Ocho mensajes contra afectaciones al periodismo… Y nada
7 noviembre, 2016
Cuajado
7 noviembre, 2016

Interapas, rebasado y ruinoso

Carlos López Torres

Quién iba a pensar que serán los usuarios del servicio de agua potable de la capital quienes al final de cuentas tendrán que pagar el costo de las purificadoras de agua hialina de bajos precios al consumidor, con el incremento propuesto por el ayuntamiento de 10 a 14 por ciento en la tarifa del agua, si lo aprueba el Congreso del Estado.

Los propiciadores y auspiciadores del organismo prestador del mal servicio de agua jamás imaginaron que el tiempo terminaría dando la razón a los opositores al operador Interapas, hoy rebasado por la alta demanda de consumo y cada vez más costoso por su ineficacia e ineficiencia administrativa.

De cara al futuro inmediato, en medio de la celebración de la llegada del capital foráneo, resulta pertinente que se aborden aquellos temas derivados de lo que significa el uso inmoderado e irresponsable del agua ante la competitividad, la calidad y la integralidad con un proyecto de prosperidad para todos, que tanto se publicita.

Los funcionarios estatales y municipales, de repente muy preocupados por el relumbrón superficial parecieran competir más bien de cara a 2018, que por la verdadera transformación urbana de la metrópoli garantizando una mejoría sustancial de los servicios que, como el de seguridad y el abasto de agua, por citar sólo los más sensibles a la ciudadanía, requieren de cambios profundos al corto, mediano y largo plazo.

En el servicio que nos ocupa en esta ocasión, no deja de ser preocupante el fallido proyecto del organismo operador del agua desde su misma constitución, no obstante el paso de varias administraciones municipales, las inversiones asignadas y el aumento gradual de las tarifas entre 2013 y 2014, dizque con el propósito de mejorar el servicio.

Y es que, si como reconoce el director de Interapas, 40 por ciento de la cartera vencida corresponde a fugas, no al consumo, estaríamos hablando entonces de una enorme deficiencia que requiere remediarse a corto plazo.

El tema que tiene que ver con la falta de suministro, relacionado con los cobros indebidos o de consumo inexistente del que cotidianamente se quejan miles de usuarios, muchos de los cuales llevan tiempo pagando un servicio que les llega a cuentagotas si bien les va, no puede continuar en una administración que un día sí y otro también se jacta de estar al servicio de los que menos tienen.

La ocasión de la discusión y aprobación en su caso, de aumento en los impuestos y contribuciones diversas en las nuevas leyes de ingresos, es propicia para que se abra un debate más allá de los altos salarios y prerrogativas de los diputados y funcionarios, toda vez que las cargas tributarias que seguramente recaerán en los contribuyentes a propósito de los recortes al presupuesto, harán más difícil la sobrevivencia de la inmensa mayoría de los habitantes de la entidad ya de por sí castigados con bajos salarios y un entorno que no garantiza el bienestar y la prosperidad, que sigue siendo para unos cuantos.