Diego Armando Maradona y Atlético de San Luis
3 diciembre, 2019
Intento de linchamiento en Hidalgo deja 4 policías lesionados
3 diciembre, 2019

Israel Vallarta acusa y pregunta

  • Florence Cassez, libre; él no
  • Catorce años sin sentencia 
  • ¿Castigar a jueces y periodistas?

Julio Hernández López

El ocho de diciembre de 2005 fue detenido Israel Vallarta Cisneros en compañía de su pareja sentimental, Florence Cassez, de nacionalidad francesa. Al otro día fue “recreada” esa aprehensión para ser difundida a nivel nacional en televisión abierta. Por tal violación más que evidente al debido proceso judicial, y por una fuerte presión del gobierno francés, Cassez fue liberada siete años después. Vallarta, en cambio, sigue en una prisión de alta seguridad, sin sentencia y entrampado burocráticamente en un sinfín de trámites, ya a punto de cumplir catorce años en una prisión de la que, en el mejor de los casos, podría salir libre acompañado de un “usted disculpe” que le regale algún juez.

Vallarta ha enviado al autor de esta columna y conductor de un noticiero radiofónico de La Octava, y a “medios de comunicación” y la “opinión pública”, un texto escrito a mano, cuyas partes sustanciales se reproducen:

Considera que su detención se debió a una maquinación realizada desde 2004 para “poner en evidencia”, por un lado, “a un gobierno capitalino, entonces ¡encabezado por el actual presidente!”, tratando de acusarlo de “no cumplir con su compromiso de otorgar seguridad y, peor aún, de fomentar los secuestros y tener secuestradores en sus filas”.

“Todo con un segundo objetivo: poder perpetuarse en el poder público federal, tal y como lo lograron Genaro García Luna y su camarilla de secuaces (Cárdenas Palomino, Garza Palacios, Zaragoza Rico, Miranda Torres, Margólis Sóbol, entre muchos otros más), para continuar conservando el monopolio de los secuestros, como un proyecto empresarial que les generaba impresionantes ingresos bajo varios frentes.

“Y, como tercer objetivo: congraciarse con su superior en turno (¡Fox y Calderón!) mediante el descrédito de su principal adversario: Andrés Manuel López Obrador y algunos de sus principales funcionarios en el gobierno de la Ciudad de México.

“Fórmula inquisitoria que jamás hubiese tenido éxito sin la asistencia y complicidad de algunos seudoperiodistas ambiciosos y mezquinos, como en el caso particular de Carlos Loret de Mola Álvarez, jueces y magistrados de consigna…

“Con ello, pongo a debate y pido diluciden: ¿Puede un periodista cometer delitos en su labor profesional o debe ser reprochado por ello y sancionado?  ¿Deben quedar impunes los servidores públicos que fraguan un montaje o escenificación ajena a la realidad, para ‘fabricar delitos, culpables, testigos’ e incluso ‘víctimas’?… Si mi coprocesada, ciudadana francesa, fue detenida bajo las mismas circunstancias a la mía, y ella ya fue liberada, por las violaciones graves que expuso la Suprema Corte, ¿es justo, proporcional, congruente y lógico que, habiéndose probado la tortura en mi contra, el montaje y demás violaciones al debido proceso, así como la tortura a mis demás familiares y su indubitable absolución… se me tenga privado de mi libertad en un penal de máxima seguridad”?

Señala Vallarta que ignora si el presidente de México, la secretaría de Gobernación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Fiscal General de la República y el subsecretario de gobernación, Alejandro Encinas, escucharán sus palabras, “pero aprovecho este foro para pedirles públicamente que, en el ámbito de sus atribuciones y facultades, apliquen verdaderamente la justicia transicional y no se sigan permitiendo estas aberraciones jurídicas”

Y cierra su carta así: “¿Deben ser sancionados los juzgadores que, lejos de reparar las aberraciones precitadas, las convaliden y sujeten a personas a prisión, de manera incongruente y prolongada? ¿Debe asumir el Poder Judicial de la Federación la carga y responsabilidad de ser omiso de que las policías no evolucionen en sus métodos de correcta investigaciones?”.

Y, mientras ha sido procesado sin sobresaltos el encuentro entre miembros de la familia LeBarón y el presidente de la República, ¡hasta mañana!

 

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.