Democracia inútil
6 mayo, 2016
Menú local
6 mayo, 2016

De funcionarios incoherentes y desmentidos

Carlos López Torres

En el marco del autoritarismo de la era neoliberal, la diputada Martha Orta, obedeciendo consigna o motu proprio, presentó ante el Congreso del Estado una reforma para penalizar la difusión de imágenes que sean lesivas, denigren o humillen a personas; retirada por la autora a partir del escándalo que despertó en las redes sociales con la solicitud de su renuncia por parte de Anonymus.

En su más reciente intervención ante los legisladores, la diputada priísta apenas intentó justificar que no se trataba de sancionar a quienes realizan memes en las redes sociales, que su iniciativa fue mal interpretada, aunque la fallida nueva disposición sin que expresamente señale la palabra memes existe en el Código Penal del Estado de Chihuahua, donde el artículo 333 penaliza hasta con tres años de cárcel y elevadas multas a quien “indebidamente produzca o edite por cualquier medio técnico, imágenes, textos o voces, total o parcialmente falsas o verdaderas” con la intención de obtener un beneficio o hacer daño. ¿Mera coincidencia o coordinación de los tricolores?.

Otro que no canta mal las rancheras, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, convencido de que San Luis Potosí es igual que la Región Lagunera, afirmó sin más que aquí en la entidad donde la baja de la criminalidad es real, según el cristal del alto funcionario, lo más conveniente era tocar retirada del Ejército camino a su respectivo cuartel, para enseguida reconstruir un mando policiaco único militarizado, igual que en La Laguna.

Al día siguiente, aparecieron los cuerpos de dos jóvenes ejecutados y la camioneta Suburban del secretario de Educación del Estado fue robada por delincuentes que dijeron pertenecer a un grupo delincuencial, sólo para darle la razón al secretario de Seguridad Pública estatal, Arturo Gutiérrez García, quien suavecito desmintió al jerarca federal, al señalar que no era del todo conveniente el repliegue de los militares al cuartel.

Enseguida el nuevo director de la Policía Estatal, Ángel Gámez Segovia, dio la razón a su jefe inmediato. El militar en retiro quien en la víspera de la reunión regional de seguridad pública, el día de su toma de protesta al frente de la descompuesta policía estatal, en lugar de prometer dureza ante los últimos escándalos delincuenciales escenificados por algunos elementos de esa corporación, se dedicó a presumir muy orondo su participación en las campañas militares desplegadas por las fuerzas armadas contra las luchas liberadoras del Lucio Cabañas y el EZLN.

Las incoherencias y desmentidos están a la orden del día, aunque la de más gravedad política es la del traspié clientelar del gobernador Carreras López, quien después de asegurar que su administración no había pagado un terreno de varios millones para satisfacer la demanda de los priístas de Antorcha Popular, al día siguiente el secretario general de Gobierno, Alejandro Leal Tovías, salió a reconocer que efectivamente sí se hizo la compra en un acto reiterativo del populismo corporativizado, contrario a los afanes neoliberales del titular del Ejecutivo, a quien inútilmente pretende justificar el diputado del PT con un simple juego de palabras.