PRD perdió casi 4 millones de afiliados en un año
25 agosto, 2019
El pliego de periodistas en Veracruz norte que dice mucho
26 agosto, 2019

El pasado de Futuro 21

  • “Contrapesos” sin peso
  • Chuchismo, como base
  • Michoacán: coronel ejecutado 

Julio Hernández López

Pocas creaciones políticas del México surrealista reciente pueden acumular tantas contradicciones y aberraciones como la pretensión esencialmente chuchista (por los Chuchos, el grupo que ha dominado al Partido de la Revolución Democrática hasta llevarlo a su virtual desaparición) de tejer un nuevo disfraz partidista al que ya denominan Futuro 21.

Lo que más hay en la baraja de “notables” exhibida en una reunión realizada este fin de semana en un hotel de la Ciudad de México es pasado y no futuro, una recolección de densos expedientes de oportunismo, traiciones ideológicas y aprovechamientos prácticos, aderezados tales ingredientes básicos, provenientes sobre todo de las despensas de los Chuchos (Ortega, Zambrano y Carlos Navarrete) y los Galileos (Fernando Belaunzarán y Guadalupe Acosta Naranjo), con añadidos de despechos ya con poco futuro electoral (José Narro, exrector de la UNAM y exsecretario de salud con Enrique Peña Nieto: 46 años de militancia en el Partido Revolucionario Institucional; Beatriz Pagés, periodista de militancia tricolor), avidez grotesca de foros (Gabriel Quadri, quien fue candidato presidencial gordillista) y desmemorias en busca de reinserción (Rubén Aguilar, quien fue vocero y cuasi traductor de Vicente Fox Quesada; Cecilia Soto, quien fue candidata presidencial por el Partido del Trabajo en 1994 y actual diputada federal por el PRD).

El “nuevo” PRD ofrece ceder su registro como partido político a la reformulación anunciada como Futuro 21. El propio PRD fue a su vez beneficiario de la cesión de registro que hizo el Partido Mexicano Socialista, que había conjuntado al Socialista Unificado de México (PSUM, que contaba con el registro del Partido Comunista Mexicano, dirigido por Arnoldo Martínez Verdugo), Mexicano de los Trabajadores (PMT, cuyo dirigente era Heberto Castillo), la Unión de Izquierda Comunista y el Movimiento Revolucionario del Pueblo. Heberto Castillo fue candidato presidencial del PMS pero declinó semanas antes de las elecciones, para apoyar a Cuauhtémoc Cárdenas. Luego, el PMS puso su registro a disposición del Frente Democrático Nacional para dar personalidad jurídica a lo que sería el PRD.

Conforme a los resultados electorales de 2018, el Revolucionario Democrático es un partido marginal, en riesgo de perder su registro por falta de votos. Solo le queda un gobernador, Silvano Aureoles, de Michoacán (llegado al poder más por decisión y maniobras de Peña Nieto que por la fuerza del sol azteca en esa entidad); consiguió 21 de 500 diputados federales y ocho senadurías de 128, pero sus bancadas, de por sí tan pequeñas, han sido abandonadas paulatinamente, a tal grado que actualmente tiene cuatro senadores, cuando el mínimo para conseguir recursos y privilegios como “fracción parlamentaria” es de cinco, por lo cual se negocia que la panista Xóchitl Gálvez sea “prestada” al PRD. El coordinador de la ínfima bancada perredista, Miguel Ángel Mancera, ni siquiera fue postulado por el sol azteca sino por Acción Nacional.

La nueva aventura partidista de los Chuchos y sus aliados parte de la tesis de que hacen falta contrapesos ante el pésimo gobierno que estaría realizando el presidente de la República. Jesús Ortega, uno de los convocantes (quien ha ocupado varias veces cargos legislativos federales y de dirigencia partidista, al igual que algunos de sus familiares), se dijo confiado en que los participantes en el nuevo proyecto “serán en su gran mayoría personas que no han militado en partidos políticos, que no han participado activamente en la vida política partidista, en el sistema de partidos, en su gran mayoría ese es el propósito, y serán personas que antes no han tenido experiencia pero que quieren participar porque ven el riesgo que se perpetúe un gobierno como el que actualmente tenemos”.

Y, mientras ha sido asesinado en Michoacán el coronel de Infantería Víctor Manuel Maldonado Celis, quien fue comandante del 14 Cuerpo de Caballería de Defensas Rurales, en una escalada (hasta en cuanto a grado militar) de agresiones del crimen organizado ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.