Rogers Waters pide al Reino Unido no extraditar a Julian Assange
17 abril, 2019
Chayote, discrecionalidad y 4T
18 abril, 2019

El destape subliminal de Leonel Serrato en voz de Barrera Guillén

María Elena Yrízar Arias

La idea de fraguar una fuerza política lo suficientemente fuerte que pueda ser oposición y competir en las próximas elecciones para ganar la gubernatura del estado de San Luis Potosí para el año 2021, está dándose en el ánimo de algunos políticos locales. Esa fuerza la formarían el Movimiento de Renegación Nacional, con el Partido Verde Ecologista de México y el nuevo grupo político que anuncio José Ricardo Gallardo Cardona que conformará a nivel nacional, según lo anunció al renunciar a su partido político del PRD y que se difundió en los medios nacionales el 19 de febrero de 2019. Sobre este hecho, puede leerse en: https://lajornadasanluis.com.mx/opinion/renuncia-de-gallardo-cardona-y-el-declive-del-prd-potosino/ de la suscrita.

El dato que más llama la atención es que allí habrá actores políticos como el ex diputado local José Luis Romero Calzada, Tekmol, y “otros de buen calibre”, entre los que, según Manuel Barrera Guillén, líder estatal de PVEM, sumará a morenistas, perredistas, priístas, a políticos  y funcionarios públicos libres de partidos y a ex candidatos de otros partidos políticos para que juntos “ganen fuerza”. Pero, aquí habrá que preguntarnos si de verdad cree Barrera Guillén que puedan constituir una fuerza tan grande como se necesitaría para vencer al Partido Acción Nacional. Y ¿cree realmente que el PRI está muerto?

Me parece que no deberá estar tan seguro, porque el PRI está atarantado, pero tiene militantes que están molestos con su partido y los graves errores, pero aún en el fondo de su alma quieren a su partido, aunque lo hayan castigado con dar voto a favor de AMLO y no así a su candidato José Antonio Meade, que no lo vieron de gran tamaño como el persistente del ahora Presidente de México. Tampoco debe estar tan seguro Barrera Guillén de que hará alianza con la dirigencia nacional de Morena. A lo mejor como mira a los dirigentes de Morena en San Luis y los grupos de poder al interior y algunos militantes distinguidos, ha de creer que así son a nivel nacional.

No se puede entender una afirmación de ese tamaño en el sentido de que ya platicó con dirigentes, cuando él mismo dice que no ha platicado con Gabino Morales, el hombre de máximo poder de hecho dentro de Morena en el estado. Lo que sí deberá ser muy bien examinado es la expresión de Barrera sobre Leonel Serrato, cuando afirma sobre él que espera que su peso se consolide en lo futuro dentro de su instituto político (Morena). Estas palabras de Barrera tienen una lectura muy clara. Son la clave para ver las cosas más claras, hablar en sentido positivo sobre el futuro de un político como Leonel Serrato, está demostrando cierta afinidad y preferencia por él. En otras palabras, lo está destapando muy subliminalmente. Lo cual no está mal, si consideramos lo que significa Leonel Serrato y su historia personal dentro del Movimiento Navista y ahora de Morena, como el ex candidato al Ayuntamiento de la capital potosina en las pasadas elecciones y ahora en su papel de Coordinador Distrital de los Programas Integrales de Desarrollo, de la Presidencia de la República.

Entonces, puede ser que se vale soñar en este momento de pretender hacer esa gran fuerza política, pues sólo son palabras, lo que sí va a estar medio complicado para Barrera es saber que a todas luces se mira que José Ricardo Gallardo Cardona y su padre son los que realmente quieren controlar al PVEM, ahora que Barrera ha sido asignado a una nueva tarea a nivel nacional, como responsable de asuntos electorales de ese partido, lo que por un lado deberá estar más tiempo en la Ciudad de México y por el otro ¿cómo podría ser él, el líder de esa pretensión de hacer el bloque a nivel nacional si sólo lo está planteando a nivel local? En fin, habrá que ver si esos políticos de buen calibre son como el mismo Romero Calzada que se dijo agradecido por el apoyo político y personal de Barrera Guillén hacia su persona: “Manuel Barrera es mi jefe político, a él le debo mi carrera política”, y eso que llegó a ser diputado local por el PRI. Es lo malo de tener mala memoria.

Quienes conocemos a los Gallardo sabemos que harán lo mismo que hicieron en el PRD, que es “controlar” al Partido Verde Ecologista de México, como la nueva plataforma donde posiblemente lanzaría a José Ricardo Gallardo como aspirante a precandidato a la gubernatura, que también estaría por verse si le dan la oportunidad.

Hablando de tener sus aspiraciones a ser el próximo gobernador, está en primera fila en el PAN la diputada local Sonia Mendoza Díaz, me refiero por sus aspiraciones; le siguen el senador Gama Basarte, el diputado local Cándido Ochoa, Fernando Chávez, ex diputado local del PRI, Alejandro Segovia, presidente municipal de Matehuala por el PVEM, tenemos al diputado federal José Ricardo Gallardo Cardona, Joaquín Muñoz, de Morena, Gabino Morales, que al parecer ya tiene muchos compromisos por allí hechos de antemano y amigos ex priístas que lo adulan y también priístas distinguidos que entienden muy bien eso de cómo se debe manejar el poder, aunque sea por interpósita persona, como es este caso. También aspira a gobernarnos Xavier Nava, presidente municipal de la capital potosina.

De que Leonel Serrato tenga apoyo más allá de su partido, parece que así será. Porque sí lo tiene hasta de distinguidos priístas. Así se la juegan en San Luis Potosí, aquellos que su talento político ha trascendido más allá de la gubernatura, poniendo y quitando a los políticos de sus conveniencias.

[email protected]