Disparan contra FGE en Ciudad Juárez; hay un herido
5 noviembre, 2019
Apuñalan a tres turistas mexicanos en Jordania
6 noviembre, 2019
  • Ofrece “ayuda” guerrera
  • Intervenir, desestabilizar
  • A Hermosillo, gabinete de seguridad

Julio Hernández López

En la intrincada escena mexicana apareció la mano de Donald Trump. Formalmente es una mano generosa, benevolente. Comparte preocupaciones. Ofrece ayuda. Propone emprender una guerra de las dos naciones contra los cárteles del crimen organizado. Guerra a desarrollarse en México, desde luego: contra la delincuencia de acá (también la política) que, para sus trasiegos de drogas y armas, cuenta con la innombrada complicidad de la de allá. Hágase la voluntad de una nueva guerra contra el narcotráfico en los terrenos de mi vecino.

El punto de arranque de esta nueva acometida trumpiana ha sido el bestial asesinato de miembros de la familia LeBarón. Reprobable en absoluto, pero parecido a otros crímenes bárbaros que se han cometido en nuestro atosigado país. La principal diferencia está en la nacionalidad o doble nacionalidad de los afectados en los linderos de Chihuahua y Sonora: Trump asume la defensa de sus connacionales y, desde ahí, lanza una crítica, disfrazada de sana preocupación, por lo que pasa en México. Y entrega la manzana envenenada de la cooperación “de buena fe”, como si el comportamiento del poder gringo ante otras naciones se rigiera por un código caritativo, desinteresado, de auxilio verdadero. Como si la historia de las relaciones entre México y Estados Unidos permitiera algo más que la muy elemental cortesía de no decir abiertamente que no.

El presidente de México ha dicho que agradece el interés del político naranja en meter sus militares narices acá, pero ha sostenido la postura de que las broncas internas, por rudas que sean, deben ser resueltas por los propios habitantes de la casa y no por los poderes contiguos. De cualquier manera, señaló Andrés Manuel López Obrador, se revisarán tratados y acuerdos internacionales por si hubiera alguna forma de cooperación que pudiera practicarse. Políticos de Estados Unidos y México, por lo pronto, expresan en diversos matices y desde diversas trincheras partidistas (incluyendo a relevantes personajes de Morena, como Ricardo Monreal) la posibilidad de analizar sin “dogmatismo” y con buen ánimo las propuestas de Donald.

La enfática pretensión trumpista de entrar con armas al escenario mexicano tiene como sospechosista contexto la acelerada implicación de fuerzas militares en hechos y declaraciones que generan apetito injerencista: a la mitad del pasado mes fueron asesinados trece policías en Aguililla, Michoacán y luego, como si fuera un libreto de venganzas planeadas, catorce civiles cayeron ante el Ejército que solo sufrió una baja (en el retorno de esas fuerzas federales a los índices de letalidad tan sugerentes). De ahí, al aún no esclarecido “tropiezo táctico” en Culiacán a la hora de pretender la aprehensión de uno de los hijos del Chapo. Hasta llegar a las declaraciones provocadoras del general en retiro, Carlos Gaytán, la colocación en la mesa de la discusión pública de un concepto de delicado manejo, el de un “golpe de Estado”, y la tragedia de los LeBarón.

El asomo de Trump no es ni puede ser inocente. Aprovecha las circunstancias, agranda sus banderas electorales y estimula la actividad de la ineficaz oposición interna al obradorismo, a la vez que insiste en la simulación de la “amistad” y buena relación con el gobierno mexicano. En el fondo, el lance del presidente gringo es una forma de descalificación de lo hecho hasta ahora por la administración andresina en materia de seguridad pública y combate al crimen organizado. Los tuits “amistosos” del multimillonario en busca de reelegirse son una forma de intervenir y desestabilizar, en un escenario mexicano de creciente complicación.

Astillas: Hoy sesiona en Hermosillo el gabinete de seguridad del gobierno federal, para atender el caso del asesinato de miembros de la familia LeBarón en tierras sonorenses. El secretario federal de seguridad, Alfonso Durazo Montaño, es nativo de esta entidad… Y, mientras el senador republicano Lindsey Graham ha dicho que prefiere visitar Siria que México, ¡hasta mañana! 

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.