Asesinan a Jorge Luis Tello García, ex alcalde de Tomatlán, Jalisco
3 enero, 2022
Más que buenos deseos, hay que actuar
4 enero, 2022

Élites y justicia (hic et nunc)

Federico Anaya Gallardo

En mis últimas dos entregas analicé casos en los que la sociedad dominante aseguró impunidad a personas que, pese a cometer crímenes punibles legalmente, actuaron de acuerdo a las expectativas sociales de su élite. Un duelista irresponsable en el San Luis Potosí decimonónico y Kyle Rittenhouse en el Wisconsin actual fueron absueltos por jurados que creyeron –contra toda lógica– que los homicidas habían actuado en legítima defensa. El asesinato de Salvador Valle Rodríguez en la capital potosina en 1995 nunca se esclareció y la acusación contra el principal sospechoso se desvaneció entre la gritería de la élite estadual que creyó a pie juntillas que el sospechoso principal era inocente sólo porque se le conocía de años y era “honorable”.

Hoy, en las augustas paredes del Senado de la República resuenan las estentóreas palabras del líder de la bancada del Movimiento Ciudadano (MC), ciudadano Dante Delgado Rannauro: “[José Manuel del Río Virgen fue] detenido de manera arbitraria sin haber sido requerido en procedimiento legal alguno. No hubo procedimiento legal alguno. Jamás fue requerido para imputarle ningún posible ilícito; por lo que, si es un hombre intachable, un funcionario ejemplar, un veracruzano de excepción y un mexicano extraordinario… HOY vengo a denunciar que el gobierno de Veracruz, actuando al margen de la legalidad, tiene en [él a] UN PRESO POLÍTICO.” (Conferencia de prensa del 22 de diciembre de 2021, Liga 1.)

En el actual sistema acusatorio, lo usual es que las fiscalías soliciten a los jueces de control órdenes de comparecencia e incluso que citen a la persona investigada antes de judicializar la carpeta de investigación. Pero tampoco es requisito que el Ministerio Público convoque a la persona investigada antes de judicializar. Hay diversas circunstancias que explican que una persona se venga a enterar de la inquisición ministerial sólo cuando se ejecuta en su contra la orden de aprehensión emitida por un juez de control. Si la naturaleza del caso concreto justifica exagerar la cautela, es muy probable que la fiscalía acuda al juez de control pidiendo directamente la captura del investigado.

Paradójicamente, el caso del ciudadano Del Río Virgen cae en el último escenario de suma cautela. Se está investigando un homicidio político: La muerte violenta de Remigio “René” Tovar Tovar, candidato de MC a la presidencia municipal de Cazones. Tovar fue abatido el 4 de junio de 2021, dos días antes de los comicios. MC ganó la jornada con 49% de la votación. Dada la desaparición física del candidato ganador, Omar Ramírez Fuentes, quien estaba al frente de la campaña, sustituyó al muerto y recibió la constancia de mayoría. Sin embargo, el 22 de junio de 2021 (antes de tomar posesión) Ramírez Fuentes fue detenido y acusado por la fiscalía veracruzana de ser parte de la trama para asesinar a Tovar Tovar. La estafeta la tomó Miguel Ángel Uribe Toral, quien era parte de la planilla municipal emeceísta desde un principio. (Más abajo regresaré sobre esta extraña “línea sucesoria”.)

El 23 de diciembre de 2021, Ricardo Raphael de la Madrid escribió en Milenio que la hipótesis de que José Manuel del Río Virgen estuviese conectado a la muerte de Tovar “parece relato de Jorge Ibargüengoitia, pero redactado por su peor enemigo.” En resumen, considera que estamos ante “una novela para tirarse a la basura” (Liga 2). Según Raphael, no hay lógica que ligue “un municipio costero de Veracruz, desconocido para la inmensa mayoría”, con “el secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado, cargo destacadísimo dentro del Congreso de la Unión. Además, es el brazo derecho del senador más influyente de la República, Ricardo Monreal, y amigo de Dante Delgado, fundador de Movimiento Ciudadano”.

Efectivamente, Del Río Virgen es un ilustre militante de MC, desde su fundación como Convergencia. Su liga con la agrupación política es muy profunda. Cuando Dante Delgado fue procesado penalmente, en 1996-1997, Del Río se mantuvo fiel a la causa del entonces exgobernador priísta (cuyas diferencias con Zedillo le decidieron a abandonar el viejo régimen). Juntos vivieron la construcción del nuevo partido –que se nutrió del descontento de una parte de la vieja élite priísta con el régimen neoliberal. (Hoy solemos olvidar que Convergencia-MC acompañó las campañas presidenciales de la Izquierda en 2000, 2006 y 2012.)

Del Río ha seguido activo en la política veracruzana pese a que también ha prestado servicios destacados en la capital federal. Fue diputado federal plurinominal entre 2000 y 2003. Ganó la presidencia municipal de Tecolutla en 2004 (gobernó de 2005 a 2006). En 2006 gana la diputación de mayoría por el VI distrito federal de Veracruz (cabecera Papantla, que incluye Tecolutla). Será presidente del consejo nacional de MC de 2011 a 2018. En su artículo del 23 de diciembre de 2021, Raphael no explica bien por qué la conexión entre el homicidio en Cazones y Del Río sería improbable, pero se entiende que una persona de tan altos vuelos (tiene un “cargo destacadísimo”) no estaría conectada en algo tan bajo como una disputa por la alcaldía de un desconocido “municipio costero”. La geografía ayuda a entender la conexión: Tecolutla y Cazones son ambos boca de río y son parte de la Región del Totonacapan cuyo centro es Papantla. Del Río ha gobernado Tecolutla y ha representado al distrito de Papantla en el Congreso Federal. Ah, olvidaba anotar que justo al noroeste de Papantla está la próspera ciudad petrolera de Poza Rica, cuyo municipio –por cierto– se separó del de Cazones.

