Apellido en pena
28 octubre, 2019
Periodistas, para entender a López Obrador propongo la cartilla ética de Dussel
28 octubre, 2019

Giras presidenciales y periodistas enviados

  • Accidente en Sonora
  • Rediseñar, ahorrar: nuevos tiempos
  • Más incidentes en Morena 

Julio Hernández López

Un lamentable accidente durante el traslado carretero de periodistas que cubrían la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador por Sonora ha colocado sobre la mesa un tema más en el proceso de rediseño de las relaciones de los medios de comunicación con el poder político, en específico con el obradorista. Por fortuna, la volcadura de uno de los vehículos en que se movían los periodistas para llegar a un acto presidencial tuvo consecuencias físicas que no fueron fatales, con dos de ellos internados para atención médica sin pronósticos graves.

A reserva de que las autoridades correspondientes emitan su dictamen, y se confirme o deseche la primera versión, que atribuye lo sucedido al descuidado estado mecánico de ese vehículo (pero también de otros utilizados en ocasiones anteriores) y la velocidad a que deben desplazarse para llegar a los siguientes actos de la gira, el propio presidente López Obrador, luego de expresar su solidaridad y cariño hacia quienes le acompañan en sus actividades fuera de la capital del país, planteó que el gobierno federal ya no puede proporcionar vehículos para la movilización de los periodistas en las giras nacionales.

Lo que ha planteado el titular del poder ejecutivo federal es razonable. Los propios medios de comunicación, como empresas privadas que son, deberían organizar sus formas de desplazamiento para cubrir los actos presidenciales; en los lugares donde tengan corresponsales, estos podrían atender los actos en los que participe el presidente y, en casos extremos, debería asumirse que no hay capacidad económica para tener reporteros enviados y apoyarse en los canales de difusión gubernamental de los actos o en otros métodos cibernéticos veloces y eficaces.

Durante el presidencialismo faraónico que practicaron las administraciones priistas y panistas se sostuvo, con diferentes matices, una relación de transferencias indirectas de recursos públicas mediante el “apoyo” a las actividades periodísticas en las giras constantes del ocupante de la silla de máximo mando en el país. Por ejemplo: montaje de salas de prensa, con cargo a los gobiernos federal o estatales; hospedaje, comidas, gratificaciones y movilización completa. Los medios cubrían las actividades presidenciales para justificar el cobro de los convenios publicitarios. Los gobiernos “apoyaban” desde el presupuesto público el ejercicio periodístico de giras y otras actividades para que el resultado noticioso les fuera benéfico, controlado.

Con el presidente López Obrador las cosas han sido distintas. No hay “chayo”, el volumen del presupuesto público para publicidad gubernamental ha disminuido de manera tan drástica que ello ha generado crisis profunda en varios medios que vivían o cuando menos dependían sustancialmente de la asignación gubernamental y la profusión noticiosa en las conferencias mañaneras y en los discursos (siempre televisados) del presidente en los fines de semana hacen relativamente innecesario el envío de periodistas de la capital a cubrir lo que bien pueden hacer los corresponsales en cada localidad.

El estilo de la actual presidencia de la República no necesita de legiones de reporteros acompañándole y, en realidad, los medios de comunicación con sede en la Ciudad de México tampoco necesitan la rigurosa cobertura mediante enviados especiales. El periodismo “tradicional” debe acomodarse a los nuevos tiempos, no por orden del poder político sino por una muy concreta necesidad económica.

Astillas: Continuaron los problemas en las asambleas distritales de Morena que van delineando el camino para designar dirigentes. Los incidentes fueron menores a los de semanas anteriores, pero persisten… Yeidckol Polevnsky continúa proponiendo que se cancele lo que va de este proceso electoral pero, por lo pronto, ya obtuvo su nombramiento en asamblea distrital que le permitiría avanzar en busca de la dirigencia nacional… Y, mientras ciudadanos han marchado en Culiacán en demanda de paz, ¡hasta mañana! 

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.