¿Cuando menos que declaren EPN y FC?
13 agosto, 2020
Pedidos por desempleo caen por debajo de 1 millón en EU
13 agosto, 2020

Denuncia de Lozoya puede tumbar aspiraciones inmediatas de algunos políticos potosinos

María Elena Yrízar Arias

Anteayer se difundió el mensaje del fiscal general de la república, Alejandro Gertz Manero, informando la presentación de una denuncia recibida en esa dependencia, suscrita por “Emilio L”, quien en realidad es Emilio Lozoya Austin, quien fuera director de Pemex en el gobierno anterior y que actualmente se encuentra vinculado a un proceso penal por los delitos de uso de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y el de cohecho, en su calidad de autor material y naturaleza dolosa.

La denuncia fue presentada el día 11 de este mes, en contra de quienes eran sus jefes Enrique Peña Nieto, ex presidente de la república, y Luis Videgaray, ex secretario de Hacienda del gobierno peñista; quienes le ordenaron recibir y repartir dinero, así como de organizar los sobornos utilizados para  financiar la campaña presidencial de 2012 y la compra de votos en el Congreso General para aprobar el paquete legislativo sobre las reformas estructurales en materia energética.

En la denuncia de Emilio Lozoya –de acuerdo con el mensaje de Gertz Manero– también se refirió a la empresa Odebrecht, de la que señala recibió 100 millones de pesos, a cambio de la asignación de contratos con Pemex, señalando que ese dinero fue utilizado en la campaña política de Peña Nieto, para pagar a los asesores y otros gastos electorales, que también podrían impactar en la autoridad de Lorenzo Córdova en el INE. Lozoya también hizo referencia a que durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, se privilegió el contrato de la compra de la planta Etileno XXI, la cual causó grave daño económico a la nación, aunque no especificó el monto económico del daño patrimonial.

Otro tema que trató Gertz Manero, sobre la misma denuncia de Lozoya, se refirió a la compra de votos a los legisladores, en tres pagos: uno de 120 millones, el segundo de 84 millones para varios legisladores y el tercero de 200 millones de pesos, para el soborno a un diputado y 5 senadores, para la aprobación de las reformas estructurales durante 2013 y 2014. Según Lozoya, sus jefes Enrique Peña y Luis Videgaray le habrían ordenado repartir los sobornos. También se mencionó que el dinero fue entregado a “varios legisladores” y a un secretario de Finanzas de un partido político.

Como era de esperarse, la presentación de esa demanda y la difusión que hizo Gertz Manero, causaron efectos semejantes a una onda expansiva que ha cimbrado a la clase política nacional, por este golpe certero que reciben el ex presidente Peña Nieto y Luis Videgaray, tanto en lo mediático como en lo judicial, por estas graves acusaciones de corrupción que impactan al peñismo, a las autoridades electorales, a los legisladores con la reforma estratégica en materia de energía y al mismo calderonismo.

Los legisladores potosinos que votaron esa reforma energética fueron: los priistas José Everardo Nava Gómez, Esther Angélica Martínez Cárdenas, Oscar Bautista Villegas, María Rebeca Terán Guevara y los panistas Felipe de Jesús Almaguer Torres y Xavier Azuara, todos los anteriormente señalados votaron a favor de la reforma de Peña Nieto. Haciéndose la aclaración que el diputado Jorge Terán Juárez no aparece en las listas que haya votado, ni a favor ni en contra.

La misma reforma fue aprobada el 11 de diciembre por el Senado de la República, donde participaron los ahora gobernadores Carlos Mendoza Davis de Baja California Sur; José Rosas Aispuro de Durango; Francisco Domínguez Servién de Querétaro, Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas y Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes, todos ellos del PAN. Por parte del PRI, votaron a favor Omar Fayad gobernador del estado de Hidalgo y Claudia Pavlovich de Sonora.

De San Luis Potosí, tres senadores votaron a favor de la reforma energética de Peña Nieto: Teófilo Torres Corzo del PRI y dos panistas, Sonia Mendoza Díaz y César Octavio Pedroza Gaitán. Los anteriores datos fueron debidamente consultados en la Gaceta Parlamentaria de la LXII Legislatura.

Por el momento, debe quedar claro que los delitos que se mencionan y que posiblemente involucren a tan distinguidos políticos, no han prescrito. Si bien se presumen inocentes las personas a las cuales se les atribuye un delito, eso no hace que se queden tan tranquilos. Los señalamientos de corrupción en los legisladores no son cualquier cosa, como para no darles importancia, ya que es un señalamiento grave, que pone en tela de duda la honorabilidad de los legisladores.

Esta es una buena oportunidad para aquellos ex senadores y diputados de esclarecer los hechos y afrontar las acusaciones. Sobre todo para  aquellos que pretenden se candidatos a gobernarnos. La onda expansiva que produjo la denuncia de Lozoya puede tumbar las aspiraciones de algunos, porque no tardarán mucho en sacarles sus trapitos al sol. Es cuestión de días para que los exhiban públicamente.

mariaelenayrizararias@gmail.com

JSL
JSL