Astillero: Diego: el retroceso anunciado
3 octubre, 2017
Indígenas se «plantan» ante el Gobierno de Hidalgo por la destitución de dos funcionarios
3 octubre, 2017

PAN, por el método Morena
Ugalde, el sapo y la pedrada
CMIC quiera la obra del distribuidor

En la primera ronda de coqueteos electorales aún no queda claro si en lo local se reproducirá el frente anunciado a nivel nacional por los dirigentes del Partido de la Revolución Democrática y el Partido Acción Nacional para postular e impulsar una candidatura común para la presidencia de México en 2018.

Lo dijo con otras palabras, pero, en concreto, ayer Xavier Azuara Zúñiga, dirigente estatal del PAN, anunció que utilizarán el método Morena para determinar quiénes serán los candidatos que arropará su partido en los municipios de San Luis Potosí, Rioverde, Matehuala, Ciudad Valles y Tamazunchale; es decir, que planean organizar foros y encuestas “de rentabilidad”. Aparentemente la idea no surgió del líder blanquiazul, sino de los grupos empresariales que en los últimos meses han participado en las acciones anticorrupción y que ahora buscan perfiles ciudadanos para respaldar el próximo año.

La poca claridad con la que han tratado el tema del frente local y el hecho de que Azuara enfatizara que las personas que resulten seleccionadas encabezarán las candidaturas de Acción Nacional, abren espacio a la especulación electoral: podría suceder que el Frente PAN-PRD-Movimiento Ciudadano y los que se sumen participen juntos en todos los municipios del estado con excepción de los mencionados ayer.

Otra alternativa es que en la mesa de negociaciones la condición para que acepten ir en alianza con el PRD les permita designar candidatos a la alcaldía de la capital, Matehuala, Valles, Rioverde y Tamazunchale. Municipios que el PAN repartiría entre sus corrientes para evitar fracturas al interior por el chapulineo que pretenden Sonia Mendoza en el Altiplano y Xitlálic Sánchez en la Huasteca, sitios donde efectivamente tienen cierta “rentabilidad” política y donde difícilmente se les considera perfiles ciudadanos.

Todavía hay tiempo de sobra para que las distintas fuerzas políticas se acomoden del lado de la boleta que mejor les convenga, pero para lo que ya no hay tiempo es para construir una plataforma electoral de la mano con los ciudadanos como pretende Xavier Azuara, ese ejercicio debió comenzarlo inmediatamente después de que perdió la elección en 2015 y no a menos de nueve meses de las votaciones.

**********

Incertidumbre también hay en las finanzas estatales. Antes de irse al Senado o a la Cámara de Diputados, José Luis Ugalde Montes quería dejar un incremento de 2.5 por ciento en las arcas del gobierno, cifra que hoy es casi inalcanzable debido a que la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos se pagará, en parte, con los recursos que ya no llegarán a ciertas dependencias y estados.

En el gobierno federal tampoco saben cuánto recortarán y es casi un hecho que esos datos se darán a conocer hasta finales de noviembre. Ugalde Montes casi casi avisó que la administración estatal presentará ante el Congreso local su proyecto de presupuesto de egresos el último día del plazo legal (20 de noviembre) ya cuando sepan si la redistribución de recursos federal tendrá impacto o no en San Luis Potosí.

“Primero tenemos que saber de qué tamaño es el sapo para saber cómo va ir la pedrada”, declaró Ugalde sin especificar si el golpe será para los potosinos o para las dependencias.

**********

A quienes ya les urge el dinero público es a los constructores potosinos. Marco Antonio Uribe, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, pidió que en menos de 15 días se emita la convocatoria para la construcción de los dos brazos del Distribuidor Vial Benito Juárez y que se adjudique la obra a los empresarios de San Luis.

(Redacción: Jaime Nava)