Imposible tapar el sol con un dedo
24 agosto, 2016
Escalafón
24 agosto, 2016

DIF y UASLP: preocupaciones millonarias

Jaime Nava

Fernando Toranzo y María Luisa Ramos le heredaron a la actual administración estatal una millonaria encrucijada. Desde enero de 2014 la entonces presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) decidió hacer efectiva una retención del impuesto sobre la renta a las prestaciones de los trabajadores del DIF. Sin embargo, el sindicato mayoritario y el gobierno del estado pactaron para que a ningún otro burócrata del estado se le aplicara dicha retención, provocando, por un lado, un desequilibrio salarial entre empleados y, por el otro, la generación de un derecho laboral que puede costarle millones al gobierno en turno.

Desde 2014 quedó claro que para la gran mayoría de sindicatos los más de cien mil pesos que reciben mensualmente el SUTSGE, SADTGE y SITTGE de parte del gobierno del estado les son más importantes que defender los derechos de unos pocos agremiados que laboran en el DIF a quienes el abandono de sus líderes sindicales les ha significado una merma en sus ingresos mensuales.

Irónicamente todo lo ocurrido a partir del primer mes de 2014 ha servido para fortalecer al Sindicato Auténtico de los Trabajadores al Servicio del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de San Luis Potosí (SATDIFE), el único sindicato que presentó una demanda en tiempo y forma para exigir la devolución de las retenciones que consideran “discriminatorias e inequitativas”. La demanda no sólo fue signada por sus agremiados sino que a ella se sumaron trabajadores pese a estar afiliados a otros sindicatos.

Ayer unos 250 empleados del DIF estatal acudieron a trabajar portando un gafete con el eslogan oficial de esta administración modificado: “Prosperemos juntos con un salario igual”, decían los papeles que se sujetaron al cuerpo. Con esta acción los trabajadores estatales pretenden que las autoridades del DIF encuentren la salida al difícil aprieto monetario. En manos de las autoridades está su propio futuro; pueden optar por negociar una salida menos lesiva para las débiles finanzas estatales o pueden esperar una resolución que les obligue a pagar en retroactivo una suma millonaria por las retenciones y, mientras llega, laborar de manera intermitente entre paros y manifestaciones.

En la Universidad Autónoma de San Luis Potosí también están preocupados por el costo que puede traerles no haber atendido seriamente las demandas de estudiantes para que disminuyeran los costos de sus programas de estudios. Bajaron, sí, pero no lo suficiente. Durante la etapa de inscripciones muchas personas se reunieron para juntar donativos con el fin de poder cubrir los elevados costos de inscripción que mantiene la Universidad.

Jóvenes del colectivo Praxis Combativa más allá de las colectas se reunieron para elaborar un amparo que les permita a los estudiantes acceder de manera gratuita a la UASLP. El rector, Manuel Fermín Villar Rubio, emitió una respuesta que únicamente sirve para demostrar que desconoce la situación económica de miles de familias de quienes estudian en la universidad que, aparentemente, dirige.

Que la UASLP no tiene cuotas que no puedan ser pagadas por los alumnos, aseguró el rector. Si eso fuera cierto, cada año no habría miles de estudiantes vendiendo sus pertenencias, solicitando que les dejen pagar las cuotas a meses o revendiendo sus libros. De sobra he utilizado este espacio para demostrar que la Universidad está utilizando a los alumnos como contribuyentes cautivos para generar recursos no “etiquetados” que puedan usarse cómodamente.

Y, lo que es peor, el incremento de cuotas tampoco está pensado para obtener ingresos de manera eficiente, pues, como ya se ha dicho, la Universidad podría cobrar menos y ganar más; pero, ello requiere que se modifiquen aspectos internos que tienen que ver con la forma en la que reparten el dinero entre las facultades.

De nada le servirá al rector haber sido capaz de sacudirse amenazas y lograr que buena parte de sus aliados resultaran electos en la pasada elección si no puede hacer uso de sus fichas para modificar el status quo aunque se resistan al cambio grupos y personajes que utilizan a la Universidad para beneficiarse económicamente con la asignación de obras como el ex rector Jaime Valle. Los últimos cuatro años de su gestión ya están corriendo y nada más de él depende si su lugar en la historia está a un lado de Mario García Valdez o del rector con el que comparte algo más que la estatura.

Han pasado 242 días sin que se sepa el paradero de la pequeña Zoé Zuleica Torres Gómez.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.