NAIM: disputa por el poder
26 octubre, 2018
Entregarán más papeletas para consulta de NAIM por mayor afluencia
26 octubre, 2018

Mr. Trump y doña Claudia

Ignacio Betancourt

El respeto nunca será unilateral, o es recíproco o no es respeto. El que respeta, a su vez debe ser respetado. Quien solicita respeto pero resulta incapaz de respetar es un farsante, simple y vulgar autoritario: me respetas pero me vales madre. Respetar obliga a ser respetado. Lo unilateral sólo es una simulación. Que no vengan a insultar a los sumisos aquellos que incapaces de respetar reclaman ser respetados, eso se llama despotismo o por lo menos demagogia. ¿Por qué va a respetar el humillado a su agresor? ¿En base a qué moral chapucera puede decirse ofendido quien sistemáticamente ofende? Que se vayan a la mierda los que reclaman respeto sin respetar. El respeto se gana, no se otorga. Injustos limosneros de buenos tratos son quienes nunca se han ocupado de respetar. Curiosa e inaceptable paradoja.

Tanto rollo viene a cuento debido a los cínicos reclamos que doña Claudia Ruiz Massieu (presidenta nacional del PRI) realizó en la Cámara de Diputados quejándose de falta de respeto por parte de algunos diputados en sus reclamos hacia doña Rosario Robles, quien solamente respeta a sus jefes pero resulta incapaz de respetar los intereses de la población. Hay que tener la cara dura para reclamar falta de respeto por parte de quien es incapaz de respetar a los ciudadanos (lo mismo doña Claudia que doña Rosario). Igual para Mr. Donald Trump quien cada vez que agrede al mundo o a algún país (por ejemplo a México) reclama respeto para los EUA, sin que nunca pase por el limitado pensamiento del llamado presidente del país más poderoso de la Tierra, que respeto que no es recíproco jamás será respeto. ¿Por qué la ONU no se lo hace ver? ¿Por “respeto”?

Los cotidianos e históricos abusos que los gobiernos norteamericanos han realizado durante siglos sobre Centroamérica hoy se manifiestan. Los EUA han contribuido de manera significativa a la miseria y a la corrupción de Centroamérica que hoy la hunde (como a México), pero Trump se ofende porque una caravana de miles de víctimas de sus políticas depredadoras intenta llegar a su país, ¿Cuándo han respetado los gobiernos norteamericanos a Centroamérica o a México? (Igual que los europeos a los africanos) ¿Por qué sólo ahora que llegan los reclamos hasta su fronteras se habla de ilegalidad? Y además ¿por qué se quiere que México sea el policía de EUA deteniendo a los reclamantes de justicia? El respeto nunca es unilateral, quien siembre vientos cosechará tempestades, reza el refrán. Ahora que paguen sus culpas los irrespetuosos, pero que no se pretenda usar a México como su policía, por más que los gobiernos priistas (y panistas) hayan sido sus empleados cotidianamente. La más nefasta costumbre nunca será legalizada sólo por la reiteración. Volviendo a doña Claudia, la misma que declaró sobre el: “comportamiento de la bancada mayoritaria, hay que decirlo, poco respetuoso con un secretario (ella dizque feminista masculiniza a doña Rosario) al que se invita a comparecer y que sigue las reglas del Congreso”. El autoritarismo vuelve ciegos a los autoritarios por más que usen lentes. Y vayamos nuevamente con el retrasado mental de Mr. Trump quien insiste que corresponde a México castigar a las víctimas de la política norteamericana, y cuidado si no le obedecen. Incapaz de gobernar a su propio país, insiste en gobernar al mundo. Es curiosa la mente del poderoso que además posee una ignorancia excepcional. Por lo tanto, que Mr. Trump como doña Claudia reciban toda la falta de respeto que a pulso se han ganado ¿O no?