Ser periodista en Zitácuaro y municipios así
30 mayo, 2016
Seguro, seguro
30 mayo, 2016

A Dios rogando y con la macana dando

Carlos López Torres

El general en retiro Arturo Gutiérrez García, titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, no deja de contradecirse cada que abre la boca para aclarar las imputaciones que cotidianamente hace la ciudadanía sobre el pésimo desempeño de sus subordinados.

Después de las últimas declaraciones externadas por el teniente coronel de Justicia Militar, Alejandro Mártir Figón, en el sentido de que el ejército no se ha retirado de las calles debido a que las policías estatales y municipales están rebasadas, el general Gutiérrez García afirma con gran desparpajo que en esta ciudad está todo tranquilo.

Sin sustento alguno, toda vez que las ejecuciones están a la orden del día en la zona metropolitana y los robos domiciliarios en aumento cobran cotidianamente alguna víctima con fatales consecuencias, al alto funcionario estatal le parece que los polis de su corporación sólo tienen un prestigio bajo, por lo que sólo habría que pedirles sigan rezando, respeto debido hacia los ciudadanos y mayor dedicación en su desempeño policiaco.

Sin embargo, apenas habían pasado 24 horas de sus declaraciones sobre la tranquilidad que reina en la entidad, cuando algunos elementos destacados en Xilitla, aprovechando la oscuridad de la noche bolsearon con los únicos 200 pesos que acompañaban la humanidad de un campesino. ¿Cómo quiere el general Aurelio Gutiérrez que sus elementos tengan credibilidad y prestigio?

Ya en una entrega pasada, hacíamos llegar el sentir de buena cantidad de ciudadanos de la región Huasteca, quienes prácticamente ya no soportan el actuar de los policías rezanderos, quienes no dejan de pedir por sus vidas y la salud de los suyos, sólo para salir a fastidiar al prójimo de una u otra manera, aunque lo infaltable sigan siendo la mordida, las arbitrariedades y el mal trato, o sea, a Dios rogando y con la macana dando.

Por supuesto, no faltarán algunos que en su conocido afán por quedar bien con los gobernantes, tratarán de justificar el mal desempeño de las corporaciones policiacas, alegando que con la sorpresiva baja de la corrupción en la entidad hasta los polis se van a componer, aunque olvidan los festejantes de siempre que algunos gobernantes llevaron a San Luis a los primeros lugares en el ranking nacional en materia de corrupción, no han sido aún castigados. Más aún, pareciera estar convenido entre la clase política potosina que ya no hay que seguir haciendo olas sobre el tema.

Por lo pronto, el tema de la inseguridad, el desprestigio y las constantes infracciones de los muchachos del general Gutiérrez García, no debe preocuparnos más a quienes disfrutamos de la vuelta a la tranquilidad que tanto llegamos a desear los potosinos… sólo que la realidad es muy otra, aunque nos guste hacernos como el tío Lolo…