Remesas, pilar económico
11 julio, 2017
Astillero: CdMx: la decisión trascendente
11 julio, 2017

Los gastos de Barrera Guillén

Crece el enojo ciudadano
Denuncias contra diputados
¿Tuit gallardista?

Desde las sombras, Manuel Barrera Guillén ha intentado que a la ciudadanía se le olvide que su ex compañero en el Congreso del Estado, Enrique Flores Flores, lo mencionó como parte de la llamada “ecuación corrupta” en la que también habrían participado tres diputados más que solicitaron licencia al verse amenazado el statu quo político por la unión de actores sociales, grupos económicos y líderes populares.

El “¡Faltas tú!” dirigido a Barrera Guillén recobró nuevas fuerzas la tarde de ayer luego de que se diera a conocer que el año pasado erogó casi un millón de pesos en gastos dudosos que fueron comprobados con facturas expedidas por personas físicas, empresas en Aguascalientes o gasolineras. La cantidad exacta que el líder del Partido Verde en San Luis Potosí le cargó a la cuenta del Congreso entre enero y julio del año pasado es de 822 mil 229 pesos repartidos en rubros como: “apoyo a comisiones, apoyo para gestoría, apoyo a la fracción parlamentaria, apoyo legislativo y gasolina”.

Este último es uno de los más llamativos. Barrera Guillén presentó más de 40 facturas para justificar el pago de 107 mil 536 pesos únicamente para adquirir combustible. Con esa cantidad de dinero se habrían comprado 7 mil 483 litros de gasolina. Para consumir tanto el legislador tendría que haber viajado 500 veces al municipio de Matehuala o, según los cálculos del periodista Victoriano Martínez, le habría alcanzado para darle 2.2 vueltas a la tierra.

A una persona de nombre María Amparo Landaverde Malverde se le pagaron 118 mil pesos por el manejo de las redes sociales de Manuel Barrera Guillén y, por el concepto de “remuneración al personal administrativo, legal, contable, fiscal y jurídico” una empresa ubicada en el estado de Aguascalientes emitió facturas por 170 mil 78 pesos que fueron desembolsados por el Congreso.

El enojo ciudadano que provocó la revelación de esos datos posiblemente se trasladará a las próximas sesiones del Congreso a las cuales seguramente no asistirá Manuel Barrera Guillén; sin embargo, eso no será impedimento para que se dé por enterado del rechazo que continúa provocando su persona.

Por si fuera poco, dos denuncias fueron presentadas en contra de los diputados que dirigían la lavandería de cuentas públicas desde el Poder Legislativo. La primera de ellas fue presentada ante la Procuraduría General de Justicia del Estado por un grupo de ciudadanos y, la segunda, fue interpuesta por el diputado federal Xavier Nava Palacios en las instalaciones de la Procuraduría General de la República.

Ambas denuncias parten de la divulgación del video donde el legislador con licencia Enrique Flores Flores explicó cómo funcionaba la red de corrupción entre el Congreso y la Auditoría Superior del Estado. Firmada por miembros del Frente Ciudadano Anticorrupción, la primera aportó documentos para sustentar sus afirmaciones en relación al mal uso de recursos que involucra a diputados, empleados de la ASE, proveedores de servicios y, en especial, a J. Guadalupe Torres Sánchez, Enrique Flores, Manuel Barrera Guillén y Óscar Bautista Villegas.

“Se puede corroborar por documentación que tenemos que este mismo proveedor de nombre Francisco Benjamín Lozano Canseco, le surte al diputado Manuel Barrera Guillén hasta cemento y materiales para construcción, por lo que hay un evidente conflicto de intereses y desvío de recursos que exigimos al procurador que investigue”, señalaron Alfredo Lujambio, José Guadalupe González, Hugo Israel Luna Cano y Manuel Nava Calvillo en el escrito entregado a la PGJE.

En medios locales y nacionales se dio a conocer la tarde de ayer que la denuncia entregada a la PGR por el diputado Xavier Nava en la Ciudad de México busca que se investigue a los mismos personajes por la presunta comisión de delitos como asociación delictuosa, lavado de dinero, malversación de recursos federales y los que resulten.

Minutos después de la publicación de ese acto, el diputado federal por el Partido Verde, Cándido Ochoa Rojas, publicó a través de su cuenta de Twitter lo siguiente: “Entiende Javier, Sin los gallardo, no eres nadie. Y les mordiste la mano” (sic). Los propios usuarios de esa red social se encargaron de cuestionar cuál era la intención detrás del mensaje. “¿Usted es “Gallardista”?”, “Un priísta defendiendo a Gallardo?”, son algunas de las preguntas que le lanzaron al ex funcionario torancista.

Hace meses un grupo de diputados locales se autodenominaron “broncos”, entre los miembros de esa extinta fracción parlamentaria se encontraban quienes se vieron obligados a solicitar licencia por la evidenciada corrupción. Desde su formación se apuntó a que la persona detrás de ese grupo era Cándido Ochoa, quien desde hace años mantiene una buena relación con Ricardo Gallardo Juárez. La molestia de Cándido con su compañero en la Cámara de Diputados puede deberse al temor de que el hilo corruptor conduzca a la PGR hacia los autores intelectuales y principales beneficiarios de la intrincada red.

Por lo pronto, Rocío Elizabeth Cervantes Salgado, encargada de despacho en la Auditoría Superior del Estado, anunció que 80 personas que aparecían en la nómina, pero cuyas actividades e incluso sus rostros eran completamente desconocidos para el resto del personal, fueron dadas de baja y ya no cobrarán esta quincena. Que no se les renueven los contratos no es suficiente, se requieren denuncias penales en contra de los aviadores y una investigación que esclarezca quiénes les facilitaron el ingreso a la ASE y quiénes permitieron que se perjudicaran las finanzas estatales de esa manera.

(Redacción: Jaime Nava)