El ejido de Arroyo de San Elías entraría en defensa de La Noria
9 agosto, 2016
Merecen veto
9 agosto, 2016

Día de los pueblos indígenas

Guillermo Luévano Bustamante

El 9 de agosto la Organización de las Naciones Unidas celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Este año está dedicado al derecho a la educación, cuyo énfasis pone el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas que previene que “los pueblos indígenas tienen derecho a establecer y controlar sus sistemas e instituciones docentes que impartan educación en sus propios idiomas, en consonancia con sus métodos culturales de enseñanza y aprendizaje”. Este derecho está lejos de ser plenamente reconocido en México, en el que por el contrario predomina una visión estandarizante sobre el modelo educativo y en general sobre la comprensión de los asuntos políticos que invisibilizan, y con ello avasallan, las distintas formas de entendimiento de lo común.

La fecha sirve de motivo para pensar y colocar a la vista pública los agravios y exclusiones que padecen los pueblos originarios, especialmente los de nuestramérica. Apenas en junio pasado, la Asamblea de la Organización de Estados Americanos aprobó la Declaración Americana de los Pueblos Indígenas, tras 17 años de debates sobre sus alcances e implicaciones.

El instrumento internacional reconoce apenas diversos derechos ya consagrados en otros ordenamientos e incluso ya en constituciones nacionales de diversos países, como la autoadscripción y el carácter multicultural de los pueblos de los que hacen parte.

Como toda normativa tiene sus limitaciones, algunas aún por la concepción formalista del derecho en debate, pero avanza en el reconocimiento de las subjetividades emergentes que son los pueblos y comunidades indígenas, en tanto que diversos y que colectividades no sólo destinatarias de políticas y decisiones administrativas, sino tomadoras de sus decisiones.

A pesar del ritmo lento con el que avanza el reconocimiento jurídico de los derechos indígenas contrasta con las omisiones que en México siguen padeciendo por el desprecio e incomprensión de las autoridades públicas.

En San Luis Potosí persiste la disputa por el reconocimiento de los pueblos y comunidades indígenas al derecho constitucional a la participación política en la vía de la consulta popular. El gobernador Juan Manuel Carreras no se conformó con excluir a las representaciones legítimas de los grupos étnicos que tienen presencia en San Luis sino que cuando aquellos interpusieron demandas de amparo ante la justicia federal los funcionarios públicos de su administración que deberían estar al servicio de la sociedad se dedicaron a litigar para negar derechos a quienes tendrían que defender, los pueblos indígenas.

Por estos días el juzgado tercero de distrito emitirá la sentencia dentro de uno de los diversos juicios que reflejan esa disputa política y legal. Es previsible que las autoridades de San Luis persistan en su interés por negar y desconocer los derechos de los pueblos indígenas en tribunales y ante la prensa se presenten como garantes respetuosos de la diversidad cultural. Bien harían los miembros del gabiente carrerista en revisar las declaraciones internacionales de derechos de los pueblos indígenas para entender al menos esa visión jurídica sobre la legalidad colectiva, internacional y garantista.

Mientras tanto poco podemos celebrar este día de los pueblos indígenas en San Luis Potosí.

Twitter: @guillerluevano

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.