Otra cuestión que Raphael no aborda es que el manto de impunidad que otorgan los altos puestos (un tema en el que Ricardo es experto) es precisamente una razón por la cual quienes los ocupan pueden atreverse a involucrarse en asuntos como el que hablamos. Pero esto es sólo una observación sociológica que en el caso concreto debe probarse.

A mí me preocupa que, en el bienvenido debate público acerca de la muerte de Tovar Tovar poco se ha discutido acerca de los datos de prueba que la fiscalía veracruzana aportó ante el juzgado de control. En lugar de que analicemos por qué es improbable el involucramiento de Del Río en el caso, lo que escuchamos una y otra vez es el argumento simplón de que: como Del Río es intachable, impoluto, un veracruzano ejemplar y excepcional, un mexicano de excepción y persona de gran entereza moral; por lo mismo debemos asumir que cualquier acusación en su contra es necesariamente una fabricación.

¡Atención lectora! Debemos respetar la presunción de inocencia de Del Río Virgen. Aparte, el caudal ignominioso de falsas acusaciones que nuestras fiscalías todas realizan una vez y la otra también, justifica una sana y natural desconfianza en el trabajo de la Fiscala General de Veracruz. Pero precisamente por esto es que hemos construido valladares en contra de la mala práctica de los fiscales.

La judicialización de la carpeta de investigación contra Del Río Virgen ha pasado ya dos de esas vallas. Primero, el juzgado de control concedió la orden de aprehensión. Segundo, se vinculó a proceso al indiciado –luego de 144 horas de análisis del caso, pues la defensa prudentemente solicitó duplicar el término constitucional. Con todo, es posible que la fiscala veracruzana (o el gobernador, como sugiere el senador Delgado) tengan en el bolsillo al juzgado de control. (Pero esto habría que comprobarlo. El gobernador García ha tronado al menos una vez en 2021, porque un juzgado veracruzano liberó a una persona acusada por la fiscalía.)

La tercera valla es el supremo poder judicial que, vía amparo, deberá analizar si los datos de prueba aportados por la acusadora sostienen razonablemente tanto aprehensión como vinculación a proceso.

Termino comentando el siguiente artículo de Raphael para Milenio, publicado el 30 de diciembre de 2021 (Liga 3), en el que el autor se decanta definitivamente por la idea de una conspiración contra el ciudadano intachable e impoluto. La pieza se titula “Cuitláhuac García, fabricante de delitos”. Paradójicamente, Ricardo nos describe cómo la presencia e influencia política del encumbrado Del Río Virgen sí están relacionadas con el humilde municipio costero de Cazones. Resulta que, al morir el candidato ganador en los comicios, quien debía sustituirlo es la persona que aparecía como su suplente en la planilla de MC para conformar el ayuntamiento (recordemos que en los municipios no se elige una persona, sino un colectivo de alcalde y regidores). Esta persona era Miguel Ángel Uribe Toral. ¿Por qué, entonces, se entregó la constancia de mayoría a Omar Ramírez Fuentes? Este último no era parte de la planilla, sino sólo el coordinador de campaña. Raphael nos lo explica: “En ese partido [MC] no confiaban en Uribe Toral porque lo consideraban próximo a Morena, partido adversario y, sobre todo, un sujeto que iba a subordinarse al gobernador García.” ¿Quiénes “no confiaban”? La dirigencia del partido –que incluye a los ciudadanos Dante Delgado y José Manuel del Río. Por lo mismo es que la fiscalía veracruzana ha señalado que desde la capital federal se presionó para que el sustituto del candidato asesinado fuese Ramírez Fuentes y no Uribe Toral.

Pero, ¿lo anterior significa que Ramírez o Uribe estén implicados en el homicidio? No necesariamente. Con lo poco que sabemos, uno y otro se beneficiaban de la muerte del candidato. Lo extraño del caso es que Ramírez lleva cinco meses en prisión preventiva y la gran prensa nacional no se ha preocupado de si la acusación en su contra tiene sentido o es irracional. Sólo cuando se implicó a Del Río Virgen en el caso es que Todomundo se escandaliza. Esta notable diferencia en el trato (indiferencia frente al arresto de Ramírez y escándalo ante la aprehensión de Del Río) es lo que me hace temer que estemos otra vez ante las élites que exigen al sistema de procuración de justicia y los tribunales que se otorgue impunidad automática a uno de sus “destacadísimos” miembros.

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:
https://www.facebook.com/watch/live/?ref=watch_permalink&v=1110743383075340

Liga 2:
https://www.milenio.com/opinion/ricardo-raphael/politica-zoom/una-novela-para-tirarse-a-la-basura

Liga 3:
https://www.milenio.com/opinion/ricardo-raphael/politica-zoom/cuitlahuac-garcia-fabricante-de-delitos

agallardof@hotmail.com