Atlético de San Luis cae 1-0 ante América
23 enero, 2019
México y Venezuela ante el golpismo
24 enero, 2019

Diputados, enredados entre peleas, insultos, agresiones y posibles corruptelas

María Elena Yrízar Arias

El jueves de la semana pasada, durante la reunión de trabajo de la Junta de Coordinación Política en el Congreso del Estado, se originó una fuerte discusión con motivo de que no se le permitió al diputado del Partido Conciencia Popular, Óscar Carlos Vera Fábregat, volver a reclasificar en la nómina a dos personas propuestas por él, lo que lo enojó y, como reacción, se lanzó a golpes contra del coordinador de la fracción priísta, Héctor Mauricio Ramírez Konishi, pero algunos de sus compañeros diputados lo contuvieron y Vera, entonces, les arrojó una botella con agua. Sin embargo, el caso pasó casi desapercibido hasta que un nuevo incidente se presentó con el mismo diputado Vera Fébregat, entre él y la diputada coordinadora del PT, Paola Arreola, a quien Vera, con toda prepotencia la insultó con palabras altisonantes, consecuentemente, la ofendida interpuso la denuncia por violencia política y de género en su contra.

Arreola Nieto llamó misógino y agresivo al diputado Vera Fábregat. aseguró que no se quedará callada ante agresiones de este tipo y exhortó al presidente de la Jucopo a ser congruente, pues señaló que las peleas en el órgano del Legislativo se deben a la falta de orden del presidente, Edson Quintanar Sánchez.

Lo anterior se difundió a raíz de que se diera a conocer en una nota periodística de ayer, publicada en http://sanluis.eluniversal.com.mx/politica/23-01-2019/diputada-paola-arreola-denuncia-conducta-misogina-de-oscar-vera, donde la fracción parlamentaria del PRI en el Congreso de San Luis Potosí, en solidaridad con su compañera diputada, manifestó su respaldo y acompañamiento a las acciones que promueva la diputada Paola Arriaga, ante la denuncia que ha interpuesto en contra del diputado Vera Fábregat, por sus posturas y calificativos agresivos y misóginos en contra de su persona.

“Estamos convencidos que como funcionarios públicos debemos ser ejemplo en el cumplimiento de la Ley y tener claro a la vez que, como representantes ciudadanos con la encomienda de generar los equilibrios democráticos necesarios para la estabilidad del estado y del país, tenemos una obligación implícita de rectitud y apego a las normas que nos dan igualdad y que buscan garantizar el cumplimiento de nuestros derechos”. Hacen el señalamiento los priístas, que sin que desde la Presidencia de la misma “se haya puesto un alto o se le haga un llamado al respeto, al orden y a la convivencia armónica”.

Por su parte, el diputado Edson Quintanar Sánchez, en su calidad de presidente de la Junta de Coordinación Política, ayer hizo un llamado a mantener la civilidad, el orden y la concordia para que el esfuerzo se canalice al trabajo legislativo. Agregó que la confrontación es innecesaria cuando el diálogo se impone, “como presidente de la Jucopo tengo la responsabilidad de mantener el orden y es algo en lo que estamos trabajando”.

Quintanar Sánchez hace ese llamado, es claro, desafortunadamente para él, que no tuvo la sensatez necesaria para poner orden en el instante de los incidentes, primero con Vera contra  Ramírez y posteriormente cuando Vera Fábregat, presidente del partido Conciencia Popular, no se midió en sus palabras en contra de la joven diputada. La moción de orden debe darse en el instante de los hechos. Es de entenderse que existe inexperiencia para el trabajo legislativo, eso es comprensible, pero no aceptable. Porque si bien los parlamentos de los diputados se hicieron para que “parlaran”, o sea para que usen el lenguaje para expresarse a través de las palabras, y la conducta de los diputados debe darse dentro de un marco de civilidad y legalidad. Las reglas del juego político están debidamente establecidas y, por otro lado, es lamentable que un político como Vera Fábregat, con la enorme experiencia que debió haber adquirido en tantos años como servidor público y legislador, recurra al insulto y los golpes, cuando existen argumentos por los cuales pueda fundamentar sus propuestas o puntos de vista. En otras palabras, se recurre a los golpes e insultos cuando no se tienen argumentos.

