De los precandidatos de Morena, sólo cuatro podrían ser finalistas
3 diciembre, 2020
Después del 10 de diciembre empezará distribución de vacuna de Pfizer: AMLO
3 diciembre, 2020

Las insuficiencias de Alfonso Romo

  • Ni jefe ni enlace ni 4T
  • Negocios y derechismo
  • Tatiana, el viernes

Julio Hernández López

Alfonso Carlos Romo Garza nunca fue un poderoso y eficaz enlace con los empresarios importantes del país y menos con los de Nuevo León, en específico con el Grupo Monterrey o de Los Diez. Tampoco fue un verdadero y congruente aliado de los propósitos de la llamada Cuarta Transformación (a pesar de que se le llegó a encargar, de manera antitética, la redacción del plan alternativo de nación de la tercera candidatura presidencial andresina).

Apostador en varios sexenios a favor de cartas enfiladas al poder presidencial, sedicente amigo de Carlos Salinas de Gortari, foxista de paso, opositor cerrado al obradorismo y la izquierda electoral hasta que platicó con el político tabasqueño y este lo “convenció” rumbo a 2012, personaje adversamente señalado por el propio López Obrador en algunos de sus libros por considerar que era parte de la “mafia del poder”, Alfonso Romo fue anunciado al final de la tercera campaña presidencial andresina como propuesta para la supuestamente estratégica y todopoderosa jefatura de la oficina de la Presidencia de la República, en un claro guiño hacia los sectores empresariales que hubiesen creído que con “Poncho”, como le llaman, tendrían llave privilegiada hacia el espacio presidencial y sus decisiones.

Admirador de Augusto Pinochet, enlazado en proyectos académicos con el derechista español José María Anzar y practicante religioso con nexos con las agrupaciones católicas más conservadoras, Romo se había negado a ocupar algún cargo con López Obrador justamente porque él consideraba, de manera expresa, en declaraciones públicas, que estaría en conflicto de intereses, como empresario con operaciones relacionadas con ámbitos que serían tocados por el eventual gobierno obradorista, particularmente en temas de cultivos agrícolas y transgénicos, sobre todo en el sur del país.

Fue el propio López Obrador quien le empujó, el 22 de junio de 2018, a ocupar la citada jefatura de la oficina presidencial, durante un acto de cierre de campaña en la Macroplaza de Monterrey, donde públicamente anunció que Romo se instalaría en el cargo presuntamente tan influyente.

 Antes, en mayo del mismo 2018, el propio Romo había reconocido, en entrevista con Azucena Uresti para Milenio TV: “yo no voy a hacer nada que tenga yo conflicto de interés”. Y aseguró que le había dicho a AMLO: “‘Ya no digas que voy a ser Jefe de Gabinete porque no voy a ser’. ¿Por qué? ¿Te acuerdas del caso de las toallas-gate de Fox? ¿Te acuerdas? Imagínate tú, yo con los negocios que tengo. Mañana mi grupo financiero hace una colocación de papel de Pemex. ¡No! (…) Tú imagínate (…) Habría mucha suspicacia (…) No quiero ser Jefe de Gabinete de Andrés Manuel. No voy a serlo” (el tema fue tocado en esta columna en julio de 2019 bajo el título “4T y (evidentes) conflictos de intereses” https://bit.ly/36yh2il ).

Esos conflictos de intereses fueron denunciados oportunamente por quienes fueron secretarios de hacienda, Carlos Urzúa, y del medio ambiente, Víctor Toledo, cuyas renuncias tuvieron como referente los negocios e intereses de Romo y sus allegados. En cambio, su virtual operador de negocios del campo, Víctor Manuel Toledo, secretario federal de agricultura, sigue hasta ahora firme en su puesto.

La salida de Romo no resuelve de fondo los subsistentes conflictos de interés, pues no hay ninguna revisión crítica de esos temas sino una amistosa promesa presidencial de continuidad en entendimientos con el empresario que ahora podrá moverse sin ancla burocrática. Antes de dejar el cargo, Romo desplegó oratoria crítica respecto a la propia 4T y el gobierno al que pertenecía. Por lo pronto, las cámaras empresariales aprovecharon el viaje para “defender” a Romo, en lo que en realidad es una crítica a López Obrador.

Y, mientras se ha programado una conferencia de prensa de Tatiana Clouthier (parte del grupo de Romo) este viernes, cuando cierra el registro de aspirantes a participar en una encuesta para definir la candidatura de Morena al gobierno de Nuevo León, ¡hasta mañana!