Algunos retos de San Luis Potosí
14 junio, 2016
Óptica oficial
14 junio, 2016

ETN: viajar hacia la revictimización

Jaime Nava

Nos estamos yendo al carajo. Ayer fue dado a conocer un video en donde aparece una persona de nombre Rosa Margarita Ortiz Macías. Ella fue golpeada y posteriormente víctima de una violación por haber abordado un autobús de la línea ETN en el que pensó viajaría cómodamente de regreso a San Luis Potosí. Como ella, miles. Sí, no es un caso aislado y, aunque debieran ser la excepción, en este país aparentemente avanzamos hacia la dirección contraria.

Resulta bastante lamentable leer los comentarios de un preocupante número de internautas que, con total ausencia de empatía y con sobrado machismo, se dedicaron a insultar, ridiculizar, culpar y revictimizar a Rosa Margarita por el simple hecho de estar casada con un ex diputado del Partido Revolucionario Institucional, como si la violación que sufrió fuera un merecido castigo por las decisiones políticas de su marido o por la innegable responsabilidad del PRI en la tragedia nacional que aún seguimos llamando México.

¿Los delincuentes habrían violado a un hombre si el autobús se hubiera encontrado únicamente ocupado por varones? Seguramente no porque en automático haber nacido hombre reduce al mínimo las posibilidades de ser víctima de ciertos abusos que no dejan de reproducirse en la vida cotidiana de millones de mujeres todos los días. Y aún así existen personas (hombres y mujeres) que prefieren encontrar en la víctima al culpable.

“Por Dios,osea,que pasa,no le creo nada,esta gente no viaja en autobús,osea,tratando de desviar chingaderas con cortinas de humo”(Sic) comentó una mujer en la página de Facebook de La Jornada San Luis  “Pues mi niña tu maridito es parte de este sistema inseguro y corrupto…reclamale a él..”(sic) fue otro de los desafortunados comentarios vertidos por otra mujer.

Hubo hombres que poco tardaron en exhibirse y, aprovechando que no les cobran por caracteres, obsequiaron un popurrí de desgracias una vez más vinculadas al esposo, mismas que bajo ninguna circunstancia pueden o deben ser imputables a la víctima: “Ese mismo priista jamás habló de los feminicidios y violaciones en el Edomex de Peña ni el de Eruviel. Como esos mexicanos que celebran lo ocurrido a los normalistas de Ayotzinapa hasta que les toca a sus hijos!” (sic).

¿Cortina de humo? ¿De verdad? Ah, claro, seguramente la violación de una persona va a impedir que se conozca la identidad de Sandra Sánchez Ruiz, los recortes a modo que facilita la ASE o el destino del crédito solicitado por Marcelo de los Santos, asuntos que, sobra decirlo, están siendo exigidos en las calles por todas esas incrédulas personas, ¿no? ¡¿Cómo que las calles están vacías?!

Aparentemente si usted tiene un amigo, familiar o conocido cercano a un partido político se vuelve automáticamente corresponsable de cualquier acto que cometa esa persona o partido y, además, pierde –por una disposición constitucional que sólo unos pocos ungidos conocen– sus derechos y pasa a ser sospechoso si viaja en un medio de transporte terrestre. La jodidez del sospechosismo revictimizante: ¿Qué hacías viajando en autobús? Preguntó alguien que, a todas luces, sabe más que la propia víctima: “…una persona que es abusada sexualmente no se recupera facilmente lo que hace es una cortina de humo y si paso esto es por que su señor marido tiene sus que veres y fue un mensaje de los malotes jajaj y que hacias viajando en autobus heee” (sic).

No fue su culpa por viajar en autobús, ni por casarse con un político, ni por ser mujer, ni es una cortina de humo. La violencia generalizada en el país, de la que son víctimas miles de mujeres todos los días, tiene dos nombres: el primero el del o los agresores; el segundo es el machismo que todavía se sigue multiplicando en la sociedad y que mantienen con vida desde instituciones como la Iglesia.

La línea de autobuses ETN debe pronunciarse públicamente sobre lo ocurrido y, lejos de guardar silencio, está obligada a transparentar los casos similares que estén ocurriendo en el país para que la ciudadanía no deposite su confianza en horarios, rutas, choferes y empresas que privilegian la imagen y la ganancia económica por encima de la integridad de sus consumidores.

Han pasado 172 días sin que se sepa el paradero de la pequeña Zoé Zuleica Torres Gómez.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.