Otro asunto dentro del Congreso es el grave señalamiento que hace el partido estatal de Morena, a través de su presidente, Sergio Serrano Soriano, quien exige que de inmediato se lleve a cabo una auditoría externa para revisar las cuentas de la Oficialía Mayor de la legislatura anterior, ya que se tiene información de muchísimas irregularidades que fueron solapadas por la entonces titular Beatriz Benavente Rodríguez, hoy diputada local. Serrano Soriano subrayó: “el que Benavente Rodríguez actualmente sea diputada no la exime de sus responsabilidades, ya no existe el fuero constitucional, ella estuvo a cargo de la Oficialía Mayor y permitió una serie de transacciones ilegales con cargo al erario público, por lo que merece ser sancionada de acuerdo a lo que marca la ley”. Finalmente expuso que no se darán a conocer por ahora montos específicos ni mayores detalles sobre lo que se ha encontrado, pero sí es claro ya, el tamaño del daño que se le hizo al patrimonio de los potosinos durante la pasada legislatura y como tal es un caso que está abierto y deberá de ser sancionado. Preciso el dirigente que la auditoría que se exige tiene que ver con el combate a la corrupción que propone el discurso del partido de Morena.

Al señalamiento anterior, la diputada Beatriz Benavente Rodríguez dijo ayer que su trabajo al frente de la Oficialía Mayor del Congreso del Estado durante la pasada legislatura, estuvo apegado a la legalidad y atendiendo instrucciones de la Junta de Coordinación Política. “Creo que es una estrategia muy barata buscar distractores (…) si yo debiera algo dentro de la Oficialía Mayor, evidentemente no estaría hablando del desempeño de la actual. Aprovecho para dejar claro, lo que se ha venido señalando de la administración anterior tenía que ver con Gestoría Institucional”, dijo la congresista. En ese sentido, explicó que como oficial mayor “me correspondía, junto con Finanzas, vigilar la integración de los expedientes y sobre todo, checar que las facturas estuvieran dadas de alta en el SAT, si la autoridad fiscalizadora acredita como válidas estas facturas, nosotros no teníamos elementos para ponerlas en telas en juicio, esto lo digo para hacer una diferencia entre factura falsa y una empresa falsa”.

Agregó que Sergio Serrano hizo señalamientos “sin presentar un documento, una evidencia clara, ni siquiera tuvo argumentos”. Añadió que “lo que yo he señalado lo he hecho con base en pruebas y documentos”.

Externó además que “yo estoy tranquila, él mencionaba el fuero, a través de mi trayectoria he ocupado espacios donde no hay fuero, hoy no tenemos fuero los diputados, porque sí quiero dejar claro que yo no necesito fuero”.

La legisladora manifestó que siempre ha estado atenta a cualquier observación que se realice hacia su persona, asimismo, invitó al dirigente estatal de Morena “a que fuera un poco más responsable con estas declaraciones que solamente buscan desvirtuar lo que en su momento se señaló”.

Finalmente, externó que “yo reconozco dentro de Morena a gente muy capaz y creo que hay militantes que pueden cumplir con el perfil a cabalidad, no entiendo, incluso, a qué se mete en un tema que evidentemente no le compete”. https://periodicomomento.com/noticias/san-luis-potosi/capital/afirma-diputada-haber-trabajado-con-forme-las-ley-en-la-anterior

Los señalamientos son muy delicados, habrá que esperar quién tiene la razón, ella dice que no presentan pruebas y ese asunto no le compete a Sergio Serrano, mientras tanto, él dice que sí hay pruebas. Veremos quién tiene la razón. La moneda está echada al aire.

[email protected]