez, sobrino de Dolores Padierna

Julio Hernández López

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó y amplió las sanciones aplicables a quienes participaron en una conjura contra quien era en 2018 candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador (la segunda acepción del diccionario de la Real Academia Española establece que conjurar es “conspirar, uniéndose muchas personas o cosas contra alguien, para hacerle daño o perderle”).

La maniobra realizada un año atrás fue parecida a la practicada en 2006, cuando élites empresariales financiaron una campaña de desacreditación contra quien entonces intentaba por primera vez llegar a la silla presidencial: “López Obrador, un peligro para México”, rezaba aquella consigna que inició el proceso de división social que se sostiene hasta ahora y que, en aquella ocasión, con el enorme apoyo de muchos medios de comunicación, sobre todo televisivos, sirvió para imponer el multifactorial fraude electoral que llevó a Los Pinos a Felipe Calderón Hinojosa.

En 2018 se pretendió desalentar el voto a favor de López Obrador a través de una campaña de promoción, a todas luces desproporcionada, de una serie denominada El populismo en América, en la que se presentaban los casos del argentino Juan Domingo Perón, el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el venezolano Hugo Chávez y el mexicano López Obrador. La primera insidia provenía de comparar los ejercicios de quienes ya habían sido presidentes de sus naciones con quien apenas era aspirante a presidir el suyo. Además, se colocaba en primer plano fotográfico a AMLO en la intensa campaña publicitaria que tenía un detalle delator a la vista: no se informaba dónde o cuándo se transmitiría tal trabajo documental.

Lo importante era utilizar tal serie para una campaña negra contra el tabasqueño. Luego que varias empresas de televisión abierta y de cable, y compañías de difusión de series por internet se negaron a transmitir tal documental, terminó exhibiéndose a través de Amazon Prime Video.

Dichas tretas fueron denunciadas y ayer la sala superior del tribunal electoral federal determinó que  procedían sanciones, dado que se documentó “la existencia de publicidad en camiones, teléfonos celulares, spots en TV, entrevistas y cintillos en medios audiovisuales para generar una campaña integral negativa respecto al entonces candidato a la Presidencia por la Coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador. La información e investigaciones realizadas por el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, dieron cuenta de un complejo esquema integrado por personas físicas y morales destinado a violar el modelo de Comunicación Política para, con recursos presuntamente privados, intentar influir negativamente en la percepción pública de un candidato presidencial, en el proceso electoral federal del pasado 2018, mediante una “campaña negra””.

Los sancionados son: Piña Digital S.A. de C.V., Javier García Mata, Grupo T.V. Promo, S.A. de C.V.; T.V. Promo, S.A. de C.V.; Virna Gómez Piña; Alejandro Quintero Íñiguez y Mónica Bolaños Cacho Albarrán. Quintero fue vicepresidente de Televisa, responsable de orquestar campañas de publicidad política a favor de políticos y gobernantes. A él se le atribuye la creación del “producto Peña Nieto” que desde el Estado de México y con el apoyo de Televisa fue siendo impulsado a Los Pinos donde, ya con EPN con la banda presidencial, fue el responsable del cuidado y promoción de su imagen política.

La confirmación jurídica de las conjuras políticas y mediáticas se ha dado en las mismas horas políticas en que se debate sobre la suerte judicial de Rosario Robles Berlanga y, en particular, sobre el parentesco del juez que decidió su encarcelamiento, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de Dolores Padierna, la esposa de René Bejarano a quien se videograbó en 2004 recibiendo fajos de billetes de parte del empresario Carlos Ahumada, en una demostrada conjura de poderosos que pretendían frenar la carrera política de López Obrador.

Tal relación familiar potenciará las críticas al juez Delgadillo Padierna, específicamente a la decisión de imponer prisión preventiva a Robles Berlanga a partir de que para renovar una licencia de manejo de vehículos automotores dio una dirección distinta a la que usualmente ha manifestado. Tal criterio extremo generó señalamientos de que estaba actuando por consigna, deseoso de cumplir venganzas políticas. Ahora  que se ha conocido su parentesco con la diputada Padierna, esposa de Bejarano que a su vez fue herido políticamente de muerte al difundirse los llamados videoescándalos, a los adversarios del obradorismo les parece reveladora tal relación familiar que, en dado caso, pudo haber significado que oportunamente dicho juzgador se hubiera excusado de conocer tal expediente y tomar decisiones al respecto.

Al entregar cheques a mexicanos ganadores en los pasados juegos panamericanos realizados en Lima, Perú, el presidente López Obrador rechazó que su gobierno pretenda colgarse las medallas deportivas alcanzadas en esa justa. La precisión del mandatario se produjo luego de las críticas que generó la directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Ana Gabriela Guevara, al entregar una medalla conmemorativa y una mascota de dichos juegos panamericanos al presidente de la República. ¡Hasta el próximo lunes! 

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.