Áreas de gobierno también frenan
26 marzo, 2020
Peso continúa con ganancia; cotiza a 23.74 por dólar
26 marzo, 2020

Consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus

María Elena Yrízar Arias

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en el artículo 73, Fracción XVI: Para dictar leyes sobre nacionalidad, condición jurídica de los extranjeros, ciudadanía, naturalización, colonización, emigración e inmigración y salubridad general de la República. 1a. El Consejo de Salubridad General dependerá directamente del Presidente de la República, sin intervención de ninguna Secretaría de Estado, y sus disposiciones generales serán obligatorias en el país. 2a. En caso de epidemias de carácter grave o peligro de invasión de enfermedades exóticas en el país, la Secretaría de Salud tendrá obligación de dictar inmediatamente las medidas preventivas indispensables, a reserva de ser después sancionadas por el Presidente de la República. 3a. La autoridad sanitaria será ejecutiva y sus disposiciones serán obedecidas por las autoridades administrativas del País. El Gobierno encabeza de esta responsabilidad social y debemos acatar sus disposiciones.

Como el país está viviendo la invasión de una enfermedad llamada coronavirus o Covid-19, este lunes comenzó la Jornada Nacional de Sana Distancia, con la cual se prevé reducir la tendencia de casos. Se inicia la suspensión de clases por un mes y de actividades no esenciales, la cancelación de eventos masivos, se pide a la población evitar aglomeraciones, aislarse en sus casas, mantener un alejamiento físico para disminuir el riesgo de contagio y proteger a los adultos mayores.

Esta pandemia tiene varias fases; la transición de la fase 1 es la que tiene que ver con los casos de personas infectadas en otros países y que regresaron al nuestro contagiados, mientras que la segunda fase se refiere a los casos que se están dando localmente.

Según los datos expresados por la Secretaría de Salud del Gobierno Estatal, hasta este martes había 18 casos comprobados de personas enfermas del Covid-19 en el estado, pero, ayer mismo fue anunciada por la misma dependencia, la muerte de un adulto de 70 años, de nombre Enrique Flores y Pantones, quien falleció en la Beneficencia Española, ubicada en la capital del estado. La muerte fue en el transcurso de la mañana, lo que es una lamentable noticia, pues el occiso había viajado a la ciudad de Vail, Colorado, EU, donde al parecer se contagió con este virus.

Es elemental para cualquiera persona entender que las medidas tomadas por el gobierno de la República tienen un objetivo primordial que es preservar la vida de todos, evitar los contagios que nos causarían estar en peligro inminente. En estas circunstancias, el coronavirus no diferencia ni clase social ni edad, o condiciones económicas. Todos estamos sujetos a la pandemia, aquí nadie se salvaría si se propaga la epidemia. Entonces, la prioridad es salvar vidas.

Pero esa prioridad también conlleva un aspecto indispensable para nuestra vida y salud, que tiene que ver con la producción, distribución y consumo de bienes y servicios para satisfacer nuestras necesidades de supervivencia. Es obvio que si no se trabaja y no se producen los satisfactores más elementales, entonces sí estaríamos en un doble problema, uno tendría que ver con la salud y el otro, que es desde luego una consecuencia de lo primero, la falta de satisfactores por un lado y la falta de dinero suficiente para obtenerlos. ¿Por qué sería? La respuesta es que si no se trabaja, no se produce dinero para comprar satisfactores –refiriéndome a aquellas personas que viven al día con sus percepciones salariales– y por otro lado resulta indispensable trabajar en la producción, sobre todo en la alimentaria. Entonces, habría que ver si efectivamente se pudiera estar ante un siguiente problema de carácter económico, porque al no haber comercio, al no haber productividad en las empresas, al no haber suficientes servicios públicos, como en el Ministerio Publico, por ejemplo, eso atrasa la impartición de justicia, que tanta falta hace a la sociedad. Entonces si se paran las actividades, se perjudica las pequeñas empresas y caen en la quiebra.

Como nuestra de lo anterior, ayer se supo del primer hotel en la capital potosina que cerró sus instalaciones por falta de ocupación. Por cierto, los hoteles tienen un promedio de 8 a 10% de ocupación por esta crisis, que de seguir así, no podrían sostenerse esas empresas que ofrecen servicios a los turistas, porque tampoco nos están visitando. Tenemos las vacaciones de Semana Santa, donde ya se canceló la Procesión del Silencio del viernes y así por el estilo están los restaurantes, fondas y puestos de venta de alimentos, muy solos y sin dinero.

De seguirse así se estarían perdiendo empleos que vienen a dañar más la salud económica de los potosinos. No hay datos que nos den la posibilidad de saber hasta cuándo podría durar esta situación.

Ayer por la mañana en el Palacio Nacional, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, llamó a los gobernadores del país a no politizar el tema del combate al coronavirus y aseguró que “más allá de los partidos políticos, más allá de los colores, más allá de las cuestiones estrictamente políticas, encima de todo está el tema de la salud de los mexicanos, y ahí no hay colores”. Lo anterior, posiblemente lo dijo la secretaria de Gobernación en prevención de los oportunistas militantes en los partidos políticos, que pudieran aprovechen la coyuntura para sacar ventaja de esta situación, algo así como “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Esperemos que no sea así y se respete el gran miedo, que es realmente lo que tiene paralizada a la sociedad. Pero, hay que reconocer que “precaución es vida”. Entonces, seguiremos optando por lo primero, la vida. Las consecuencias económicas ya veremos cómo las solventaremos, pero también es un problema que no se debe soslayar.

mariaelenayrizararias@gmail.com